Funcionarios de salud españoles iniciaron una investigación para determinar cómo Teresa Romero contrajo el virus del Ébola pese a los estrictos protocolos de seguridad.

 

 

 Reuters

PUBLICIDAD

 

La enfermera española que se convirtió en la primera persona en contraer el ébola fuera de África podría haberse contagiado al tocar su cara con los guantes o el traje de protección que usaba mientras atendía a un sacerdote que murió por la enfermedad, dijo el miércoles un médico que la está tratando.

La enfermera Teresa Romero está internada en un hospital de Madrid para tratar la mortal enfermedad. Funcionarios de salud españoles iniciaron una investigación para determinar cómo contrajo el virus del Ébola pese a los estrictos protocolos de seguridad en torno a los pacientes contagiosos.

El virus, que ha provocado la muerte de 3,879 personas en África Occidental hasta el 5 de octubre desde que se detectó el brote en marzo, causa fiebre hemorrágica y se propaga a través del contacto directo con los fluidos humanos de una persona infectada.

Un hombre liberiano que fue la primera persona diagnosticada con ébola en Estados Unidos falleció en aislamiento el miércoles en un hospital de Dallas y el Gobierno ordenó controles adicionales en cinco aeropuertos importantes.

La OMS dijo que no ve evidencia de que la enfermedad esté siendo controlada en Liberia, Sierra Leona y Guinea, y se instó a los países vecinos que se preparen para la propagación del virus a través de sus fronteras.

Gran Bretaña dijo que enviaría tropas adicionales, aeronaves y barcos a Sierra Leona para ayudar a frenar la propagación. Los 750 militares ayudarán a construir centros de tratamiento e instalaciones de capacitación. También se enviarán a la región tres helicópteros y un barco hospital con 100 camas.

 

Descubrimiento de internet

Aunque Romero es el único caso confirmado en España, aparte de los dos sacerdotes que contrajeron el mal en África, más de 50 personas que podrían haber estado en contacto con el virus en el país están actualmente bajo vigilancia, incluyendo personal de salud, dijeron funcionarios europeos.

“Lo que me ha transmitido es que son los guantes, con los guantes toca la cara, parece ser que es lo que ella ha recordado y me lo ha dicho en tres ocasiones”, dijo el médico Germán Ramírez a periodistas, frente a la puerta del hospital Carlos III de Madrid.

La enfermera tomó días libres inmediatamente después de que el misionero Manuel García murió el 25 de septiembre. Ella ingresó a la habitación de hospital del sacerdote una vez cuando él estaba vivo y una vez después de su muerte, en ambas ocasiones utilizando un traje protector.

“Creo que el fallo está en quitarse el traje”, dijo Romero al diario El País en una entrevista telefónica publicada el miércoles. “Lo veo como el momento más crítico, en el que pudo pasar, pero no lo sé seguro”, agregó.

Funcionarios del sindicato de trabajadores de la salud dijeron que Romero alertó al personal del hospital en tres ocasiones diciendo que tenía fiebre y erupciones, pero el hospital no la consideró un riesgo porque su temperatura no era superior a 38.6 grados Celsius.

Romero se enteró que tenía el virus mirando las noticias en internet en su teléfono mientras esperaba por el resultado de su análisis, dijo al canal Cuatro en una entrevista telefónica.

“Yo le pregunté al médico por el resultado, no me lo quiso decir y sospeché”, contó, y añadió que entonces miró las noticias en su teléfono para enterarse de que había un caso positivo de ébola en España.

Las autoridades sanitarias sacrificaron al perro de la enfermera, un labrador llamado Excalibur, que vivía con la trabajadora y su esposo en un apartamento de los suburbios de Madrid, diciendo que era un riesgo biológico y que existe evidencia de que los perros pueden ser portadores del virus.

 

El animal fue sacado del bloque de apartamentos en una camioneta policial con su conductor usando un traje de protección. Unos 30 activistas por los derechos de los animales se congregaron en el lugar gritando “¡asesinos!”.

Romero y su esposo son dos de las seis personas en observación en el hospital de Madrid. El resto, entre ellos otros auxiliares que trataron a los sacerdotes, dieron inicialmente negativo por el virus, dijeron las autoridades sanitarias.

Otras personas controladas son dos peluqueras que depilaron a la enfermera como parte de un tratamiento de belleza, según reportes de prensa.

 

Llamado a la calma

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, pidió el miércoles tranquilidad a la población y confianza en los profesionales de salud.

“En este momento lo que tenemos que hacer es estar atentos y mantener la tranquilidad”, dijo Rajoy durante una sesión de control en el Congreso de los Diputados, en respuesta a la interpelación del líder socialista, Pedro Sánchez.

“Pido que dejen trabajar a los profesionales, que confiemos en ellos, tienen un prestigio acreditado. La sanidad española es una de las mejores sanidades del mundo”, añadió.

Dos expertos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Europa (ECDC, por su sigla en inglés) están en España para colaborar con la investigación, dijo un portavoz.

Añadió que las autoridades españolas dijeron que no tenían claro cómo había ocurrido la infección, pero añadieron que pudo haberse debido a un “posible relajo” de los protocolos de manejo del cadáver o con la gestión de los desechos médicos.

Un comité de salud de la comisión se reunió con representantes de todos los estados de la Unión Europea, el ECDC y el brazo regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La comisión dijo que, considerando que la repatriación de personas con ébola desde África Occidental posiblemente continuará, al igual que la posibilidad de casos en incubación, el comité acordó la necesidad de fortalecer la información para los viajeros y los profesionales de la salud para reconocer los síntomas de manera temprana.

 

Chequeos obligatorios

 

La directora de la OMS en Europa, Zsuzsanna Jakab, dijo a Reuters en una entrevista el martes que era inevitable que aparezcan más casos en la región por los frecuentes viajes entre Europa y los países más afectados en África: Guinea, Liberia y Sierra Leona.

Destacó, sin embargo, que el continente está bien preparado para manejar casos de la enfermedad y que no se prevén brotes en países europeos.

No obstante, los pasajeros que lleguen a Estados Unidos desde Liberia, Sierra Leona y Guinea enfrentarán medidas de chequeo del virus a partir de esté fin de semana, reportó CNN.

Los controles adicionales podrían extenderse igualmente a pasajeros de otras naciones que estén luchando contra el brote, señaló la cadena de noticias, citando al Gobierno estadounidense.

Los países de África Occidental, donde se concentra el brote de ébola, se supone que ya están supervisando a los viajeros antes de partir.

 

Siguientes artículos

Los zapatos altos que cautivan a Brooklyn
Por

Una nueva exposición en el Museo de Brooklyn muestra la delicada selección de los mejores zapatos altos.     P...