Cuando los juegos tienen reglas, desconocerlas podría ser la peor forma de perder. Si vas a participar en las estrategias de recompensas que manejan las tarjetas de crédito, conoce los trucos de ser un credit card gamer.

En 2017, Doug Buckminster, presidente de servicios globales al consumidor de American Express, señaló que dicha empresa podría usar análisis más estricto para identificar y condicionar beneficios a los credit card gamers, es decir, aquellos usuarios poco comprometidos para el banco, que únicamente obtienen una tarjeta de crédito por cierto beneficio y no la usan más, la cancelan enseguida, o bien vuelven a sacar otra y otra sólo por la acumulación de más promociones. En contraparte, la compañía también anunció que incrementaría ofertas y ventajas para incentivar la lealtad a largo plazo de los clientes con más antigüedad.

En general, la dinámica de los credit card gamers tiene dos lecciones importantes para todos: por un lado, los clientes están más entrenados en el provecho utilitario de las tarjetas de crédito; por otro, los bancos ya comienzan a preocuparse (y blindarse) ante ello.

Cierto que en el afán de vender más tarjetas de crédito los bancos ofrecen en el mercado muchos planes de recompensas y promociones. Pero también es verdad que, en la ambición de “ganar” la batalla, los clientes cada día se interesan más por exprimir las ganancias de tener un plástico. Ambas partes juegan su juego, y es válido. ¿El truco? Conocer las reglas antes de entrar al ruedo.

PUBLICIDAD

Juega con tu tarjeta, pero con estrategia

No es ningún secreto que las entidades bancarias reservan sus mejores productos -y eso incluye las recompensas- para los clientes más leales y los mejores pagadores.

Por otro lado, los incentivos a corto plazo, tales como bonos de bienvenida, muchas veces son limitados y suponen situaciones ‘edulcoradas’ o engañosas para el cliente, ¿qué significa esto? Que las condiciones para aplicar a ellas suelen ser difíciles; por ejemplo, premios sujetos a un alto costo de anualidad o restringidos a que el cliente haga un primer gran desembolso con la tarjeta de crédito en muy corto tiempo. ¿Vale la pena? Depende de cada situación.

Quizá tú, como usuario, preveas un gasto fuerte de todas formas. Entonces sacar la tarjeta, planear endeudarse y, de paso, acumular un buen bono de bienvenida, es una opción de ganar-ganar. Por otro lado, si solo te sedujo el folleto con la promesa de obtener un vuelo gratis al tramitar la tarjeta, pero no leíste que la promoción se invalidaba por tener otra tarjeta del mismo banco, o bien era requisito gastar 60 mil pesos en los siguientes 45 días y no respetaste el plazo, quizá la “ganancia” termine en un fiasco.

Algunos credit card gamers de todo el mundo compartieron a The Points Guy, sitio especializado en consejos para viajar barato con tarjetas de crédito, algunas de sus tácticas para jugar con sus plásticos en la auténtica búsqueda de promociones. Me llama la atención estas dos claves para los tarjetahabientes habilidosos:

  • Se mantienen enterados siempre de promociones con tarjetas de crédito, pero en sitios web y apps imparciales, es decir, que no se limitan a la información del banco directamente, sino que rastrear ofertas 24/7, del mismo modo que lo hace Kayak o Google Flights con los vuelos económicos.
  • Combinan las promociones de sus tarjetas de crédito con otras alternativas como redención de efectivo, cashback, y tasas de interés más barato según sus hábitos. Por ejemplo, algunos optan por sacar tarjetas que dan buena tasa de interés solo para pagar un electrodoméstico a mensualidades, aunque no tengan programa de puntos. Luego tienen otra tarjeta exclusivamente destinada a las compras del supermercado, saben que en este caso sus gastos continuos les acumulan puntos y cada cierto tiempo recuperan un poco de dinero en efectivo. Otros usan las tarjetas por ubicación geográfica, y así sucesivamente. Usar las tarjetas de crédito por segmentos de tu rutina, implica no solo que conoces perfectamente el producto, sino también sabes cómo administrar y aprovechar tu rutina para jugar una buena partida con los bancos.

Una regla máxima: si no estás en condiciones de endeudarte, no deberías jugar con fuego antes de tiempo y nunca acaparar más tarjetas de lo que tu capacidad de pago te permita.

 

Contacto:

Twitter: @BernardoPrum

LinkedIn: bernardo-prum

Facebook: ComparaGuru

Blog: ComparaGuru.com

Página web: ComparaGuru.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Almacenarán gas natural en petroyacimientos
Por

Se espera que en estos días el gobierno federal, mediante el Centro Nacional de Control de Gas licite el campo petrolero...