El pasado martes 30 de julio, Grin anunció a través de sus redes sociales que harían una pausa temporal en la Ciudad de México, esto a pesar de que apenas un par de semanas antes la Secretaría de Movilidad (Semovi) había avalado sus operaciones en la capital del país.

La startup mexicana había sido la única que, dentro del rubro de compañías de renta de patines eléctricos sin anclaje, cubrió el pago de la contraprestación exigida por la dependencia, en su caso 24.5 millones de pesos, para poder funcionar dentro del polígono de tres delegaciones establecido para la CDMX.

¿Por qué la compañía tomó esta decisión? Grin detalló en un comunicado tres razones. La primera de ellas el poder realizar mejoras en su plataforma de renta y la segunda, analizar posibles nuevas opciones de servicios de transporte para la ciudad.

Sin embargo, la verdaderamente importante fue la tercera: enfrentar el robo de sus patines. Y es que de acuerdo con la compañía el hurto de los vehículos alcanzó ya a un 20% de ellos, es decir, si tenían en calle 1,750 patines, alrededor de 350 eran robados, un costo que ya no podían seguir pagando.

“Es un patín eléctrico que está en la calle y siempre se había generado robo, pero en las últimas semanas creció el tema y es por eso que decidimos poner pausa para investigar, entonces estamos trabajando con las autoridades para llegar a una solución”, explica Beriana Mendoza, directora global de Comunicación de la compañía.

De acuerdo con la ejecutiva, la compañía, que también cuenta con operaciones en países como Brasil, Argentina, Colombia, Perú y Uruguay, tiene conocimiento del mercado negro que se ha generado, principalmente en tianguis y redes sociales como Facebook, donde los patines se llegan a vender en más de 3,500 pesos.

Robarlos = Delito

De acuerdo con Jonathan Lewy, chairman de Grow Mobility, holding al que pertenece Grin, la principal razón por la que la gente no debe de invertir su dinero en este mercado de patines es porque, sin el servicio que ellos requieren, son prácticamente inservibles.

“La mayoría de los patines que se venden no sirven, porque no cuentan servicio, ellos te dicen que no tienen pila, que sólo se necesita comprar un cargador, pero cuando lo llegas a prender están bloqueados, y aquellos que se logran desbloquear cuando se apagan ya no vuelven a servir”, explica.

El emprendedor agrega que los patines con los que ellos cuentan están hechos específicamente para ellos por un proveedor que no los comercializa en el país, por lo no hay pierde en ese sentido.

“Obviamente existen otros modelos de patines con un costo más alto que son legales, la razón por la que nosotros vamos con un proveedor y hacemos un modelo único es justamente por eso, entonces yo lo que recomendaría a las personas es que compren uno legal”, expone.

Asimismo, Lewy señala que todos los vehículos cuentan con un GPS integrado que les permite conocer dónde se encuentran, por lo que en todo momento, asegura, tienen conocimiento de la ubicación del patín eléctrico, aun cuando llegue a arrancárseles el branding de la compañía o se les pinte de otro color.

“Los patines siempre los terminamos encontrando, desafortunadamente la gente paga por ellos y nosotros después se los retiramos, porque hay muchísimos elementos en su interior que nos permiten demostrar que son nuestros”, comenta el cofundador de la compañía.

En el mismo canal

Jonathan Lewy afirma que han encontrado buena respuesta en las autoridades respecto a la situación que están viviendo con sus vehículos, por lo que ya trabajan junto a ellos en un plan para recuperar los que tienen perdidos e inhibir el robo de los que no han sido tocados por la delincuencia.

En este sentido, la Secretaría de Movilidad señaló el 2 de agosto, a través de una tarjeta informativa, que se encuentra trabajando en coordinación con la Procuraduría General de Justicia (PGJ) y la empresa de renta de patines eléctricos sin anclaje para desalentar el que se sigan realizando los robos.

“El Gobierno de la Ciudad de México a través de sus instituciones buscará brindar los mecanismos necesarios para que todos los permisionarios del sector de micromovilidad puedan operar en condiciones de seguridad”, advierte Semovi.

Jonathan Lewy equipara el robo de los patines con el de autos. “Nos pasa todos los días, vemos a gente enojada porque se les retiran, pero esto es un delito, es como si agarras un coche en la calle y te lo llevaras, lo pintas y lo vendes, eso no es legal”, dice.

Es importante señalar que el pasado 27 de julio, previo a que Grin iniciara su pausa temporal, la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y la PGJ anunciaron las primeras detenciones relacionadas al robo de patines eléctricos.

“Yo lo que recomendaría a las personas es que compren sus patines de manera legal, porque nosotros tenemos toda la tecnología necesaria para saber siempre dónde están. No es como que lo tengas en tu casa escondido, automáticamente cuando lo uses, es cuestión de tiempo, te van a encontrar y te lo van a quitar”, concluye.

También te puede interesar: 

Grin y Yellow tienen un nuevo hermano, la startup Flinto

 

Siguientes artículos

Nasdaq
Betterware será la primera empresa mexicana en cotizar en Nasdaq
Por

Se trata también de la primera oferta pública inicial de acciones de una empresa mexicana desde noviembre de 2017.