Como cada año, la llegada del nuevo iPhone ha desatado un alud de reacciones y especulaciones sobre la capacidad de Apple de entregar un producto suficientemente innovador y atractivo como para mantener al teléfono inteligente por definición como el modelo con el que se compara a todos los equipos de gama alta.

Este 2017, sin embargo, no fue uno, sino dos, los teléfonos presentados en el auditorio Steve Jobs de la sede de Apple en Cupertino, California, y la respuesta de la prensa especializada no se hizo esperar.

No obstante, hasta el momento el único modelo en llegar al mercado ha sido el iPhone 8, que ha sido definido por la revista Wired como “el mejor teléfono de Apple, y también el más aburrido”, y el que en términos estrictos representa una actualización del iPhone 7 más que un cambio de generación.

Con un nuevo modelo en los estantes en vez de dos —el iPhone X comenzará a venderse a principios de noviembre—, la conversación se ha centrado en el 8, y a juzgar por el tono —Reuters ha reportado ventas por debajo de lo esperado— podría pensarse que Apple está en apuros.

PUBLICIDAD

Lee también: ¿Adiós a la magia de Apple?

El tema de las ventas del iPhone no es algo menor desde la perspectiva de los negocios. Se trata del dispositivo más vendido en la historia de la humanidad, con más de 1,000 millones de unidades desplazadas, y uno de los indicadores de la salud de la industria de la electrónica de consumo, por lo que en Forbes consultamos a Horace Dediu, fundador de la firma de consultoría Asymco y uno de los analistas más respetados del sector, quien ha seguido a Apple desde hace casi una década.

A continuación, presentamos una entrevista realizada vía correo electrónico, editada para fines de claridad:

Un indicador clásico del entusiasmo del mercado por los productos de Apple son las filas afuera de sus tiendas, y en el caso del iPhone 8 fueron prácticamente inexistentes, ¿cómo podemos interpretar ese hecho?

No sé a ti, pero a mí no me gusta esperar en una fila. No creo que Apple considere esas largas filas como una buena experiencia de usuario para sus clientes. Con los años, Apple ha podido mejorar la disponibilidad y los pedidos en línea para que la espera pueda eliminarse. Una mejor manera de medir el interés en los nuevos modelos es echar un vistazo a las ventas, que parecen ir al alza incluso mientras las filas han estado bajando.

Parece que el iPhone 7 está vendiendo más que el iPhone 8, ¿qué opinas al respecto?

¿Es un hecho? Creo que esa noción proviene de una encuesta de tiendas de operadores en Estados Unidos en un corto periodo de tiempo. La combinación de los modelos vendidos nunca se ha conocido y es una cuestión de especulación.

La única información que tenemos es el precio promedio de venta derivado de la división de los ingresos por el número de unidades vendidas (e ignorando la venta a mensualidades). Este precio estableció un nuevo récord durante los últimos 12 meses. Las expectativas son que aumentará de nuevo a otro récord el próximo año.

Debo agregar que esto nunca se ha observado en el negocio de los teléfonos, hasta donde yo sé. La tendencia ha sido la opuesta.

¿Cuál es la perspectiva del iPhone 8 frente al iPhone 7 y el iPhone X?

Es probable que el iPhone 8 sea el modelo más vendido en los próximos 12 meses. El iPhone X será el mejor vendido en el primer trimestre, pero creo que quedará en segundo lugar en los siguientes trimestres. El iPhone 7 terminará tercero.

¿Qué piensas sobre los precios de los teléfonos inteligentes? ¿No son demasiado altos? ¿Cuán amplia es su elasticidad?

Los precios de teléfonos inteligentes son muy bajos. El precio de venta promedio de un smartphone en el mundo es de menos de 300 dólares. (Puedes ver un desglose por región aquí.)

Los precios de iPhone son en promedio de más del doble que el resto de los teléfonos inteligentes. Es necesario tener en cuenta que la última línea de Apple también incluye el iPhone más barato: el SE, que ahora comienza en 350 dólares.

No creo que el precio promedio de venta global aumente en 2018. Probablemente disminuirá como lo ha hecho por un largo tiempo. Los precios promedio de iPhone aumentarán, pero probablemente solo en 10 dólares más o menos.

Los niveles de precios de iPhone son bien entendidos (publiqué un análisis aquí), sin embargo, lo más importante es que el iPhone sigue teniendo un precio aproximado de 1 dólar por día, sin importar el modelo, y como tal, el valor que los usuarios perciben es muy alto.

El iPhone más caro cuesta alrededor de 8 centavos por hora de uso, 1.4 centavos cada vez que lo desbloqueas y 1 centavo por cada 25 interacciones que tengas con él (taps en la pantalla). Sobre una base de uso, el iPhone es extraordinariamente económico.

No conozco ningún producto de consumo que sea más barato. Esto está determinado en parte por la intensidad de uso y por el alto valor de reventa (el que asumo es de 30% del valor residual después de 2 años).

¿Realmente necesitamos una pantalla OLED sin bordes en un teléfono inteligente? ¿Qué hay de la tecnología de reconocimiento facial?

Al no tener bordes, puedes tener una pantalla más grande que el iPhone Plus en un teléfono del tamaño de un iPhone. Creo que los usuarios valorarán tener más pantalla en un teléfono más pequeño. Ciertamente yo lo haría.

Además, tener un display OLED significa que la pantalla puede tener una pequeña curvatura y también entregar un negro más agradable y verdadero.

El reconocimiento facial ahorra tiempo y es más seguro. No conozco otra forma de mejorar la experiencia de algo que haces 30,000 veces al año.

 

Siguientes artículos

Heineken aumenta ventas pese a baja demanda en Europa y EU
Por

El precio de las acciones caía un 2.52% a 82.83 euros a las 1218 GMT, convirtiendo los papeles en uno de los más débiles...