El Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) no es el único mega proyecto de infraestructura pública que se ha cancelado en los últimos 18 años.

Durante los sexenios de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto se anunciaron seis planes enfocados en infraestructura pública, mismos que no se concretaron por razones tan variadas como que provocaban daño ambiental o dudas respecto a la asignación de los contratos.

Estos fueron los proyectos más significativos que se cancelaron durante los últimos tres sexenios:

 

PUBLICIDAD

Tren bala México-Querétaro

Después de una serie de “inquietudes que surgieron en la opinión pública”, según el gobierno federal encabezado por Enrique Peña Nieto, se anunció la cancelación de la concesión para la construcción del tren bala México-Querétaro que costaría alrededor de 58,951 millones de pesos.

La licitación de este mega proyecto de infraestructura pública, que conectaría a la capital de Querétaro con la terminal Buenavista de la Ciudad de México y viajaría a una velocidad máxima de 300 kilómetros por hora, fue asignado a un grupo de empresas internacionales y mexicanas encabezado por el consorcio asiático China Railway Construcción Corporation, empresa estatal china.

El anuncio se dio en noviembre de 2014 a cargo de Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes, quien aseguró que el objetivo de reponer el procedimiento era dar transparencia a las empresas participantes y legitimar el proceso.

De acuerdo con un reporte periodístico del portal Aristegui Noticias, el gobierno de China reclama la indemnización de 11,294 millones de pesos.

 

Dragon Mart

En enero de 2015 Eduardo Sánchez, vocero de la Presidencia de la República de Enrique Peña Nieto, anunció la cancelación definitiva del complejo comercial Dragón Mart que ya estaba siendo construido en Cancún, Quintana Roo, en la zona costera conocida como El Tucán.

Este proyecto contemplaba la construcción de 722 viviendas, 20 naves comerciales y 3,000 locales en una superficie de 561 hectáreas. Mismo que sería una plataforma de exhibición y venta de productos de China, que entrarían al mercado nacional de forma “casi libre”, gracias a la desgravación arancelaria que integraron gobiernos estatales y el federal durante esa administración.

La inversión inicial de este proyecto se calculó en 2,300 millones de pesos.

A diferencia de otros mega proyectos de infraestructura, Dragón Mart no sólo fue criticado por los habitantes que serían afectados por la construcción sino que fue señalado por organizaciones en defensa del medio ambiente, integrantes del Congreso mexicano, e incluso cámaras de comercio y empresariales como Concamin, Canacintra y el CCE quienes afirmaban que sería un refugio fiscal para artículos importados y serían los productores mexicanos quienes sufrirían los estragos.

Fue la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) quien finalmente ordenó la cancelación total del proyecto ante irregularidades como la falta de autorizaciones para cambio de uso de suelo y diversas violaciones a leyes y reglamentos de protección del medio ambiente.

 

Cabo Pulmo

El ambicioso proyecto turístico del gobierno de Felipe Calderón para construir un complejo turístico de 3,800 hectáreas con 27,000 habitaciones y dos campos del golf en Cabo Cortés, en la península Baja California, fue cancelado definitivamente en junio de 2012.

El gobierno federal había dado una autorización previa a la empresa inmobiliaria española Hansa Urbana para llevar a cabo este proyecto.

Luego de diversas presiones por parte de organismos internacionales en defensa del medio ambiente, Calderón reconoció que se trataba de un proyecto que no daba certeza de sustentabilidad para el área de Mar de Cortés.

 

Refinería Bicentenario

Con el objetivo de reducir la importación de gasolina al país, Felipe Calderón anunció en marzo de 2008 un proyecto para construir una refinería en Atitalaquia, Hidalgo, que fue designado luego de competir con otros nueve estados para albergar este proyecto.

La inversión calculada para la construcción de esta refinería estaba calculada en 11,610 millones de dólares.

‘Bicentenario’: historia de la refinería imposible en Hidalgo

Para este mega proyecto que se denominaba Refinería Bicentenario, el entonces gobernador Miguel Ángel Osorio Chong contrajo una deuda superior a 1,500 millones de dólares a pagarse en 14 años con el objetivo de comprar 700 hectáreas de terreno.

En diciembre de 2009, apenas ocho meses después de que el gobierno de Hidalgo había sido designado como el estado en que se establecería la obra, que prometía la creación de 25,000 empleos, fue cancelada definitivamente.

La cancelación ocurrió después de la construcción de una barda perimetral y cuando ya se habían destinado recursos por 9,000 millones de pesos.

 

Aeropuerto de Texcoco de Fox

En agosto de 2002 la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), a cargo de Pedro Cerisola y Weber, anunció la cancelación del proyecto de construcción del aeropuerto internacional de Texcoco.

El gobierno federal de Vicente Fox se enfrentó, con este proyecto, al rechazo de las comunidades ejidales para la edificación de la base aérea comercial, quienes no aceptaron la expropiación de sus terrenos por un pago menor a los 7.20 pesos por metro cuadrado.

Sin embargo, el carpetazo a este centro de desarrollo aéreo ocurrió hasta que los habitantes de Texcoco integrados en el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) se enfrentaron en diversas ocasiones a las autoridades estatales, siendo el encuentro más violento en julio de 2002.

Pero al emitir un comunicado para anunciar la cancelación, la SCT afirmó que existían “nuevas condiciones, opciones convenientes para ampliar la base aeroportuaria del centro del país”.

 

La Parota

Con el objetivo de satisfacer la demanda de energía de la región oriente del país, el gobierno de Vicente Fox anunció la integración del proyecto hidroeléctrico denominado “La Parota” que se construiría sobre el Río Papagayo, en Guerrero y que estaba programado para iniciar en enero de 2005 y entrar en operaciones a final de 2010.

Además del embalse –el área que almacena las aguas para su control y aprovechamiento a través de una presa-, el proyecto espiraba a campamentos, oficinas, zonas industriales, caminos de acceso y rellenos sanitarios.

Aunque durante el sexenio de Vicente Fox no fue cancelado las obras nunca se concretaron.

Los principales opositores a este proyecto fueron los habitantes de la zona que hubieran tenido que ser reubicados y que consideraron que con esta mega obra perderían sus tierras y acceso al agua del Río Papagayo.

Además, los opositores integrados en el Consejo de Ejidatarios y Comuneros Opositores a La Parota (CECOP) argumentaban que el proyecto generaría más desigualdad social y exclusión, ya que sólo beneficiaría a las grandes empresas nacionales y trasnacionales, mientras que la población local tendría que buscar nuevas formas de vida.

 

Siguientes artículos

Chevrolet, la marca de autos más buscada por los mexicanos
Por

Además de en nuestro país, Chevrolet domina en países de habla hispana como Argentina, Colombia, Ecuador y Uruguay.