La empresa panificadora concretó una alianza con Visa y la compañía de telecomunicaciones Blue Label para iniciar el reparto masivo de terminales puntos de venta entre los pequeños negocios.

 

Grupo Bimbo cuenta con una red de distribución que se conforma por una red de distribución de 700,000 tiendas en la República Mexicana, las cuales mira como candidatas para experimentar la bancarización de la mano de su propia terminal punto de venta.

Para lograr este objetivo Bimbo, Blue Label y Visa concretaron una alianza que inaugura la posibilidad de potenciar el negocio: hasta el momento, la colaboración de estas compañías ha logrado la distribución de 50,000 terminales que en los negocios operan en transacciones no financieras, y recientemente se sumaron 7,000 que ya hacen transacciones financieras.

Para 2014, se espera que esta alianza fructifique en la instalación de 150,000 terminales.

La Red Qiubo, como se denomina la unión de Bimbo y Blue Label, pretende con el apoyo de Visa incrementar en 25% los locales que aceptan los plásticos de las instituciones bancarias.

Banamex también colabora en esta alianza a través de su cuenta Transfer, que permitirá a las tiendas recibir el dinero de las operaciones realizadas.

“Esta es una nueva línea de negocio, y como tal lo estamos viendo… tendrá beneficios complementarios para el resto de los negocios como es el tema de la confianza y lealtad del cliente”, dijo en entrevista Hortensia Contreras, directora de Blue Label México.

Los comerciantes participantes pagarán una anualidad de 600 pesos, y una renta diaria de un peso con 50 centavos.

Qiubo

 

Alianza en 3 tiempos

La Red Qiubo no es nueva, la operación inició hace 3 años y consta de 3 etapas:

  1.  La coinversión y distribución de las primeras terminales que permitían realizar transacciones que involucraban la compra de tiempo aire y pago de servicios.
  2.  La segunda etapa es la que actualmente se desarrolla con la participación de Visa, y que permitirá operaciones financieras, como es el pago de productos, así como los servicios que anteriormente contemplaba la
  3.  Esta etapa es la que vendrá en el largo plazo, cuando se logren operar transacciones de corresponsalía, es decir, que las tiendas se conviertan en un canal de distribución de la institución financiera que permita llevar a cabo operaciones como el retiro de efectivo.

“Lo planteamos como un modelo evolutivo en donde pretendemos llevar al comercio de lo más sencillo a lo más complejo”, dice la ejecutiva.

El reto más importante que reconoce Contreras en este proyecto es capacitar a los comerciantes para romper las resistencias naturales que tienen para acercarse al uso de las tecnologías.

En este sentido, la empresa dispondrá de 1,000 personas que ofrecerán capacitación a los pequeños comerciantes interesados en sumarse a la bancarización que propone Bimbo.

Para Hortensia Contreras este es un proyecto que aún no termina y el cual puede sumar nuevos jugadores interesados: “Continuamos en la búsqueda de nuevas alianzas con empresas que puedan sumarse a este esfuerzo y agregar nuevas capacidades”.

 

Siguientes artículos

Entrevista con el creador del Phoneblok
Por

Tras el anuncio hecho ayer por Motorola, platicamos con el creador del teléfono modular, su visión del equipo y el alcan...