El beneficio del mayor prestamista de Alemania fue golpeado, luego de que gastara 894 millones de euros en multas y esperados acuerdos recortaran una modesta alza de 2% en los ingresos netos.

 

Reuters

Deutsche Bank reportó una pérdida neta en el tercer trimestre debido a que fuertes costos legales afectaron sus ganancias, mientras que una mejoría en los resultados de su banca de inversión no le alcanzó para lograr las grandes utilidades vistas por otros prestamistas.

La pérdida se conoce un día después de que el banco reorganizó y amplió su directorio nombrando a un banquero de Goldman Sachs como jefe financiero y creando un nuevo consejo para mejorar el enfoque del prestamista en la resolución de una larga lista de demandas judiciales e investigaciones.

El mayor prestamista de Alemania informó de una pérdida neta trimestral de 92 millones de euros (mde) (117 millones de dólares), luego de que fuertes cargos por multas y esperados acuerdos recortaron una modesta alza de 2% en los ingresos netos.

La división de banca de inversión del grupo tuvo un importante aumento del 9% en sus ingresos debido a que el negocio de intermediación de deuda aumentó 15%, un alza relativamente modesta comparada con la de sus rivales estadounidenses.

Morgan Stanley reportó un aumento del 87% en las ganancias debido al alza de las intermediaciones.

Deutsche Bank gastó 894 mde en costos por litigios en el trimestre. En total, el prestamista ha desembolsado alrededor de 7,000 mde (8,900 millones de dólares) en multas y acuerdos desde 2012.

El banco también expresó una nota de cautela sobre algunos de sus revisados objetivos de ganancias para 2015, al decir que continuaban las condiciones desafiantes en varias áreas, entre ellas las operaciones bancarias.

Pero Deutsche Bank dijo que “en términos generales estaba en camino” de cumplir su promesa de una ganancia de entre 13 y 15% en su división de banca de inversión.

Las acciones de Deutsche Bank caían 1.4% el miércoles, lo que se suma a una baja del 28% en lo que va del año.

 

Vientos en contra

El banco está finalizando un plan de reestructuración de dos años iniciado en 2012, que ha provocado una caída en los costos y un alza en las ganancias operacionales, pero la amenaza de nuevas sanciones ha ensombrecido el precio de sus acciones.

El riesgo de unos costos adicionales se ha transformado en una nueva carga para Deutsche Bank, en momentos en que reguladores en Estados Unidos, Alemania y Reino Unido investigan posibles intentos por manipular tasas de interés de referencia y presuntas violaciones de las sanciones impuestas por Washington contra Irán, entre otros asuntos.

“Sigue habiendo incertidumbre sobre el momento y el tamaño de potenciales impactos” por litigios, dijo el director financiero del banco, Stefan Krause, en una conferencia telefónica con analistas.

El banco ha reorganizado su consejo de administración añadiendo a dos miembros. Uno de ellos, Christian Sewing, se dedicará principalmente a la resolución de asuntos jurídicos, mientras que el otro, Marcus Schenck, un banquero de inversión de Goldman Sachs y ex jefe de finanzas del grupo energético alemán E.ON, reemplazará al actual jefe de finanzas, Stefan Krause.

 

 

Siguientes artículos

Una gran deflación se aproxima (IV)
Por

Es absurdo que nuestras autoridades financieras y monetarias continúen siguiendo las recetas equivocadas de solución a l...