En enero de 2017, Estados Unidos anunciaba su salida del TPP como parte de las medidas neoproteccionistas del presidente Donald Trump, quien, con el argumento de una balanza comercial deficitaria, asegura que los tratados internacionales comerciales han dejado una profunda y negativa huella en el mercado norteamericano. Con gran sorpresa, el mundo ha visto cómo el país con mayor flujo comercial se desplaza hacia un escenario tardío de desarrollo económico hacia adentro.

Junto con la salida del TPP, Estados Unidos inició un controvertido proceso de renegociación de acuerdos comerciales que ha devenido en una eventual guerra comercial con China y, por supuesto, una álgida ronda de negociación del propio TLCAN.

No obstante, un año después de que se anunciara su retiro del TPP, en enero de 2018, los países participantes del ahora CPTPP, terminaron el proceso de negociación y firmaron un nuevo acuerdo comercial, cuya relevancia económica y geopolítica le posiciona como uno de los acuerdos más prometedores de la nueva generación de acuerdos comerciales.

Los países firmantes (Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, México, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam) acordaron respetar el marco de cooperación original del TPP tales como: comercio electrónico, promoción de las Pymes, competitividad, mejora regulatoria, desarrollo, sistemas anticorrupción, facilitación del comercio y empresas comerciales del Estado.

PUBLICIDAD

Cabe destacar que estas ocho disciplinas del ahora CPTPP, sirven de modelo y guía para procesos de modernización a tratados como el propio TLCAN y el TLCUEM (Tratado de Libre Comercio México-Unión Europea).

La aprobación que ha hecho el Senado de la República al Tratado abre a nuestro país la posibilidad de que al menos 753 productos agrícolas e industriales comiencen a penetrar nuevos mercados o bien, vean incrementados sus niveles de exportación.

Así mismo, el CPTPP ofrece la posibilidad de consolidar preferencias comerciales con socios estratégicos como lo son Canadá, Perú y Chile, y la oportunidad de mejorar el acceso a mercados de la Cuenca Asia-Pacífico y desde luego al mercado de aquellos países que se adhieran al Tratado en un futuro.

El aseguramiento de este nuevo mecanismo de cooperación económica representa para nuestro país una ventana de oportunidad de más de 23 mil millones de dólares para el sector agroalimentario específicamente ya que los productos mexicanos tendrán una ventaja comparativa respecto a aquellos provenientes de los Estados Unidos.

Los sectores estratégicos que abarca el CPTPP son: vehículos y autopartes, aeroespacial, dispositivos médicos, equipos eléctricos, cosméticos, tequila, mezcal y cerveza, aguacate, carne de res cerdo y jugo de naranja.

Resalta la atención a sectores sensibles como los lácteos, el arroz, atún y sardinas, prendas de vestir, y especialmente se salvaguarda por completo el mercado mexicano del azúcar.

La firma del CPTPP es un claro mensaje hacia la comunidad internacional, en el que se reitera que la apertura comercial, el desarrollo de nuevos mercados, la integración y cooperación económicas son al día de hoy, herramientas estratégicas para abonar al cumplimiento de las metas de desarrollo sostenible mediante la generación de ventanas de oportunidades y prosperidad.

Con toda certeza, el CPTPP es un acierto y es ejemplo rotundo de que hoy en día, no hay potencia hegemónica que haga falta para detonar comercio por arriba de los 147 mil millones de dólares adicionales en ingreso global que representa hoy este nuevo mercado. Atrayendo además a grandes mercados asiáticos que seguramente se irán integrando paulatinamente a este mecanismo.

El comercio entre los once países firmantes de este Tratado estimulará un incremento generalizado de las exportaciones de al menos un 2,43% anual, detonará un crecimiento constante del Producto Interno Bruto (PIB) y permitirá un flujo comercial del bloque hacia el resto del mundo con ventajas arancelarias más competitivas.

Mientras EU sigue encaminando su política comercial hacia un rotundo proteccionismo, México celebra la próxima ratificación de un acuerdo comercial de nueva generación que traerá grandes beneficios a lo largo de las diferentes etapas de su implementación.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ArleneRU

Linkedin: Arlene Ramírez-Uresti

Google+: Arlene Ramírez

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

cielito-querido-cafe-alma-garcia
Cielito Querido Café prefiere ir con calma hacia Estados Unidos
Por

La cafetería quiere consolidarse en México, pero también tiene la ambición de incursionar en el mercado estadounidense e...