Ni todos los viajeros usan tarjetas de crédito, ni todos saben escoger la que más les conviene. Aunque en México se ofertan alrededor de 19 plásticos en la categoría de viajes y millas, según datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), lo cierto es que muchas personas ni siquiera entienden bien qué implica tener una tarjeta de este tipo.

La elección no es una cuestión de marcas solamente. Es que, si en realidad no comprendes lo que implica usar una tarjeta de crédito en tus experiencias de viaje, lo más probable es que no la utilices, desperdiciando un ahorro importante; o bien, adquieras el plástico erróneo, uno demasiado caro y excesivo para lo que realmente necesitas.

En principio, diremos que las tarjetas de crédito asociadas a experiencias de viaje, son productos diseñados para usuarios que viajan con regularidad dentro del país, y que al menos tienen cinco vuelos internacionales por año, según expertos de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey. Si tu estilo de vida implica hacer viajes más esporádicos, es la primera señal de que seguramente hay un plástico mejor y mucho más barato para ti, uno que no necesariamente esté en la categoría de viajes o millas.

Ahora bien, asumiendo que sales del país cinco veces por año (quizá más) y que también haces frecuentes vuelos nacionales, es casi seguro que más de un banco haya detectado tus hábitos de consumo, y te ofrezca un producto crediticio de viaje. Si estás en este grupo, o bien si ya cuentas con alguna tarjeta de esta gama, veamos cómo elegir o saber que estás usando la correcta.

PUBLICIDAD
  • ¿Vale la pena el tope mínimo para ganar el bono?

A las tarjetas de crédito asociadas a aerolíneas, y en general a las experiencias de viaje, les encanta engancharte con bonos de bienvenida que equivalen a vuelos gratis. Eso está muy bien, aunque hay un pequeño detalle. Si bien, cada banco es diferente, la mayoría de las tarjetas viene con una condición: debes gastar cierto monto en determinados meses, para obtener la bonificación.

¿Ya consideraste el monto mínimo de compra que te piden para obtener el bono? ¿Puedes alcanzarlo fácilmente sin gastar demasiado?

Atención: Al final del día, gastar dinero solo para alcanzar la bonificación de puntos no es un ahorro.

¿Una mejor alternativa? Si no viajas tanto, te sientes presionado por hacer la compra mínima en poco tiempo o acabarás gastando más por ese vuelo “gratis”, mejor busca una tarjeta de crédito que te devuelva al menos el 1% de tus compras a fin de mes. Es un esquema más modesto de recompensa, pero a la larga más funcional si eres un viajero esporádico.

  • (Casi) Siempre pagarás una cuota anual alta, ¿lo sabes y está bien para ti?

La mayoría de nosotros no queremos pagar la cuota anual de la tarjeta por ser un cargo al que no te hallamos mucho sentido. Eso es correcto para los ahorradores y austeros. Pero cuando hablamos de mejorar las experiencias de viaje, hay que tener una cosa en claro: no temas pagar una tarifa anual alta, si el monto y la calidad de los beneficios y servicios incluidos en la tarjeta, compensan la cuota anual por varias veces.

Dicho de otra forma, la tarifa anual tiene que “desaparecer” al sumar todos los beneficios que uses en el año. ¿Cuánto te cuesta hacer reservas de hotel de último momento?, ¿cuánto pagas por el estacionamiento en el aeropuerto, cada mes que sales en viaje de negocios? Casi todas las tarjetas de crédito de viajes cobran anualidad, y cara.

Hay tarjetas de viaje que cobran desde 600 pesos hasta más de 2 mil pesos por anualidad, según el banco emisor. Esto parece demasiado dinero para usar el plástico en un solo viaje al año. ¿Cuándo es una buena inversión? Cuando el monto de la anualidad es menor al dinero que sumas de las bonificaciones que hacen algunas tarjetas al reservar vuelos y hacer compras en el extranjero, además de las tarifas preferenciales permanentes en cadenas hoteleras, y el acceso gratuito a la sala de espera (donde ahorras dinero en comida y agua en los aeropuertos).

  • Busca tu conveniencia en transacciones desde el extranjero

Prácticamente todas las tarjetas asociadas a experiencias de viaje incluyen una garantía de que no existen comisiones por transacciones en el extranjero, lo cual es una excelente alternativa si tus destinos frecuentes son fuera de México. Este tipo de cargos son uno de los costos ocultos más caros al viajar, por lo que es básico que siempre verifiques que la tarjeta elegida lo incluya. Si no está especificada esta cláusula, algunos bancos podrían aplicar comisiones de hasta 3% por cargos desde el extranjero, según especialistas de Mint.

El dinero que ahorras o gastas de más con tu tarjeta de crédito de viajes está en función de saber primero si tienes el plástico indicado. Por más atractivas que parezcan las ventajas de la tarjeta, si éstas no complementan su estilo de vida, será un plástico pesado de llevar. ¿Eres un viajero austero y frecuente?  busque una tarjeta que te reembolse las tarifas de la aerolínea, ¿Viajas mucho y trabajas en el camino?, consigue un plástico que dé acceso a salas VIP, ¿te encanta viajar, pero lo haces una o dos veces al año?, intenta una tarjeta tradicional de cashback y seguramente notarás mayor beneficio.

 

Contacto:

Twitter: @BernardoPrum

LinkedIn: bernardo-prum

Facebook: ComparaGuru

Blog: ComparaGuru.com

Página web: ComparaGuru.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Siemens construirá los nuevos trenes para metro de Londres
Por

El contrato, para diseñar y construir 94 nuevos trenes para la línea Piccadilly del metro de Londres, tiene un valor apr...