SWIFT es una asociación que se encarga de respaldar la información que se transmite entre bancos, instituciones financieras y corporativos de gran escala. Su CEO nos compartió cómo hacen frente a retos como la evolución de la tecnología (y el hacking) y las acusaciones por parte de Edward Snowden.

 

 

Gottfried Leibbrandt es holandés. Desde 2005 ha trabajado en la Sociedad para la Telecomunicación Financiera Interbancaria Mundial (SWIFT, por sus siglas en inglés). Hace dos años que fue nombrado CEO y está a cargo de resguardar la información en las transacciones entre más de 10,000 organizaciones bancarias, instituciones de valores y clientes corporativos en 212 países.

PUBLICIDAD

Para tener una noción del valor de la información, de acuerdo con el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), tan sólo en junio el monto de los depósitos bancarios transfronterizos fue equivalente a 40% del PIB global, es decir, alrededor de 50 billones de dólares (sí, billones, con doce ceros).

Gottfried Leibbrandt explica a Forbes México que SWIFT  no controla dinero, pero sí es la sociedad cooperativa que proporciona una plataforma de comunicaciones, productos y servicios para intercambio de información… En otras palabras, son el mensajero de la información monetaria que mueve al mundo.

“SWIFT administra pagos transfronterizos y domésticos, de tesorería y de tráfico de divisas y valores. También cuenta con servicios como analíticas, gestión de riesgos, resiliencia  y herramientas de cumplimiento (compliance)”, dice en entrevista.

 

swiftEvolución tecnológica, un arma de doble filo

SWIFT nació en Bélgica, en 1973, ante el aumento en el uso de Télex, un dispositivo telegráfico de transmisión de datos que envía y recibe mensajes mecanografiados punto a punto a través de un canal de comunicación que puede ir desde un par de cables de telégrafo; ése era el principal vehículo para realizar transacciones entre un banco y otro.

Hoy, SWIFT procesa tantas transacciones en un solo día como las que se registraron en todo 1973.

“La creciente complejidad de los mercados financieros y la innovación tecnológica  crean todo tipo de amenazas y desafíos a los bancos. La doble prioridad de SWIFT recae en asegurar la resiliencia y confidencialidad  de los datos que administramos,  para garantizar la seguridad y la transmisión segura de mensajes, que deben estar constantemente monitoreados. Además,  los  procedimientos de seguridad y protección requieren una gran inversión.”

 

Regulación y espionaje

La forma en que la regulación que se inició en respuesta a la crisis financiera está transformando el entorno empresarial es otro de los retos, pues la industria de transacciones bancarias también ha tenido que evolucionar en el área de cumplimiento (compliance) de delitos financieros.

“Las leyes de cumplimiento antilavado de dinero son un desafío real y creciente para los bancos de todo el mundo, especialmente los que participan en el negocio internacionales, como los son muchas instituciones bancarias en México. Los obstáculos adicionales (y sanciones) que estas reglas nuevas y complejas introducen  han creado un verdadero desafío para los bancos”, explica Leibbrandt.

En septiembre de 2013, un informe de Edward Snowden arrojó que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) había monitoreado ampliamente las transacciones de tarjetas de crédito bancarias internacionales; el reporte indicaba que clientes de Visa y de SWIFT estaban bajo la mira de la NSA.

Tras la mención, las autoridades belgas y holandesas de privacidad de datos (APD) abrieron investigaciones sobre el asunto, pero hace poco anunciaron públicamente que habían cerrado con éxito sus investigaciones.

“Ellos confirmaron que no encontraron ninguna violación de las obligaciones de seguridad de protección de datos relacionados (tanto para la producción como para las redes LAN), y también concluyeron que no hay indicios de que los terceros hayan tenido acceso ilegal a los datos de mensajería financiera”, afirma Gottfried Leibbrandt.

 

El futuro: ¿pagos sin bancos?

Cuestionado sobre la relación entre SWIFT y las nuevas plataformas de pago como PayPal o Google Wallet , Gottfried Leibbrandt explica que, por el momento, la asociación no opera en el segmento de pagos de retail. Sin embargo, también cuenta con una solución para incorporar sistemas de pagos alternativos en la red de protección de información financiera.

“Tenemos un encuentro de startups denominado Innotribe, con el que buscamos específicamente conectar a las personas, las redes y las ideas, incluyendo nuevos actores en el panorama de pagos, con el objetivo de cerrar la brecha entre el ecosistema de inicio y la industria de servicios financieros.  Con una serie de eventos y competencias anuales, buscamos los productos y servicios que podrían interrumpir los modelos de negocio actuales, y crear oportunidades para los nuevos canales.”

 

Siguientes artículos

Los países y empresas con más mujeres directivas del mundo
Por

Francia es el país que más impulsa el liderazgo femenino en sus empresas, seguido de Estados Unidos. ¿Por qué? ¿Qué empr...