La picadura de un mosquito en un viajero o turista, aun cuando pareciera un hecho insignificante, puede traer consigo múltiples enfermedades y, en ocasiones, hasta la muerte.

 

Por Elizabeth Macías

 

El futbolista brasileño Claudiney Rincón,de 33 años de edad, quien jugó en la selección de Guinea Ecuatorial durante las eliminatorias para el Mundial de Brasil 2014, murió a causa de la malaria que contrajo en África. Los aficionados al futbol que asistieron al Mundial y que asistirán a los Juegos Olímpicos de 2016, deberán tomaren cuenta las enfermedades a las que pueden estar expuestos y estar alerta a las sugerencias médicas para prevenirlas.

La situación médica en Brasil es muy variada, va desde proporcionar una buena atención en las principales ciudades como Brasilia, Río de Janeiro, Sao Paulo, Campinas y Curitiba, hasta tener un servicio muy limitado en zonas rurales.

Por ello, para los turistas que tienen pensado viajar a Brasil para los Juegos Olímpicos de 2016, es muy importante que acudan previamente al médico, al menos un mes antes de la fecha de salida, con un mínimo de 10 a 14 días previos antes de su viaje, a fin de conocer cuáles son las vacunas recomendadas o si requieren algún tipo de tratamiento preventivo.

Los costos aproximados pueden variar desde entre 80 y hasta 160 dólares para la vacuna de fiebre amarilla. En cuanto a las tabletas contra Malaria, los costos van desde 4 hasta más de 230 dólares por caja, depende del tratamiento que corresponda a cada persona.

Al viajar a Brasil, hay que poner atención a las siguientes enfermedades:

Fiebre amarilla: Es causada por la picadura del mosquito infectado con el virus. El insecto puede viajar en el interior de una maleta y sobrevivir hasta llegar a otro país. Si una persona es picada por un mosquito infectado, los síntomas generalmente se manifiestan entre tres y seis días después del evento. En la primera etapa son comunes dolores de cabeza, musculares y articulares, fiebre, inapetencia y vómito.

La vacuna contra la fiebre amarilla debe aplicarse mínimo dos semanas previas al viaje y tiene una protección por 10 años, El Ministerio de Salud de Brasil recomienda a todos los viajeros que acudan a lugares donde ha existido o prevalece la fiebre amarilla que se vacunen y porten el Carnet Internacional de Vacunación, que documente la aplicación de la vacuna.

Malaria: El paludismo o malaria es una infección de los glóbulos rojos causada por el Plasmodium, un organismo unicelular/parásito. Esta infección es una de las enfermedades más antiguas. Es una de las enfermedades infecciosas más frecuentes y uno de los principales problemas de salud para el viajero. El riesgo de infección varía en función del itinerario, la duración del viaje, la época del año (sol intenso, lluvias o frío), la inmunidad de la población, la distribución de lugares donde se crían los mosquitos y la prevalencia de las distintas especies. Los efectos pueden iniciar una hora antes del anochecer o hasta dos antes del amanecer. Si algún mosquito se cuela en un avión procedente de una zona endémica, podría picar en otros países, motivo por el cual en muchos lugares donde el viajero hace escala le solicitan el carnet oficial de vacunación para evitar que porte este tipo de enfermedades. De igual manera, las personas que hicieron viajes previos a lugares endémicos entre 30 y 90 días previos a la entrada a un país que no es tan endémico, deberán mostrar el carnet como medida adicional.

Antes de viajar al Amazonas es importante ingerir las tabletas indicadas por el médico especialista en la materia.

Dengue: Es una infección causada por un mosquito infectado. El dengue no se transmite de persona a persona. Es común en las zonas cálidas y húmedas del mundo como es el caso de Brasil. Los brotes pueden ocurrir en las épocas de lluvia. Los síntomas incluyen fiebre alta, dolores de cabeza, dolor en las articulaciones y los músculos, vómitos y salpullido. Algunas veces, el dengue se convierte en fiebre hemorrágica que causa sangrado en la nariz, las encías o debajo de la piel, pudiéndose convertir en un shock hemorrágico a causa del mismo sangrado y poner en riesgo la vida de la persona infectada. Cabe mencionar que Brasil es uno de los países latinoamericanos con más casos de dengue. Contraída la enfermedad, no hay un tratamiento específico. La mayoría de las personas con dengue se recupera al cabo de dos semanas. Hasta entonces, es importante la ingesta de abundantes líquidos, reposar y tomar medicamentos contra la fiebre distintos a la aspirina puede ser de gran ayuda. Las personas con las formas más peligrosas de dengue, generalmente, necesitan ir al hospital y recibir líquidos, entre otras medidas.

Cabe mencionar que fiebre amarilla, dengue y malaria/paludismo son tres enfermedades totalmente distintas, transmitidas por la picadura de un mosquito que es capaz de vivir durante tres semanas, picar de cinco a siete veces en el mismo día y vivir en una temperatura que oscila entre 6 y 42°C, a diferentes altitudes.

Repelente de insectos

Al viajar a ciertos países o regiones húmedas, es recomendable utilizar repelente de insectos. Es importante saber que los mosquitos transmisores de enfermedades salen dos horas antes del amanecer y una hora previa al atardecer, por lo que se sugiere utilizar blusas/playeras de manga larga y pantalones de colores claros, así como aplicar algún repelente no convencional como los eléctricos, inciensos, plantas medicinales, pulseras o aplicaciones tecnológicas contra mosquitos.

Otras vacunas sugeridas antes de ir a Brasil son meningitis, fiebre tifoidea, hepatitis A, sarampión, rubeóla y paperas, así como poliomelitis (recomendada para viajeros sin itinerario, sin agua ni alimentos seguros o que visiten ciudades pequeñas, pueblos y zonas rurales). Finalmente, la vacuna contra el tétanos para quienes no hayan recibido un refuerzo en los últimos 10 años.

 

Siguientes artículos

¿Las universidades ayudan a conseguir empleo?
Por

Sí, las universidades buscan reinventarse. Su meta: dar más conocimientos generales para enfrentar la vida. Deben camina...