Chevron adquirió a la brasileña Petrobras su participación en una refinería ubicada en Pasadena, por un valor de 467 millones de dólares (mdd), que cuenta con una producción de 112,000 barriles por día y significa la primera instalación para la petrolera estadounidense en Texas.

La transacción, que se había anunciado desde enero pasado, se concretó en los primeros días de mayo; y del valor total 350 md será cubierto con acciones y los restantes 117 mdd corresponden al capital de trabajo, según detalló Petrobras a través de un comunicado.

“Esta operación está alineada con la optimización del portafolio y la mejoría de la ubicación del capital de la compañía, buscando la generación de valor para nuestros accionistas”, señaló la empresa sobre dicha refinería, la cual fue puesta en venta como parte de un amplio plan de cesión de activos para sanear las cuentas tras las consecuencias del megafraude en el seno de Petrobras destapado por la Lava Jato.

La brasileña compró el 50% de la refinería en Pasadena en 2006 a la belga Astra Oil por 360 mdd, y dos años después debió comprar la otra mitad debido a una cláusula que le obligaba a hacerlo si había desacuerdo entre los socios. Por ello, pagó un total de 1,200 mdd. La refinería fue objeto de varias denuncias de corrupción en el marco de la operación Lava Jato.

El complejo Pasadena es la segunda refinería de Chevron en el Golfo, pero su primera en Texas.

La refinería puede procesar aproximadamente 110,000 barriles diarios de crudo ligero, según Chevron, que será cada vez más útil a medida que la gran petrolera de California busque expandir en gran medida su producción de crudo más ligero en el oeste de Texas.

Te puede interesar:

AMLO declara desierta la licitación para la nueva refinería; el gobierno la edificará

 

Siguientes artículos

México, ‘bastión’ de Huawei contra campaña de Estados Unidos
Por

En México, fue más fácil decir que se limitaría el papel de Huawei que hacerlo.