Ser futbolista en México es sinónimo de una estrategia jugosa, según las cifras disponibles, la nómina anual de la Liga MX alcanza los 84 millones de dólares. No todos pueden ostentar el título de estrellas, pero  quienes lo logran, tienen a su alcance lujos y comodidades. 

 

Por Ivan Pérez

 

PUBLICIDAD

Humberto Suazo es el líder de Los Rayados del Monterrey y es el jugador mejor pagado de México. A sus 31 años, vive en la colonia Valle Oriente, en una de las zonas residenciales de Monterrey y, aunque es un romperedes estrella, no le gusta exhibirse como otros cracks del fútbol. Quizá este estilo de vida lo adquirió desde pequeño en San Antonio, Chile, su pueblo natal, donde vivía con un salario muy bajo que le permitía sobrevivir de milagro.

También ha sido golpeado por el infortunio: su padre falleció en 1998 víctima de cáncer, su mamá también tiene el mal y su esposa, Gretel, perdió a su bebé al tercer mes de embarazo.

Hoy, Humberto Suazo, mejor conocido como El Chupete, es un hombre afortunado. Recientemente, su equipo le extendió su contrato hasta junio de 2016 con una garantía salarial de 3 millones de dólares (mdd) anuales.

Hace 6 años, (la tarde del 12 de agosto de 2007, Humberto Suazo hizo su debut en México), Los Rayados pagaron por sus piernas la cantidad de 5 mdd, el movimiento más alto en la historia del fútbol mexicano, según la firma de cotización de jugadores Transfermarkt.

No es el único. De acuerdo con cifras disponibles, la nómina salarial anual de la liga mexicana de fútbol asciende a 84.1 mdd, que se reparte –no de manera equitativa evidentemente– entre 400 jugadores, lo que significaría una nómina mensual de 7 mdd.}

 

 

El empleado del año

Quienes lo conocen afirman que El Chupete es un “chico reservado”, que no le gustan las grabadoras o los tumultos. Seguramente, es una de las figuras públicas más queridas de la ciudad y del estado. Él es el máximo goleador en la historia de Los  Rayados (al cierre de esta edición llevaba 102 goles).

Sin embargo, pese a su fobia a los reflectores, Suazo tiene ocho páginas de Facebook creadas por aficionados, más de 20,100 videos en Youtube y su cuenta de Twitter, que no la actualiza regularmente, supera ya los 100,000 seguidores. Es un ídolo.

Mauricio García de la Vega, director y fundador de la agencia de jugadores Iconstar, detalla que la Liga MX es una vitrina (y una mina de oro) para quienes saben capitalizar su buen juego. “El fútbol mexicano puede superar incluso salarios de Portugal, Grecia, Holanda y hasta algunos de España”.

Rafael Lebrija, ex presidente de Los Diablos Rojos del Toluca, de Las Chivas del Guadalajara, y quien trajo a José Saturnino Cardozo, uno de los extranjeros más importantes que jugó en México, comenta que “se paga tan bien que hay riesgo de que los equipos caigan en números rojos”.

Pero Monterrey no es un club convencional, atrás está FEMSA, que es dueña de futbolistas como Aldo de Nigris, Omar Arellano, Walter Ayovi; 17 en total, cuyo valor de sus cartas supera el millón de dólares.

“Todo se suma para definir el sueldo de un jugador; desde las asistencias, los goles, los minutos jugados, si es seleccionado o no, si es titular o suplente”, explica Rogelio Roa, director general de la consultora Dreamatch Solutions.

En este caso, El Chupete tiene un punto en contra: su personalidad, que no le permite explotar su imagen y destreza más allá de la cancha. No es carismático, es poco accesible ante la prensa, demasiado explosivo en su carácter y al menos un par de veces ha confesado su deseo de migrar de Monterrey. Pese a todo eso, algunos patrocinadores decidieron ficharlo: Gillete, Nike y la cervecera Cristal.

Después de él está otro extranjero en la segunda posición de los mejor pagados de la Liga MX. Es Christian Benítez, un ecuatoriano enrolado en Las Águilas del América. Vale la pena contar parte de su historia por una razón: es el traspaso más alto en la historia del fútbol mexicano.

A Benítez, la figura de Las Águilas, le gusta vestir y calzar muy bien. En su clóset hay zapatos Dolce & Gabbana y más de 20 jeans de marcas como Hugo Boss y Armani. Su esposa Lizeth también comparte la afición de Christian y presume bolsas de Louis Vuitton.

El América, perteneciente a Televisa, sacó de su chequera 10 mdd para comprar su carta al Santos de Torreón.

El ecuatoriano llegó a México con un valor de 500,000 dólares, según la agencia de jugadores ISM. Hoy se cotiza en 9 mdd y gana 2.7 mdd al año, el precio más alto en su historia profesional.

