Los líderes de Alemania y Francia criticaron en el Foro Económico de Davos el regreso del nacionalismo y el proteccionismo, antes de la llegada del presidente Donald Trump a la reunión de la elite mundial para promocionar su política “Estados Unidos Primero”.

La canciller alemana, Angela Merkel, evocó las dos guerras mundiales y dejó abierto el interrogante sobre si la humanidad había aprendido de ellas en el encuentro anual en los Alpes suizos.

“Estamos viendo nacionalismo, populismo y en muchos países una atmósfera polarizada”, dijo Merkel ante un auditorio colmado que el viernes recibirá a Trump.

“Creemos que el aislamiento no nos ayudará. Creemos que necesitamos cooperar, que el proteccionismo no es la respuesta”, añadió Merkel, y cuestionó: “¿Aprendimos algo realmente de la historia o no?”.

PUBLICIDAD

Lee también: El protecconismo de Trump puede costarle la reelección

Poco después el presidente francés, Emmanuel Macron, reafirmó la postura de Merkel, aunque de forma crítica, señaló que la globalización está pasando por una severa crisis.

“Se ha convertido en un capitalismo de superestrellas”, expresó; no obstante, consideró que tiene que explicarle a la gente que la globalización es buena para ellos. “De lo contrario habrá nacionalistas, extremismo”.

El mandatario indicó que la distribución de la riqueza no es equitativa y se deben establecer mecanismos para combatirlo. En este sentido y como una cuestión moral, planteó que los impuestos a las grandes corporaciones sean coordinados a nivel mundial.

“Un nuevo marco global y compartido debe basarse en la cooperación y el multilateralismo. Tenemos una tremenda responsabilidad”, expresó Macron.

Antes de Merkel, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, defendió de igual forma la cooperación y lamentó las medidas que la perjudican.

“Es totalmente legítimo, comprensible, el deseo de los líderes políticos de defender a sus propios ciudadanos, a sus propias empresas y a su propia economía (…) Respeto eso, pero obviamente hay un límite”.

No te pierdas: Trump impone aranceles a lavadoras y paneles solares; México apelará

La escena en Davos de dos expotencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial –Alemania e Italia– criticando a Estados Unidos por el nacionalismo es una señal de cuánto conmocionó a los gobiernos de Europa la llegada de Trump a la Casa Blanca y cómo alteró unas relaciones vigentes desde la posguerra.

Pero tras una serie de crisis –desde la turbulencia del euro hasta el Brexit, pasando por el conflicto en Ucrania y la ola de refugiados–, Europa se siente confiada de nuevo. Su economía repuntó y la elección del líder centrista proeuropeo Macron en Francia han impulsado los esfuerzos por reformar la Unión Europea.

Con información de Reuters

 

Siguientes artículos

El proteccionismo de Trump puede costarle la reelección
Por

Las barreras comerciales de Trump pueden impulsar el empleo en el corto plazo, pero afectar su intención de reelegirse e...