Ok, ok, ya está en las grandes ligas, pero hasta ahora no había logrado colarse en el selecto club de la animación exitosa, sin embargo eso está por cambiar hoy.

 

Por Dorothy Pomerantz

 

PUBLICIDAD

Érase una vez, en un reino no tan lejano, una empresa de animación que vivía feliz en el mundo por ser la única productora de animación. La casa del Ratón dominó con películas como El Rey León y La Sirenita. Cuando Pixar llegó a desafiar ese legado, Disney simplemente compró el estudio y las propiedades que venían incluidas en sus múltiples y rentables divisiones, como Toy Story y Cars.

DreamWorks Animation se convirtió en un competidor saludable con franquicias como Shrek y Kung Fu Panda, pero durante mucho tiempo otros estudios habían quedado excluidos del negocio de la animación.

No obstante, las películas de animación pueden ofrecer un gran retorno de inversión. Los niños y sus agotados padres irán a ver las películas de animación más de una vez al cine y luego comprarán las películas para verlas en casa. Hay un montón de lucrativas posibilidades de venta (loncheras, camiseta, juguetes y un largo, larguísimo etcétera) y las películas casi siempre se prestan para hacer una secuelas.

Así que no es sorpresa que estudios como Fox, Sony y Universal se hayan metido en el juego. Fox ha tenido algunos grandes éxitos con las películas de La era del hielo (una franquicia que ha dejado en total 2,800 millones de dólares) y que una secuela del hit de 2011, Rio, está programada para el mes de abril. Universal se anotó un hit enorme con Mi villano favorito. La secuela fue la tercera película más taquillera de 2013 con 970 millones de dólares (mdd) en taquilla mundial. Incluso Sony está teniendo mucha suerte con la animación. Películas como Lluvia de hamburguesas y Hotel Transilvania han ayudado a compensar fiascos como After Earth.

Ahora parece que Warner Bros. está a punto de convertirse en otro jugador en el juego de animación. Como mi colega Scott Mendelson señaló, WB ha mostrado un serio rezago en el mundo de la animación. El estudio se cuela tradicionalmente como el mejor o el segundo mejor estudio en cuanto a ingresos se trata, gracias a franquicias como Batman, Harry Potter y El Hobbit. Pero Warner Bros. ha luchado en lo que respecta a la animación, a pesar de tener en su haber un tesoro de personajes heredados. Bugs Bunny, el Pato Lucas y Marvin son todos personajes de Warner Bros. A pesar de que la mayoría pensamos en superhéroes en términos de las grandes películas más taquilleras, Warner Bros. también es propietaria de DC Comics, el hogar de Batman, Superman y Wonder Woman.

Con LEGO: la gran aventura, Warner Bros. no sólo podría tener una exitosa película entre manos, sino una valiosa franquicia. Exhibitor Relations espera que la película encabece la taquilla este fin de semana con 52 mdd. Ese número podría ser aún mayor. Mi villano favorito abrió con 56 mdd en 2010 y no generó ni la mitad de la expectación de LEGO: la gran aventura antes de este fin de semana.

Todo el concepto de la película se presta a la franquicia. Los cineastas e inclinaron por un look de la vieja escuela con la película, así que en vez de la fluida animación que hemos visto en los programas de televisión de Lego, la película tiene el aspecto de un brick film hecho por un niño (aunque sea un niño con una computadora increíblemente cara), algo así:

[youtube id=”xRqAVmWvquw” width=”620″ height=”360″]

El universo Lego es enorme. Hay sets de ciudad, de ninjas, de héroe, incluso de dinosaurios. Es justo el tipo de esquema creativo con el que podrán jugar en los años venideros con más y más películas rentables (que luego den pie a lanzar juguetes, mercancía, programas de televisión, , etc.). LEGO: la gran aventura finalmente podría ser el boleto de entrada de Warner Bros. a las grandes ligas.

 

Siguientes artículos

Grupo México reporta utilidades trimestales por 454 mdd
Por

 Su utilidad neta del tercer trimestre subió un 40% frente al mismo periodo del año pasado gracias a una fuerte reducció...