Ayer, 1 de julio, se llevaron a cabo las elecciones para presidente de la República en nuestro país, la victoria fue clara e indiscutible, el candidato de la alianza Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López obrador, superó contundentemente a los contrincantes de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya y a José Antonio Meade de Todos por México, ambos reconocieron poco después de las ocho de la noche (tiempo en que se cerraron las últimas Casillas en el pacífico mexicano) que los resultados no les eran favorables  y dieron por ganador al candidato morenista Andrés Manuel López Obrador. México vivió un proceso que entre otras cosas sepultó el fantasma del fraude y reivindicó el papel de la autoridad electoral en los comicios.

Es importante señalar que esta ventaja abrumadora de más del 50% de los votos no solamente le asegura la victoria, sino que también lo hace acreedor de un gran compromiso, pues si bien recupera el bono democrático y de credibilidad de la ciudadanía, también lo compromete a cumplir todas las promesas que hizo en campaña, entre estas, están las promesas hechas a las mujeres.

Si todo resulta como el ahora presidente electo propuso, la mitad de su gabinete legal estará compuesto por mujeres, la ministra en retiro Olga Sánchez Cordero será la primera mujer en ocupar el cargo máximo de la Secretaría de Gobernación, la acompañarán en el equipo del nuevo presidente la doctora en Historia Económica por la Universidad de Harvard, Graciela Martínez Colín en la Secretaría de economía; la ingeniera química Rocío Nahle García en la Secretaría de Energía; la Maestra en Derecho por la Universidad de California en Berkeley, Luisa María Alcalde en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social; la promotora cultural Alejandra Frausto Guerrero, en la Secretaría Cultura; la activista Josefa González Blanco Ortiz Mena en la Secretaría de Medio Ambiente; la investigadora Irma Eréndira Sandoval Ballesteros en la Secretaría de la Función Pública y la especialista en Economía Social María Luisa Albores González en la Secretaría de Desarrollo Social, sería pues la primera vez que en México el gabinete estuviera integrado por el mismo número de hombres y de mujeres.

Pero más allá de lo anterior, se espera que el nuevo gobierno cumpla con los compromisos adquiridos en campaña con las mujeres, entre ellos mejorar el acceso a la justicia, proveer igualdad en términos económicos y sociales y la igualdad salarial para romper con dinámicas discriminatorias y mejorar el acceso de mujeres a cargos directivos.

PUBLICIDAD

El nuevo gobierno tendrá la oportunidad de participar en la elaboración del próximo presupuesto en el cual deberá estar reflejado el etiquetado para la igualdad de género, pues de eso dependerá el éxito de iniciativas como el emprendimiento social para que las mujeres conviertan sus emprendimientos en empresas.

La tarea no es fácil, empieza un momento de transición en México, el bono político, social y la confianza del sector privado es un privilegio temporal del que goza el gobierno recién electo, esperemos que no lo desaproveche como ha pasado en otras ocasiones.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @xopimienta

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

monterrey-turismo
PAN adelanta en alcaldía de Monterrey, pero pierde San Pedro
Por

El PRI se ubica segunda con 12 alcaldías en las que aventaja en el conteo; mientras que los candidatos de Morena, PT y P...