Hoy, la mayoría de las compañías, especialmente las más tradicionales, utiliza un modelo de trabajo que es más funcional para la familia de hace 50 años, es decir, un modelo en el cual existe un solo proveedor en el hogar y en el que las mujeres se dedican principalmente a administrar la casa y a la crianza de los hijos.

Éste y otros factores han provocado una brecha financiera entre hombres y mujeres que hoy provoca que el mundo deje de generar 100,000 millones de dólares, así lo afirma Celina Bosco Herman, Brand Manager para Latinoamérica de la agencia digital iProspect.

En 2015, con el soporte de Dentsu Aegis Network, iProspect comenzó a estudiar a profundidad las realidades de la brecha de género y el efecto que tiene en las economías y sociedades.  El resultado es un reporte llamado Hear Her Voice, que evidencia los retos para la equidad financiera en regiones como Asia Pacífico y América Latina.

“Si lográramos cerrar la brecha de género a nivel financiero, podríamos generar un dividendo de 100,000 de dólares en el mundo. Si esto ocurriera, veríamos muchos más emprendimientos encabezados de mujeres, generaríamos más empleo y ayudaríamos a las economías emergentes a disminuir de manera significativa la extrema pobreza”, explicó en entrevista con Forbes Celina Bosco.

PUBLICIDAD

Otro factor que amplía la brecha en el poder adquisitivo de hombres y mujeres es la falta de políticas públicas que fomenten activamente la participación de las mujeres en las áreas de las ciencias, tecnología, matemáticas e ingeniería (que son algunas de las áreas con mayores niveles de ingresos económicos).

La mayoría de los emprendimientos femeninos están enfocados en industrias que implican un desafío y desarrollo tecnológico menos complejo que los negocios iniciados por hombres como, por ejemplo, la comercialización de vestuario y artículos de belleza y servicios en general.

De acuerdo con el estudio Hear Her Voice América Latina, 42% de los emprendimientos de mujeres en México comercializa ropa y accesorios, 38% se centra en la industria de la cosmética y cuidado personal, 14% en alimentos y bebidas, 10% en madres y bebés, 9% en regalos y flores, y sólo 9% en tecnología. Estos porcentajes son muy similares para Colombia, Brasil y Argentina.

Lee también: Más de la mitad de las amas de casa y madres de la CDMX tienen dos trabajos

 

La familia y el hogar, ¿una carga ineludible?

Los estudios Hear Her Voice concluyeron que la gran mayoría de las mujeres deciden empezar su propia empresa porque quieren tener más flexibilidad de horario para poder cuidar de su familia, y porque quieren ayudar a sus integrantes a mejorar su calidad de vida.

“Ambas motivaciones tienen como común denominador las necesidades familiares.  En América Latina, 46% de las emprendedoras declara que su principal motivación es poder trabajar desde la casa, y 20% dijo estar en condiciones de ser el sostén económico del hogar”, explica Celina Bosco.

De acuerdo con estudios de Victoria147, hoy en México, las mujeres dedican en promedio 4 horas diarias más que los hombres al cuidado de los niños y las tareas del hogar.

En opinión de la experta en comunicación, las barreras de las mujeres para emprender son las mismas alrededor del mundo y deben ser combatidas.

“Las mujeres emprendedoras presentan carencias comunes en tres áreas fundamentalmente: acceso a mentoras que sirvan de fuente de inspiración y experiencia, acceso a programas de capacitación que les ayuden a administrar mejor sus negocios, y acceso a financiamiento formal para comenzar sus empresas o hacerlas crecer”.

Algunas de las medidas más efectivas que el estudio propone para para mejorar las oportunidades de las mujeres en desventaja son:

  • El acceso gratuito o de muy bajo costo a educación preescolar de calidad, que permita a las mujeres no sólo enfocarse en la crianza de los hijos, sino tener la oportunidad de acceder a un trabajo de tiempo completo y bien remunerado.
  • Programas escolares que fomenten las áreas de las ciencias, tecnologías, matemáticas e ingeniería de igual forma entre niños y niñas.
  • Políticas públicas que hagan ilegal discriminar el acceso a cargos laborales por sexo, estado civil, embarazo o potencial embarazo, y responsabilidades familiares.

Te recomendamos: “Las mujeres no pueden dejar de hablar de discriminación”

 

Siguientes artículos

El box y la cerveza también son cosas de mujeres
Por

Una mujer está a cargo de ‘vender’ una de cada cinco cervezas de Grupo Heineken en EU con una estrategia orientada al pú...