Por Thomas Fox-Brewster

Desde su enfrentamiento en 2016 con Apple por el acceso al iPhone del terrorista de San Bernardino, Syed Rizwan Farook, algunos en el FBI han probado un rumbo diferente cuando se trata de lidiar con un Silicon Valley cada vez más consciente de la privacidad. A su vez, Apple recientemente ha estado ofreciendo ramas de olivo a los policías que intentan acceder a datos en iPhones encriptados, ha habido un esfuerzo en nombre de los federales por desarrollar un enfoque más cooperativo.

John Bennett, agente especial a cargo de la división del FBI en San Francisco, es uno de los que presenta esta nueva narrativa de bonhomía y camaradería.

Según los informes, Bennett fue una de las figuras fundamentales en el incidente de San Bernardino, aunque no le contará mucho a Forbes al respecto.Y ahora se encuentra como un pacificador en el panorama de las actuales Crypto Wars, donde los teléfonos inteligentes y los gigantes de software desarrollan una encriptación cada vez más poderosa, brindando a los ciudadanos una mayor privacidad, mientras que los policías tratan de socavar que esas protecciones también beneficien a los delincuentes.

PUBLICIDAD

Bennett ha sido un soldado en esta guerra desde hace un tiempo, después de haber sido el jefe de la Sección de Análisis y Forense Digital en la División de Tecnología Operacional, una de las principales unidades de piratería del FBI con sede en Quantico, Virginia. Y él continuará encontrándose en medio de las peleas entre los federales y los técnicos cada vez con una perspectiva más pro-privacidad; el buró de San Francisco es un intermediario entre las unidades nacionales del FBI y los gigantes de Silicon Valley como Apple.

Después de hablar con Bennett justo antes de Navidad, estaba claro que la relación entre Apple y las fuerzas del orden público (al menos en San Francisco) era mucho más estrecha de lo que el hilo de historias de los medios hubiera podido aparentar. Tenía muchos elogios para Apple, particularmente por su asistencia directa para la aplicación de la ley, no solo en el FBI, sino también en los departamentos de policía locales.

Eso incluyó la capacitación en el Laboratorio forense de informática regional de Silicon Valley (RCFL) del FBI. “Han ofrecido capacitación para forenses de Mac y lo hacen para una gran cantidad de agentes de la ley. Simplemente estamos en su patio trasero, por lo que es un poco más fácil para cuando quieren hacer una clase”, dijo Bennett. “Programamos algo, vienen a las instalaciones y traemos personas de todo el país para que trabajen con ellos. Ofrecen esas clases de capacitación forense, no solo para el FBI, sino también para los departamentos locales”.

 

¿Cómo entrenan a los policías?

Hay poca información pública sobre el entrenamiento de Apple para la aplicación de la ley y no es algo que el creador del iPhone haya discutido abiertamente. Pero una fuente cercana a la compañía le dijo a Forbes que aunque su capacitación no incluye información sobre cómo romper la seguridad de Apple para acceder completamente a los dispositivos, los empleados guían al FBI a través de los mejores procesos para obtener información de iPhones sospechosos, Mac y cuentas de iCloud, con las pautas públicas de la compañía. Los agentes forenses reciben actualizaciones sobre cualquier cambio en iOS o MacOS que pueda tener un impacto en las investigaciones, dijo la fuente.

Gran parte del tiempo de Apple se le otorga a la policía local y regional, quienes no conocen ni la tecnología ni el proceso para solicitar datos de Apple, agregó la fuente. (Describieron un caso en el que un departamento de policía local imprimió 15,000 páginas cuando recibió un archivo de datos de Apple, en lugar de tratarlo digitalmente). Apple también ofrece capacitación gratuita.

Mirando hacia atrás al tiroteo de San Bernardino y sus consecuencias, Bennett recuerda mucho la historia del gobierno vs. Apple. “Mucha gente hizo mucho para que todos estuvieran en guerra unos con otros… Apple es una gran compañía por la que sentimos un gran respeto”, dijo a Forbes.

“Tenemos una gran relación con ellos desde una perspectiva de campo local y también desde la comprensión de los productos y lo que hacen desde un punto de vista de ingeniería, que [vuelve] a Quantico”. Esa base de Virginia es donde el FBI lleva a cabo gran parte de su trabajo de piratería y ofensiva contra los delincuentes y su tecnología, en particular a través de sus laboratorios de informática forense y la Unidad de Tecnología de Interceptación de Datos (DITU).

Según Bennett, la relación no va en una sola dirección. “Desde nuestra experiencia en San Francisco, tenemos reuniones con Apple y no solo son una gran compañía, sino que también son víctimas. Sus productos se ven afectados y sus empleados se ponen en peligro, por lo que nos llaman a nivel local para muchas cosas para las que necesitan ayuda”.

 

Un poco de amor perdido

No es que haya una tabula rasa para escribir una nueva historia de amor entre los gigantes tecnológicos y los policías. El enfoque de Bennett como jefe de un departamento que actúa como enlace entre Silicon Valley y la aplicación de la ley estadounidense en general parece, a primera vista, menos beligerante que el de sus colegas. A principios de este mes, su jefe y la cabeza del FBI, Christopher Wray, pronunció un discurso en la Universidad de Fordham, durante la Conferencia Internacional sobre Seguridad Cibernética del FBI, en la que dijo que mientras el FBI apoyaba el cifrado fuerte el software necesitaba “diseñarse cuidadosamente para no socavar las herramientas legales que necesitamos para mantener a este país a salvo”.

La semana pasada, según lo informado por Motherboard, el experto forense del FBI Stephen Flatley llamó a Apple “idiotas” y “genios del mal” por hacer cada vez más difícil que los investigadores ingresen a los dispositivos. Y el año pasado, surgió otro enfrentamiento inminente, ya que los federales buscaron acceso al iPhone SE del francotirador de Texas Devin Kelley, quien mató a 26 personas en la First Baptist Church en Sutherland Springs en noviembre. Según los informes, Apple ofreció ayuda al FBI para obtener datos del teléfono de Devin poco después de saber que los policías querían acceder al teléfono, pero no recibió una respuesta del FBI.

Una fuente familiarizada con el asunto le dijo a Forbes que, para acceder a ese teléfono, el FBI se dirigió a al menos un tercero, solicitando asistencia para ingresar al iPhone de Kelley, tal como lo hizo la agencia para el dispositivo San Bernardino, lo que involucró un pago de entre 900,000 y 1.5 millones de dólares para el postor exitoso. Forbes no pudo determinar si se adjudicó un contrato o si el FBI encontró una forma de ingresar al dispositivo. Un portavoz del FBI dijo que no tenía nada más que agregar al asunto que lo que ya era público.

Bennett no está completamente enamorado del enfoque de Apple en cuanto a mejorar la seguridad del iPhone con capas de cifrado. Pero él entiende el enfoque de la compañía de Cupertino. “Están en un ambiente interesante donde tienen que atender un proceso legal de las agencias, desde el FBI hasta el GCHQ, pasando por los servicios chinos y rusos. Están tratando de asegurarse de que todos jueguen desde un nivel de campo.

“Lo que Apple ha intentado hacer en el pasado es diseñar su capacidad para no tener acceso a los datos privados de las personas, y ese es el balance del que el anterior director [del FBI] [James] Comey hablaba, el equilibrio entre seguridad y privacidad. No estamos aquí para decir que una es mejor que el otra “.

 

Siguientes artículos

Como reducir costos para navegar en Internet
Por

La densidad suele ser una gran desventaja de las grandes ciudades, pero se puede volver una ventaja a la hora de reducir...