La Ley de Ingresos de la Federación de 2018 calculó que se recaudarán 46,762 millones de pesos por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a bebidas azucaradas y alimentos no básicos con alta densidad calórica, de eso 36.38% se destinarán a la prevención del sobrepeso y la obesidad.

Si se aprueba sin cambios el Presupuesto de Egresos a la Federación, el gobierno federal destinará 17,016 millones a programas con algún componente enfocado en la prevención del sobre peso y la obesidad, así como el acceso al agua potable.

Un análisis elaborado por Probatio, una consultoría de estudio e investigación en políticas públicas, señala que el gasto en dichos programas fue 29% menor que lo recaudado en 2016 que ascendió a 40,279 millones de pesos, y 19.34% menos en 2017, que hasta el segundo semestre de 2017 se recaudó 20,939 millones de pesos.

Pero el cálculo de lo que se gastó en programas con algún componente para la prevención del sobrepeso y la obesidad o para asegurar el acceso al agua potable en 2016 y la primera mitad del 2017 podría ser mucho menor, toda vez que dichos programas no detallan el destino de los recursos que se le otorgan, señaló Atzimba Baltazar, consultora de Probatio.

PUBLICIDAD

“Mientras los ingresos por los dos IEPS han ido aumentando cada año, el gasto en prevención tiene muchas complejidades. No es posible conocer a ciencia cierta cuánto se gasta en prevención porque no hay un programa presupuestario destinado específicamente a esto, hemos encontrado programas a través de los cuales se hacen actividades de prevención, pero no sólo se destinan con ese fin”, explica Baltazar.

En ese sentido la consultora advierte que es necesario transparentar y monitorear los recursos que se destinan a las actividades de prevención del sobre peso y la obesidad y para el acceso a agua potable.

Recomienda aumentar 20% del IEPS a bebidas azucaradas y alimentos no básicos con alta densidad calórica; fijar un piso mínimo de gasto en prevención lo que se recauda de estos impuestos; y focalizar las acciones de estos problemas de salud.

“La Organización Mundial de la Salud, lo que recomienda es a los países que realmente quieren atender estos problemas es que deben invertir por lo menos equiparar el gasto en prevención al gasto en atención. En 2016 debimos de haber visto un gasto en prevención equivalente a lo que se recaudó, lo mismo en 2017”, detalla.

Pero también es necesario transitar de un esquema que fragmenta el presupuesto enfocado a la prevención de estas enfermedades a una política presupuestaria integral a través de un programa rector que permita ampliar y focalizar las acciones de prevención, señala Probatio.

La especialista recuerda que actualmente, siete de cada 10 mexicanos tiene problemas de obesidad o sobrepeso y uno de cada tres niños del país también padece este tipo de enfermedades.

 

Siguientes artículos

donald-trump
Trump advierte en cumbre de APEC que no tolerará abusos comerciales
Por

El mandatario estadounidense dijo que insistirá en políticas justas y equitativas.