Elegir un portafolio de inversión es como elegir un equipo de futbol ganador: integrar esfuerzos para generar resultados.

 

 

¿Un primer semestre sorprendente?

A principios de año, el mercado no anticipó el llamado «vórtice polar», que provocó un descenso enorme de las temperaturas invernales en EE.UU. y prácticamente paralizó la producción en gran parte del país. La producción se contrajo un 2.9% (anualizado) en el primer trimestre. El crecimiento se reanudaría en el segundo trimestre, pero parte del crecimiento de este año simplemente se perdió. Los consumidores estadounidenses posiblemente compren un automóvil en abril si hacía demasiado frío en febrero, pero es improbable que vayan a cenar dos veces al restaurante en la primavera por la salida que no pudieron hacer en el invierno. Es por esto que actualmente las expectativas del mercado para el crecimiento de la economía estadounidense en 2014 disminuyeron respecto a las que existían a principios del año.

El crecimiento de China también fue decepcionante. El mercado inmobiliario ha tenido una evolución más débil de la esperada. Los precios están descendiendo de un mes a otro en 35 de las 70 ciudades más grandes de China; también se ha registrado el primer descenso intermensual del índice general de precios desde mayo de 2012. Esto afecta la inversión inmobiliaria y la construcción, y las exportaciones no han logrado compensar suficientemente.

El crecimiento de la zona euro, que pronosticamos en un 1.1% para el año, ha estado a la altura de las previsiones del mercado en general. Pero la inflación ha disminuido persistentemente, y el Banco Central Europeo (BCE) se vio obligado a recortar el tipo de interés hasta terreno negativo, una medida que no se esperaba que tomara; sin embargo, en líneas generales, al aproximarnos a mitad de año, lo que más nos ha sorprendido en realidad es la ausencia relativa de sorpresas.

El crecimiento de la economía mundial sigue encaminado a una tasa de 3.0%, y las previsiones del consenso se mantienen en un rango muy acotado. Las acciones mundiales subieron un 6.4%, y actualmente la volatilidad realizada del mercado de 30 días se encuentra en su nivel más bajo desde 1996. Los diferenciales de crédito se han contraído, el euro ha comenzado a depreciarse frente al USD, y Brasil –nuestro favorito para ganar la Copa del Mundo– quedó primero en su grupo.

 

Mantener las posibilidades de ganar

Los inversionistas siempre deben prever situaciones inesperadas. La Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014 es un ejemplo clave. Antes de empezar el torneo, las empresas de apuestas descontaban una probabilidad del 85% de que España, el campeón del mundo y de Europa y el equipo de mejor calificación en el orbe, pasaría a la fase eliminatoria. También esperábamos que avanzaran a octavos de final, pero no fue así.

En cierta medida, elegir un portafolio de inversión es como elegir un equipo de futbol ganador, ya que se puede comparar la construcción de una cartera con la selección de un equipo de futbol. Todo equipo, cualquiera que sea su origen, está formado por un portero, defensas, mediocampistas y delanteros. Cada equipo desarrolla un estilo propio, mientras despliega a los jugadores en esas posiciones. Elegir a los 11 mejores jugadores del país no es una estrategia ganadora si entre esos 11 no hay defensas o un portero.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Microsite: UBS

 

 

Consideraciones legales. El presente artículo ha sido preparado por el equipo de análisis de Wealth Management Research de “UBS A.G.” y adaptado por Adolfo Acebrás, Analista para México de UBS Asesores México, S.A. de C.V. (en adelante, “UBS Asesores” y en conjunto con UBS AG, “UBS”).

UBS expresamente rechaza cualquier responsabilidad derivada del uso del presente artículo y no garantiza de manera expresa o tácita, la fiabilidad o integridad de la información, así como tampoco garantiza que estas estimaciones o proyecciones serán cumplidas. Los resultados finales variarán de las proyecciones y dichas variaciones podrían ser sustanciales. La información contenida en el presente artículo no es ni debe ser considerada como una promesa o garantía con respecto al pasado o al futuro. Toda la información, opiniones y precios establecidos en este documento, son actuales únicamente al momento de su publicación y pueden ser alteradas sin previo aviso. Es importante destacar que los valores referidos en este artículo por los autores fueron valuados sobre la base de precios aproximados y de mercado utilizados comúnmente por la banca. Esos valores deberán considerarse como únicamente indicativos y UBS no está obligado para con ellos. Este artículo no debe ser interpretado como una oferta de adquisición o venta de valores o instrumentos financieros relacionados por parte de UBS.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. es una subsidiaria indirecta de UBS AG Suiza.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. es un asesor en inversión constituido de conformidad con la Ley de Mercado de Valores, no es una institución de crédito y se encuentra impedido a recibir depósitos o mantener valores en custodia.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. no forma parte de UBS Grupo Financiero, S.A. de C.V. ni de ningún otro Grupo Financiero Mexicano y sus obligaciones no se encuentran garantizadas por ninguna tercera parte.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. no ofrece rendimientos garantizados.

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La banca online ¿es una realidad en México?
Por

La banca no está consiguiendo cumplir con todas las expectativas de los usuarios en las redes sociales ni en los entorno...