Su optimismo es compatible con un indicador económico adelantado que augura estabilidad para el repunte económico.

 

Reuters

WASHINGTON.- La confianza del consumidor de Estados Unidos repuntó a comienzos de mayo a su mayor nivel en casi seis años, debido a que los estadounidenses se sintieron mejor sobre sus posibilidades financieras y económicas, particularmente entre hogares de mayores ingresos, mostró un sondeo divulgado el viernes.

PUBLICIDAD

La lectura preliminar del índice general de la confianza del consumidor de Thomson Reuters/Universidad de Michigan subió a 83.7 desde 76.4 en la lectura final de abril, superando las expectativas de los analistas de 78 y alcanzando su mayor nivel julio de 2007.

El barómetro sobre las condiciones económicas actuales saltó a 97.5 desde 89.9, el mayor nivel desde octubre del 2007, mientras que la medición de expectativas del consumidor avanzó a 74.8 desde 67.8.

La perspectiva de los consumidores es compatible con el indicador de la actividad económica futura de Estados Unidos que publica The Conference Board, el cual subió en abril a su mayor nivel en casi cinco años gracias a que las mejores condiciones en los sectores inmobiliario y laboral compensaron la debilidad en las manufacturas, lo que sugiere que la esperada desaceleración del crecimiento sería temporal.

La consultoría dijo el viernes que su indicador anticipado subió en abril 0.6%, a 95.0, el mayor nivel desde junio del 2008. El índice había caído 0.2% en marzo.

Economistas consultados por Reuters estimaban que el índice subiría sólo 0.2% en abril.

Las estimaciones apuntan a que la actividad económica se desaceleraría en el segundo trimestre al comenzar a sentirse los efectos del alza de los impuestos y a los profundos recortes del gasto gubernamental.

Sin embargo, la vivienda y el empleo están mostrando señales de algo de resiliencia, mientras que las manufacturas están mostrando algo de tensión.

Ante estas condiciones, en la encuesta de Reuters/Universidad de Michigan más consumidores ofrecieron una visión favorable de sus finanzas personales que en cualquier otro momento desde el 2007, con las mayores alzas entre hogares en el tercio superior de los niveles de ingresos.

Más encuestados también creen que la economía seguirá mejorando el año que viene.

Los planes de compras eran igualmente alentadores. La medición de actitudes de compras de bienes duraderos subió a 148 desde 137.

La expectativa de inflación a un año del sondeo se mantuvo sin cambios en 3.1%, mientras que el panorama inflacionario a 10 años bajó a 2.8% desde el anterior 2.9%.

“El mayor factor positivo es el potencial de mejoría en la recuperación de los mercados inmobiliario y laboral”, dijo en un comunicado Ken Goldstein, economista del Conference Board. “La mayor incognita es la resiliencia en la confianza, tanto del consumidor como de las empresas.”

 

Siguientes artículos

México crece menos de lo esperado en primer trimestre
Por

En datos interanuales, la economía mexicana se expandió 0.8%, menor a lo esperado por analistas, que pronosticaban una e...