Petróleos Mexicanos (Pemex) cuadruplicó el costo requerido para el desarrollo del campo prioritario Ixachi, en los primeros seis meses de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

El 27 de noviembre  de 2018, el entonces director de empresa productiva del Estado, Carlos Treviño, dijo que este campo requeriría una inversión de 1,500 millones de dólares (mdd) aproximadamente (30,000 millones de pesos) para la perforación de 40 pozos de desarrollo en el campo terrestre, ubicado en la cuenca de Veracruz.

Pero el pasado 18 de junio de 2019, la compañía que hoy dirige Octavio Romero Oropeza informó que desembolsará 6,400 mdd, con 10 pozos más de los previstos, de acuerdo con el plan de desarrollo del campo presentado y autorizado por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH). De la cifra total, 87% se destinará la construcción de instalaciones y perforación de pozos, 10% a instalaciones, operación de instalaciones de producción y ductos. El resto irá al desmantelamiento de la infraestructura.

Hasta 2019, el volumen de reservas 2P (Probadas más Probables)  eran del orden de 357.7 millones de barriles de condensados de gas (gasolinas naturales) y 2.91 billones de pies cúbicos de gas natural. El plan de desarrollo de la petrolera mexicana estimó dichas reservas en 439.2 millones de barriles de condensados y 3.73 billones de pies cúbicos.

El extitular de Pemex estimó que el valor del campo era de 40,000 mdd. “Si el costo que pensamos es de 30,000 mdp, hagan las cuentas rápidas. La verdad es que se espera que sea un yacimiento muy rentable”, declaró Treviño.

El CEO de la consultora Talanza Energy, Marco Cota, comentó que, ante un incremento de tal magnitud, debería haber por lo menos cuatro veces más el número de pozos que Pemex había programado, de lo contrario solo hubo un ajuste al alza de los precios.

La perforación de un pozo en aguas someras cuesta al menos 30 mdd, la cifra sube a 70 mdd en aguas profundas, pero en tierra están en el orden de 10 mdd.

Ixachi es un campo extremadamente profundo —siete kilómetros de profundidad—, con altas temperaturas y  mucha presión por lo que costará a Pemex 30 mdd por pozo, mencionó el analista de la firma Welligence Energy, Pablo Medina.

Debido a las condiciones que presentan áreas terrestres a ese nivel de profundidad, muy pocas empresas en el mundo han sido capaces de desarrollarlos. Un ejemplo es la alianza entre Ecopetrol y Repsol, Equion en Colombia.

Pemex pretende perforar 24 pozos el próximo año. Esto representa el mayor riesgo para el proyecto ante su profundidad y retos en la presión.

“La realidad es que estamos hablando de un tipo de reto muy específico. la gran pregunta es si Pemex puede ser quien entregue los mejores resultados ante los retos del activo”, agregó Medina.

Forbes México consultó a Pemex para conocer el incremento en el costo del proyecto, pero no obtuvo respuesta.

Campo prioritario

El campo Ixachi fue descubierto con la perforación del pozo Ixachi-1, el cual inició su perforación el 25 de enero de 2017 y finalizó la etapa de terminación el 09 de noviembre de 2017, resultando productor de condensado de 41.6 °API en la formación del Cretácico Medio.

Ixachi es el sexto plan de desarrollo prioritario de Pemex que aprueba la CNH respecto de los 20 proyectos que la empresa productiva del Estado presentará para estabilizar y recuperar la producción petrolera de México, cuya meta es de 2.4 millones de barriles diarios.

El pico de producción de Ixachi es casi el mismo desde que redimensionaron los recursos del campo en noviembre: 82,000 barriles diarios y 638 millones de pies cúbicos de gas no asociado al día en 2022.

 

Siguientes artículos

Cornershop confirma que no habrá compra por parte de Walmart
Por

La firma de entrega a domicilio no continuará con la transacción luego de que el regulador antimonopolios mexicano se pr...