Uno de los momentos más importantes en la política mexicana de los años 90 fue la aparición del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que se alzó en armas para luchar contra las injusticias históricas contra los pueblos indígenas del estado de Chiapas. A 25 años del levantamiento, toda una generación de mexicanos desconoce lo que sucedió en aquellos años.

Buscando reparar ese vacío la Filmoteca de la UNAM ha rescatado uno de los documentales más importantes que se hicieron sobre el movimiento zapatista y que, por diversas razones, nunca pudo ser visto de manera masiva (para un documental, pues) en nuestro país: Un lugar llamado Chiapas (1998), que circuló durante años en copias piratas en VHS y, después, en la vastedad de YouTube.

La cinta, ganadora de diversos premios internacionales (entre ellos el máximo reconocimiento de la Asociación Internacional Documental en 1999), propone un viaje a las entrañas de Chiapas y un retrato de las diversas voces que chocaron/confluyeron durante el enfrentamiento armado y los años posteriores a éste.

La cineasta canadiense , quien ha dedicado su carrera a sumergirse en conflictos sociales y políticos a lo largo de todo el continente, presenta en su trabajo una mirada externa a este que busca una y otra vez contexto. A diferencia de muchos medios, que en esos años quedaron embelesados por la figura del Subcomandante Marcos, Wild marca distancia, muestra su afinidad por las ideas del zapatismo al tiempo que las confronta y da espacio al bando contrario.

Asimismo, el documental nos permite ver los inicios de una de las herramientas políticas más importantes de nuestros días: el Internet. Varias veces, a lo largo del metraje, diversas voces llaman al EZLN la primera revolución postmoderna, gracias a su uso de la web y la manera en que Marcos logró colocar su figura en el ojo internacional buscando protección y notoriedad para su mensaje.

Un lugar llamado Chiapas intenta abarcar el fenómeno por completo sin hacer juicios sumarios, un acto de equilibrio que pocos logran al abordar temas similares y que, a 23 años de su estreno, mantiene vigente a la película, junto con el discurso de sus protagonistas. La situación en Chiapas no parece haber cambiado en más de dos décadas y las recientes imputaciones al zapatismo como una creación salinista, convierten este estreno de la Filmoteca en una de las funciones indispensables para entender nuestro país.

El documental, posiblemente, no tenga toda la verdad, pero es un buen comienzo.

Un lugar llamado Chiapas comenzará a proyectarse el 24 de enero en la sala del Museo del Chopo y posteriormente llegará al Centro Cultural Universitario, ubicado a un costado del Museo Universitario de Arte Contemporáneo en Ciudad Universitaria. Más información en: filmoteca.unam.mx

 

Contacto:

Twitter: @pazespa

Tumblr: pazespa

Página web: Butacaancha.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

crimen-inseguridad-violencia-seguridad
Estos son los estados con más delitos de alto impacto en 2018
Por

En este indicador, Colima es la entidad con más homicidios registrados con 82.4 por cada 100,000 habitantes, seguido por...