Conclusión: las condiciones salariales son benévolas si eres un jugador estrella de la Liga MX. “90% de los equipos paga bien y en tiempo” dice Rogelio Roa, quien también tiene un MBA en Football Industries de la University Liverpool.

 

El lado oscuro

Nadie en los clubes del fútbol mexicano se atreve a hablar de sus finanzas. “Son datos confidenciales”, argumentan los directivos de los equipos. ¿Por qué? Por una cuestión de opacidad. “Hay dobles y hasta triples contratos. Uno con el jugador, otro ante la Federación y otro más para el fisco”, acusa Roa.

Un ejemplo: en julio de 2010, las comisiones del Trabajo, Hacienda y Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación de la Cámara Diputados analizaron la presunta elusión y evasión fiscal en la que incurrió Cruz Azul y jugadores con la elaboración de dobles contratos.

Además, en los últimos 10 años, equipos como Atlas, Puebla, Querétaro y la extinta franquicia de Indios de Ciudad Juárez han tenido problemas con Hacienda por el tema del origen, destino y evasión de impuestos. Por eso el silencio de directivos y dueños de equipos.

En México, entonces, hay al menos 400 futbolistas en la Primera División y todos tienen un contrato diferente. “Cada caso es particular, las cláusulas son distintas y depende de diferentes condiciones”, advierte Mauricio García.

En contraste, la MLS en Estados Unidos, la Premier League de Inglaterra, la Liga BBVA de España, la Ligue 1 en Francia, la Bundesliga de Alemania, hacen público los salarios de los jugadores, el valor de las franquicias y hasta los estados financieros de sus clubes.

La comparación es de escándalo: The Strongest, el equipo económicamente más fuerte de Bolivia, tendrá 1.5 mdd para su presupuesto anual en 2013, informa el secretario general del equipo Freddy Tellez. Es decir, El Chupete ganará dos veces más que lo que gastará el equipo sudamericano.

El sociólogo Rory Miller, en su estudio llamado Studyng Football in the Americas, analizó el caso financiero de la Liga MX y, entre otras cosas, detectó que el principal instrumento para financiar al fútbol son los patrocinios. Lo dice así: “Detrás de cada equipo hay una empresa muy grande que lo respalda”.

Televisa, Cemex, FEMSA, Cementos Cruz Azul, Grupo Salinas, Caliente, América Móvil, Grupo Pachuca, son algunas de las empresas que están detrás de los equipos de Primera División. “Por eso se gasta tanto. Por ello, la mayoría de los equipos tiene para pagar altos salarios y sin ningún problema”, dice Rafael Lebrija, quien también fue titular de la Primera División hace algunos años.

Así, con cifras en mano, el cruce de datos deja muchas lecturas. Por ejemplo:

1)  En México hay al menos 22 jugadores que ganan más de 1 mdd anuales; mientras que en Estados Unidos hay deportistas como el francés Thierry Henry que tiene un salario por 5.6 mdd, cuando sólo ocho jugadores del campeonato (MLS) perciben 1 mdd.

2)  Brasil tiene a 6 de los 10 futbolistas con más alto salario en toda América, pero lo cierto es que la Confederación Brasileña de Futbol (CBF) detalló en un estudio publicado en su sitio web que no todos gozan de esas condiciones, ya que 60% de sus jugadores percibe el salario mínimo.

3)  El jugador mejor pagado en la Liga MX gana 346 veces más que el mejor salario de un jugador de la liga de Jamaica; 81 veces más que el de Honduras; 25 más que el de Uruguay y 21 más que el de Guatemala.

El monto de los salarios de los futbolistas en México, según las expectativas, irá al alza. Como contexto, en 2004, Claudio El Piojo López ganaba con el América 1.8 mdd; en 2010, Salvador Cabañas, también de Las Águilas, 2.7 mdd; hoy, Suazo gana 3 mdd. De igual forma, la nueva tendencia de este mercado –donde empiezan a destacar más los jugadores a temprana edad– provocará que la profesión del futbolista sea más redituable.

Por lo pronto, Humberto Suazo practica en la sala de su casa porque tiene pensando que, algún día, mezclará música en algún antro; mientras que Christian Benítez continuará atiborrando su clóset con su ropa de colección, o quizá apueste, como en 2010, un auto con algún jugador rival.

 

Forbes México ha preparado la lista de los 15 futbolistas mejor pagados en México. Da click aquí para verla. http://goo.gl/6yzh7

 

Siguientes artículos

¿Qué mata nuestra productividad en el trabajo?
Por

Un estudio revela algunas cosas interesantes: los oficinistas buscan espacios abiertos de trabajo, pero menos distraccio...