Las organizaciones delictivas tienden a la internacionalización para diversificar sus mercados, lo que hace más compleja la identificación del contrabando de dinero.

 

Como consecuencia de los diversos controles que existen a nivel internacional para detectar el dinero ilícito, uno de los principales problemas que enfrentan los miembros de la delincuencia organizada es el poder mover ya sea de forma local o de un país a otro las grandes cantidades de dinero en efectivo que generan las distintas actividades delictivas que realizan como el narcotráfico y el tráfico de personas y armas, entre otras. Con base a lo anterior, los miembros de la delincuencia organizada han establecido métodos más sofisticados empleando una gran cantidad de estrategias para hacer que sus ganancias parezcan legítimas. Situación que debe obligar a las autoridades a especializarse y estar actualizadas de forma permanente.

De acuerdo a fuentes escritas, Stratfor, la firma de consultoría en temas de geopolítica, señala que: “el lavado de dinero a través del comercio ha ido en aumento, pues a diferencia de las prácticas convencionales, los delincuentes recuperan todos sus gastos mediante la venta de mercancía…otro método preferido por los delincuentes colombianos y mexicanos para blanquear sus finanzas es el intercambio de pesos en el mercado negro. De acuerdo con el Departamento del Tesoro de EU, este intercambio genera un estimado de 5,000 millones de dólares al año en ganancias que vienen de la droga de Estados Unidos a Colombia. Según el Departamento de Estado sobre el lavado de dinero en el 2012, las organizaciones criminales mexicanas envían cada año entre 19,000 millones y 39,000 millones de dólares de EU a México”.

Definitivamente el envío ilegal de dinero de Estados Unidos y otros países a México por organizaciones criminales constituye un problema a pesar de los esfuerzos realizados por las distintas autoridades. Al abordar este problema, mi buen amigo Ricardo Gluyas, en su libro Estudio jurídico-penal del delito de contrabando equiparado en México, publicado por el Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE), expone ideas muy interesantes sobre este tema, le comparto algunas de ellas a continuación estimado lector.

Gluyas menciona en su libro que: “…Sobre las rutas del dinero que entra de contrabando de Estados Unidos a México, y sobre el modus operandi de dicho contrabando de dinero de Estados Unidos a México, se señala que éste se realiza en billetes de denominación mediana con objeto de ocupar menos espacio, y que el numerario es enviado a México oculto en vehículos previamente preparados para dicha actividad, en compartimientos secretos…

Es frecuente, en el contrabando de dinero que se realice con vehículos automotores (tráilers, tractocamiones, vehículos de pasajeros), la implantación de una estrategia que consiste en estructurar los envíos ilícitos del recurso económico en torno a ciertas cantidades, con el propósito de evitar los efectos de las inspecciones de que pueden ser objeto, de conformidad con el mecanismo automatizado de selección aleatoria de inspección, a la importación y a la exportación, además de rotar los vehículos en los que se realizan los envíos. De esta manera, en caso de ser objeto de una inspección por autoridades mexicanas, la cantidad que se asegure no pasaría de la considerada como límite máximo de los envíos estructurados”.

Por lo que se refiere a la forma de operar de las organizaciones criminales, de acuerdo a las mismas fuentes escritas mencionadas anteriormente, Stratfor “prevé que el conducto de Estados Unidos y México en relación con este delito se mantendrá intacto en el futuro inmediato, pero los lavadores de dinero mexicanos ya han establecido vínculos con organizaciones criminales de otros países, sobre todo de Europa, América Central y del Sur, por lo que a partir del 2014, estas conexiones podrían serán aún más fuertes”. Aunado a lo anterior durante la semana pasada apareció en medios de comunicación la noticia de que la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen (UNODC) informó que los cárteles mexicanos están llevando a cabo actividades de tráfico de drogas incluida China.

Como podemos advertir de todo lo aquí mencionado, las organizaciones delictivas tienden a la internacionalización para diversificar sus mercados fortaleciendo de forma más frecuente el involucramiento de personas y dinero de distintas nacionalidades lo que hace más compleja la identificación del contrabando de dinero y el delito en particular. Claude Bernard, biólogo teórico, médico y fisiólogo francés decía que: “La ciencia debe siempre explicar la vaguedad y complejidad mediante ideas más claras y más sencillas”. Corresponde a las distintas autoridades el entender y explicar esos métodos complejos y sofisticados utilizados por las organizaciones delictivas para mover su dinero. Tarea nada sencilla. ¿Usted qué opina, estimado lector?

Contacto:
www.garciagibson-consultores.com
[email protected]
@garciagibson

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Gasoducto Los Ramones II: borrón y cuenta nueva
Por

Sólo un grupo empresarial se interesó en participar en el proyecto transfronterizo de transporte de gas natural para la...