Lo que inició como una protesta pacífica el pasado jueves 19 de abril se ha transformado en tres días de fuertes enfrentamientos entre la población que no quiere los cambios a la seguridad social y la policía del gobierno.

Las protestas convocadas por universitarios, jubilados y vecinos comenzaron la mañana del jueves en las cercanías de la Universidad Nacional Agraria (UNA) en Managua, y durante la tarde se extendieron a otros recintos y ciudades vecinas.

Los manifestantes rechazan el monto de cotización a patrones y trabajadores y la imposición de una rebaja del 5% a la pensión de jubilados para atención médica, en una  decretada reforma por el gobierno, que es recomendada por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Este sábado, el presidente Daniel Ortega dio un mensaje a la nación en el que llamó al diálogo; sin embargo, éste no fue bien tomado por la población ni por el sector privado, ya que el mandatario dijo que las protestas estaban encabezadas por un grupo de “terroristas”.

PUBLICIDAD

La situación no ha pasado desapercibida por la comunidad internacional: Costa Rica y Estados Unidos han llamado al diálogo. No obstante, ante la situación, ambos países han pedido a sus ciudadanos que no viajen a Nicaragua. Pero uno de los temas más duro y triste ha sido la censura de los medios de comunicación.

Forbes Centroamérica te presentamos cinco puntos para entender la situación que está viviendo la nación centroamericana:

  • Reforma polémica

El gobierno de Nicaragua anunció las nuevas tasas de aportaciones al seguro social en las que los trabajadores pasarán de dar el 6.25% al 7% de su salario, los empleadores pasaran de pagar el 19% al 22.5% de los salarios de sus trabajadores, y los jubilados ahora tendrán que contribuir con el 5% del monto que reciben como pensión de retiro.

“Adicionalmente se ajustan algunos de los factores para que las pensiones, manteniéndose dignas en este país, tengan un cambio correspondiente a las capacidades que tiene el instituto para pagar”, dijo Roberto López, presidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense del Seguro Social.

  • Distanciamiento entre gobierno e iniciativa privada

El presidente de Nicaragua accedió a dialogar el sábado tras mortales protestas a favor y en contra de la polémica reforma decretada por el gobernante a mediados de semana.

El presidente Ortega dijo que su gobierno está abierto a dichas modificaciones, lo que detonó las violentas manifestaciones y que, según lo programado, la reforma entrará en vigor el 1 de julio, por lo que hay tiempo para realizar una mesa de diálogo que fue convocada por el sector privado y a la que asistirán delegados del gobierno.

No obstante, el principal organismo empresarial, COSEP, emitió un comunicado después diciendo que no podía entablar conversaciones hasta que el gobierno pusiera fin a la represión policial, libere a las personas que fueron detenidas por protestar y se restablezca la libertad de expresión sin restricciones.

“Urgimos al gobierno a crear estas condiciones en forma inmediata para evitar más derramamiento de sangre”, dijo COSEP.

  • Recrudecimiento de la violencia

El Centro Nicaraguense de Derechos Humanos, CENIDH, reportó 25 muertos en la semana de protestas, y poco después el periodista Ángel Gahona del noticiero Meridiano, en Bluefields, en el sureste del país, caía víctima de un impacto de bala en la cabeza mientras reportaba los daños a un cajero automático.

El Cenidh reporta decenas de heridos, desaparecidos y detenidos, así como la censura de cinco canales independientes que retransmitieron los incidentes de violencia.

La Policía Nacional reportó la muerte del oficial antidisturbios Jilton Manzanarez por un disparo de escopeta en las inmediaciones de la Universidad Politécnica de Nicaragua, así como de un joven estudiante del centro que participa en las protestas, en un deceso que las autoridades calificaron de “pleito de pandillas”.

  • Comunidad internacional llama a la calma

El Departamento de Estado estadounidense llamó a la calma en Nicaragua.

“Estados Unidos está preocupado por la reciente violencia en Nicaragua que ha llevado a muertes y heridos, incluidos periodistas que cubren las protestas. Llamamos a la calma e instamos a que las manifestaciones sean pacíficas. Las fuerzas de seguridad deben respetar la libertad de asamblea y los derechos de la prensa”, declaró un portavoz de la agencia.

La vocera de la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Liz Throssell, expresó el viernes 20 de abril la “profunda preocupación” del organismo por los hechos de violencia registrados en Nicaragua en las protestas, que en ese momento registraban al menos tres muertos y decenas de heridos.

“Además, es preocupante que varios canales de televisión que estaban cubriendo las protestas hayan sido cerrados por el gobierno”, destacó mediante un comunicado.

  • Censura a los medios de comunicación

El gobierno de Nicaragua ordenó el jueves censurar la señal de cuatro canales de televisión que transmitían en vivo los enfrentamientos entre civiles y las fuerzas antidisturbios y de choque sandinistas en todo el país.

El Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correo (Telcor), ordenó a las cableras censurar la señal de los canales 12, 23, 51 y 100% Noticias, que habían estado transmitiendo en vivo los enfrentamientos. Pasadas las 7 de la noche, tuiteros informaban que había vuelto la señal de Canal 12 que informaba en vivo a través de su página web.

El presidente ejecutivo del canal por cable 100% Noticias de Nicaragua, Miguel Mora, denunció el cierre de los medios como una “clara violación a la libertad de expresión” por parte del gobierno de Daniel Ortega.

Con información de agencias.

 

Siguientes artículos

4 claves para mejorar la movilidad y la logística en Centroamérica
Por

Centroamérica tiene grandes desafíos en materia de movilidad y logística, sin embargo, el SICA apuesta por una política...