El programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras, que en 2019 le serán destinados 2,000 millones de pesos menos para su operación, este evaluado como de alta calidad en su diseño y tuvo avances aceptables en el cumplimiento de sus metas, aunque con baja cobertura en la población potencialmente beneficiaria. 

Así se establece en el Índice de Calidad de Desempeño (INDEP) de los programas públicos del gobierno federal elaborado por la organización civil Gestión Social y Cooperación (GESOC) en 2017; que califica a este sistema de apoyo con un promedio de 52.4 en un rango que va del cero al cien. 

No más recursos a organizaciones y otros 6 puntos de la «mañanera»; de AMLO

El promedio está integrado por los índices: cumplimiento de metas, en el que el programa califica con 67.3; calidad del diseño, en el que alcanza 96.9; desempeño, al que se le otorga una calificación de 82.9; y finalmente cobertura, índice en el que alcanza 22.6. 

“El principal problema de este programa es que la atención a la población a la que se dirige es muy baja. Se estimó que podía atender a un universo 3,051,000 niños en estancias infantiles, sin embargo el programa definió que los recursos disponibles para 2017 le alcanzaba para atender a 781,000 niños, pero apenas se registraron 288,000 niños. Ni siquiera se cumplió a cabalidad”, apuntó Alfredo Elizondo, coordinador de investigación del GESOC. 

El especialista resalta que existe la necesidad de atender a más de 3,000,000 niños en estancias infantiles y aunque desde el arranque de su operación en 2011 se incrementó anualmente el presupuesto, el número de niños atendidos no creció. 

¿Mujeres representan los intereses de mujeres?

Elizondo recuerda que en 2018 se destinó a este programa aproximadamente 4,000 millones de pesos. 

Por otra parte, el Informe de la Evaluación Especifica de Desempeño 2010-2011 de este programa elaborado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), calcula que en caso de dejar de apoyar a las beneficiadas 34% dejarían sus empleos de inmediato para atender a sus hijos. 

“El 96% de las madres beneficiarias considera que la estancia infantil ha tenido un efecto positivo en el lenguaje, habilidades sociales y desarrollo motriz de su hijo”, se puede leer en el informe. 

Esta semana grupos de trabajadores en estancias infantiles se presentaron en la Cámara de Diputados para denunciar la disminución de los recursos enfocados en este programa; en tanto que grupos de oposición en San Lázaro, afirmaron que esta medida pone en riesgo la seguridad de alrededor 300,000 infantes. 

El presidente Andrés Manuel López Obrador respondió que se encontraron informes de estancias en donde se incrementaba o simulaba el número de niños que atendía además de registrar todo tipo de irregularidades que no aseguraban el bienestar de los infantes, en ese sentido afirmó que los apoyos económicos se entregarían directamente a las familias. 

Para Elizondo, esta estrategia no se enfoca en generar un proyecto de atención a menores para apoyar a madres trabajadoras y padres solos y únicamente traslada dinero a “particulares”. 

“Además busca trasladar la responsabilidad del cuidado de los niños a los abuelos, sin contar que hay hogares en los que no hay apoyo por parte de esos familiares”, afirmó el especialista en referencia a las declaraciones de Carlos Urzúa, secretario de Hacienda y Crédito Público, quien refirió que “las abuelas cuidarían mejor de los niños”. 

Operado por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), hasta la administración pasada, el programa apoya con 900 pesos a madres trabajadoras y padres solos de niños de entre uno a tres años con 11 meses de edad y 1,800 pesos para los niños con alguna discapacidad de uno a cinco años 11 meses de edad. 

También entrega recursos hasta por 70,000 pesos a personas físicas o morales que desean establecer y operar una estancia infantil o con espacios que brinden estos servicios. Este monto, según las reglas de operación, debe de utilizarse para la compra de mobiliario, póliza de seguro de responsabilidad civil o gastos relacionados con programas de protección civil. 

Para establecer y operar una Estancia Infantil, los interesados deben acreditar que cuentan con el espacio físico suficiente para brindar servicios de cuidado a por lo menos 10 infantes, tener una escolaridad mínima de bachillerato terminado o su equivalente y cursar una capacitación. 

 

Siguientes artículos

La ‘ley Taibo’ pasa su último obstáculo y sólo falta que AMLO la publique
Por

Con la reforma a la Ley Federal de las Entidades Paraestatales, el escritor Paco Ignacio Taibo II podrá ser nombrado dir...