La depresión en el trabajo es un problema importante. En un estudio de La Escuela de Londres de Economía y Ciencias Políticas (LSE) dicen que la depresión está costando a las naciones de Brasil, Canadá, China, Japón, Corea, México, Sudáfrica y los EU más de 246,000 millones de dólares al año.

El estudio, realizado a 8,000 empleados en estos ocho países, revela que los empleados con mayor nivel educativo tienen un impacto más negativo si permanecen en el trabajo mientras están deprimidos. Esto es debido a que son más propensos a dirigir a otros empleados y los efectos de la reacción en cadena se sienten en los subalternos.

“Los enormes costos de la depresión debido a la ausencia y a la pérdida de productividad van a aumentar a menos que los gobiernos y los empleadores la hagan una prioridad”, dijo Sara Evans-Lacko la investigadora principal del estudio.

El estudio también revela que en promedio, el 1.2% del PIB de un país se pierde debido a los trabajadores con depresión que asisten al trabajo mientras se encuentran enfermos (es decir el presentismo).

PUBLICIDAD

También puedes leer: La productividad comienza en las cafeterías 

Los costos de los empleados que asisten al trabajo mientras sufren de depresión son de 5 a 10 veces más altos que los que toman tiempo libre para recuperarse de la depresión.

Estados Unidos (84,700 mdd) y Brasil (63,300 mdd) experimentan las mayores pérdidas de productividad debido al presentismo laboral.

“Estos hallazgos sugieren que la depresión es un problema que merece la atención del mundo, sin importar el desarrollo económico de un país, los ingresos o la cultura nacional. El crecimiento de las enfermedades mentales en todo el mundo también sugiere que la escala del problema probablemente aumente, dice la doctora Evans-Lacko.

infografia_depresion

 

Siguientes artículos

¿Cambio de paradigma?
Por

El siguiente año será complicado para el crecimiento y la generación de em­pleos, debido al menor presupuesto. A los emp...