En general, se sabe que la base de una buena negociación depende de que cada una de las partes analice los riesgos que se van a correr y los límites de los mismos, se definan los objetivos y la estrategia bajo una óptica de ganar-ganar, que significa buscar siempre que ambas partes queden con sus mayores expectativas satisfechas. Todo esto dependerá de las habilidades de negociación que en el fondo tienen y de manejar adecuadamente una comunicación efectiva, es lo mínimo que cualquier negociador debe de tener.

Nuestro equipo de negociadores ante el TLC, es de lo mejor que se tiene en el país: por la cancillería, Luis Videgaray y su equipo; por la Secretaria de Economía están el secretario Idelfonso Guajardo, el subsecretario Juan Carlos Baker, acompañado por Kenneth Smith Ramos y Salvador Behar Lavalle; como asesores externos e IP van Moisés Kalach, de CCE, Herminio Blanco, Luis de la Calle, Francisco de Rosenzwig y Jaime Zabludovsky, estos últimos estuvieron presentes en las negociaciones originales, equipo de lujo con capacidades negociadoras y estratégicas probadas.

Esperemos que se tenga diseñada una estrategia de comunicación específica para la negociación, ya que la negociación del TLC es de importancia mundial, por lo que hay muchas aristas que hay que tomar en cuenta.

  • Se debe de comunicar adecuadamente a las diferentes audiencias de los tres países, gobiernos, empresarios y sociedad en general; se debe de comunicar adecuadamente en los medios y redes sociales de los tres países, en tres idiomas, inglés, español y francés.
  • Se debe de comunicar a los socios comerciales en todos los continentes, la negociación, a pesar de ser local en el norte del continente americano, afecta toda la geopolítica mundial.
  • La comunicación debe ser proactiva y no reactiva. Estados Unidos va a querer usar el peso de Trump con sus declaraciones vía Twitter para causar crisis, poner en jaque a las negociaciones y ganar espacios. Por lo que además se deben de tener planificados diferentes escenarios de prevención y manejo de crisis, con un análisis de los riesgos comunicacionales en cada una de las etapas de la negociación y estrategias definidas para cada escenario.

Existen grandes diferencias entre los escenarios políticos y sociales de la negociación del TLC de los años 90 a las que inician en las próximas semanas, entre mucha otras, las más importantes en mi opinión es que en aquellos tiempos los tres países estaban ávidos de entrar al tratado, ahora uno quiere entrar a negociar para definir su “supremacía y recobrar su crecimiento económico limitando a los socios comerciales”. La situación política en estos tiempos es mucho más compleja, hay jugadores nuevos y con intereses totalmente distintos; hay reglas de comercio distintas; y finamente, en aquellos tiempos la comunicación era controlada y restringida, ahora con las redes sociales, la negociación se puede convertir en un circo, que seguramente enemigos internos, externos en los tres países, más los intereses de toda la geopolítica actual van a tratar de intervenir para llevar agua a su molino económico. Esta negociación será una de las más vistas, seguidas y reportadas por medios, internet y redes sociales que ninguna otra.

PUBLICIDAD

Esto augura que será un tobogán de locura, en dónde el manejo de la comunicación de la negociación será vital durante el tiempo que ésta dure, ojalá ya lo tengan contemplado. No es un asunto de que los resultados los comunique Presidencia o Cancillería, o Secretaria de Economía, o la embajada de México en Washington, o el CCE, o los negociadores, como se puede ver, podría haber muchos emisores y en medio de una contienda electoral, habrá ataques políticos, partidistas, empresariales, fuego amigo o de grupos que dirán algo sólo por joder, más los ejércitos de bots de todos los amigos o los enemigos del sistema, etc., etc., etc. Lo que implica la necesidad de que sea una sola entidad la que se convierta en la emisora de los resultados con uno o dos voceros muy calificados.

Deseémosle suerte a nuestro equipo negociador y esperemos que ya tengan la estrategia de comunicación definida y como dijeran los clásicos que “Dios nos agarre confesados”.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: El Marco del Poder

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

EcoStruxure: la solución en administración de energía para empresas
Por

La creciente economía digital y la competencia que se vive en el entorno empresarial e industrial, genera múltiples nece...