Coronavirus China America Latina

SUSCRÍBETE DE FORBES MÉXICO

No hay margen de error para buscar nuevos socios de negocios, si algunos países de la región ven limitado el intercambio comercial con China ante la crisis de salud desatada por el nuevo tipo de coronavirus. Esto puede traducirse en un menor crecimiento en economías como Chile, Perú y Brasil.

La primera alerta proviene de datos del Buró de Estadísticas Comerciales del Fondo Monetario Internacional (FMI). Fitch Ratings advirtió, en febrero pasado, que las calificaciones soberanas y corporativas de la región podrían verse afectadas ante la alta dependencia de la exportación de commodities y la baja en los precios, si la duración de emergencia es prolongada.

Te puede interesar: Hacienda alista plan para proteger economía ante expansión de Covid-19

“La venta de producción agrícola, minera y envíos de combustible a China representa una proporción interesante en muchos países de América Latina”, advierte.
El panorama se ennegrece si se considera que las previsiones para América Latina ya implicaban una recuperación amenazada por riesgos fiscales, políticos y de gobernabilidad (principalmente, por las protestas sociales).

“El coronavirus introduce un nuevo riesgo a la baja en las expectativas”, sentencia.

¿Por qué preocupa que la economía de China se ralentice? Los economistas coinciden en que hoy hay poco espacio fiscal en las economías para proveer estímulos ante impactos externos.

“No podemos olvidar que los riesgos siguen latentes ante la posibilidad de ver enfrentamientos en materia de política comercial”, explica Juan Rich, director de Análisis y Estrategia Bursátil de Grupo Financiero Ve por Más.

El analista detalla que los primeros impactos ocurrieron en la certidumbre de los inversionistas, pues, en la primera semana que se difundieron noticias sobre el virus, el índice Fear and Greed (que mide la confianza de los mercados a nivel global) sufrió una reducción, de 95 a 48 puntos, un retroceso atípico de 50%.

EL CONTAGIO

Los países latinoamericanos que ya tienen perspectivas negativas son Aruba, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Panamá y Uruguay. Aun- que Argentina también está en la “lista negra” en cuanto a la revisión de notas soberanas, lo cierto es que, actualmente, este país ya cuenta con una calificación CC, que lo coloca lejos del grado de inversión.

El cobre, el aluminio, el acero, el zinc y el petróleo han mostrado bajas desde que ocurrió el estallido de la crisis de salud, que ha ocasionado restricciones severas del gobierno chino para viajar y realizar algunas actividades económicas. Para el mundo, esto es todo un problema: China es uno de los principales compradores de commodities y recursos naturales de exportación. Fitch detalla que las finanzas de México, Colombia y Ecuador tienen una alta dependencia de los precios del petróleo, mientras que Chile y Perú son muy sensibles al precio del cobre.

Coronavirus china

Los funcionarios realizan trabajos de desinfección en los trenes subterráneos para evitar la propagación del nuevo tipo de coronavirus en Asia. Foto: Fatemeh Bahrami/Anadolu Agency via Getty Images

En materia de corporativos, la calificadora considera que hay unos más expuestos que otros. Entre los nombres, destacan Southern Copper (estadounidense con operaciones en México y Perú) y Vale (Brasil), que están bien posicionados y pueden tolerar periodos de volatilidad; mientras que empresas como Codelco (Chile) o la productora de plata, plomo y zinc Volcan (Perú), pueden ser más vulnerables ante los movimientos en el precio del cobre y zinc.

“Si el precio del cobre se debilita, el nivel de flujo de caja y el perfil de crédito de Codelco podrían restringir su acceso al crédito; mientras que en el caso de Volcan, se observa un margen limitado para reducir los niveles de deuda, que podría acortarse más ante precios más débiles en zinc”, comenta Rich.

En materia de petróleo, Ecopetrol (Colombia) y Pemex (México) tienen una perspectiva negativa asociada a la perspectiva soberana.

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER DE FORBES MÉXICO

Otros indicadores de los efectos económicos están relacionados con el mercado de automóviles, pues China representa 30% de la demanda global de éstos, y las ventas han retrocedido desde principios de enero.

En materia de turismo, Hong Kong, Tailandia y Camboya, que figuran entre los destinos más pujantes de Asia, han visto reducida la afluencia de visitantes.
Juan Rich es enfático en que, si bien puede intuirse qué industrias y países serían los más afectados, aún es difícil predecir el impacto que puede tener la alerta de salud en la economía, pues, en el pasa- do, crisis como el SARS o la influenza A-H1N1 estuvieron acompañadas de la Guerra del Golfo y la crisis financiera internacional, respectivamente.

Por otra parte, la calificadora Moody’s ha sido más osada y ha catalogado la propagación del nuevo coronavirus como el riesgo de “cisne negro”, más grave aun que la crisis financiera; y advierte que puede haber una correlación estrecha entre los precios de los materiales industriales, que han bajado 7.1%, y la economía global, que (todavía) se espera crezca 3.3% este año.

google news forbes
 

Siguientes artículos

SpaceX Falcon-9 Rocket And Crew Dragon Capsule Launches From Cape Canaveral Sending Astronauts To The International Space Station
Crónica Visual | SpaceX : inicio de una nueva era espacial
Por

Tras 19 horas de viaje, los astronautas de la NASA Bob Behnken y Doug Hurley llegarán a la Estación Espacial Internacion...