Reuters.- Cuba denunció el jueves una escalada de las presiones de Estados Unidos para preparar una acción militar contra Venezuela y manifestó su “invariable” solidaridad con el presidente Nicolás Maduro, un fuerte aliado de La Habana en la región.

Una declaración del Gobierno de Cuba, publicada en los medios estatales, advirtió de una “aventura militar” de Washington en Venezuela disfrazada de “intervención humanitaria” y urgió a la comunidad internacional a movilizarse para impedir que se consume.

“Es evidente que Estados Unidos prepara el terreno para establecer por la fuerza ‘un corredor humanitario’ bajo ‘protección internacional’, invocar la ‘obligación de proteger’ a los civiles y aplicar ‘todas las medidas necesarias'”, señaló el texto publicado en el diario Granma, del Partido Comunista.

La Habana aseguró que era preciso recordar conductas similares adoptadas por Estados Unidos “en el preludio de las guerras que lanzó contra Yugoslavia, Irak y Libia, al precio de inmensas pérdidas de vidas humanas y de enormes sufrimientos”.

PUBLICIDAD

Puedes leer:  Venezuela va por bloque comercial con China, India y Rusia

El presidente de Colombia, Iván Duque, dijo en Washington que no se trata de una intervención militar sino de una movilización humanitaria para llevar alimentos y medicinas a las personas que sufren los “horrores de la dictadura”.

En la ciudad colombiana de Cúcuta se organizó un centro de acopio de alimentos y medicinas para enviar a Venezuela.

El Gobierno de Cuba dijo, sin más detalles, que entre el 6 y el 10 de febrero se realizaron vuelos de aviones de transporte militar hacia Puerto Rico, la Base Aérea de San Isidro, en República Dominicana y otras islas del Caribe estratégicamente ubicadas, “seguramente sin conocimiento de los gobiernos de esas naciones (…)”.

El canciller de República Dominicana, Miguel Vargas, quien está de visita en Italia, dijo que su país “rechaza la denuncia cubana sobre el uso de aeropuerto por parte de Estados Unidos”.

El líder opositor de Venezuela Juan Guaidó, quien se autoproclamó presidente del país, ha sido reconocido como jefe de Estado interino por varios gobiernos del mundo. Esta semana dijo que el 23 de febrero entrará a la nación petrolera la ayuda humanitaria de Washington para paliar la escasez de alimentos y medicinas.

 

Siguientes artículos