Una encuesta del Banco de España revela otra faceta del impacto de la crisis.

 

Reuters

MADRID – La dura realidad de precariedad y desempleo que viven las familias en España hizo que en 2012 casi 40,000 familias dejaran en manos de los bancos sus viviendas al no poder cancelar sus hipotecas.

PUBLICIDAD

Según una nueva estadística del Banco de España, en el 2012 se entregaron a la banca 39,167 viviendas como resultado de procedimientos de ejecución hipotecaria.

Según la estadística del Banco de España, 20,972 viviendas se entregaron a los bancos de manera voluntaria, mientras en 18,195 casos hubo una orden judicial.

Del total de entregas judiciales, 2,968 casos se produjeron con la vivienda ocupada.

Las entregas de vivienda a cambio de la cancelación de la deuda supusieron en el 2012 un 40% del número total de entregas de los inmuebles.

Las ejecuciones hipotecarias son procedimientos judiciales que pueden llevar -aunque no necesariamente- al embargo de una vivienda por impagos y que culminan en un desahucio, una orden judicial para privar a una persona de la posesión del inmueble y que a veces se ejecuta mediante un desalojo.

El Banco de España señaló que la encuesta se dirigió a entidades que gestionan un 85% del total de hipotecas para compra de hogares. La entidad advirtió que es la primera vez que elabora esta estadística, por lo que los resultados obtenidos “han de tomarse con las debidas cautelas”.

A fines del 2012 había constituidas en España 6.77 millones de hipotecas a hogares.

 

Siguientes artículos

EU advierte a Japón sobre guerra de divisas
Por

Los ministros de finanzas del G-7 se reunirán en Inglaterra para coordinar esfuerzos de política monetaria y fiscal....