En estos días en que todo mundo habla de la inteligencia artificial es refrescante toparse con una inteligencia humana, pura, como la de Garry Kasparov, certificado con coeficiente intelectual de 190; es decir, uno de los más altos en la historia.

Aunque es más identificado alrededor del mundo por haber sido campeón mundial de ajedrez de 1985 al año 2000, su transcurrir por el tablero de la vida lo llevó a escribir innumerables libros y entrar a la política. Nacionalizado croata desde 2014 y considerado un genio en toda la extensión de la palabra, fundó el movimiento social liberal en Rusia el cual resulta ser de una clara oposición al régimen de Vladimir Putin.

Y precisamente como una de las mentes más brillantes de nuestros tiempos, las innovaciones y el devenir humano dentro del ámbito tecnológico no le son ajenos. En este sentido, Kasparov, embajador de la compañía Avast a nivel mundial, platicó con Forbes México sobre desde su perspectiva la tecnología ha cambiado el mundo y si es que lo ha convertido en un mejor o peor lugar para vivir.

Lee también En 2018 hubo más de 4.3 millones de quejas por fraudes cibernéticos en México

¿Cuál es su visión general sobre cómo la tecnología ha cambiado el mundo?

La tecnología ha cambiado el mundo desde siempre, porque cualquier paso de progreso en la historia de la humanidad está conectado con la tecnología, por ejemplo, quien inventó la rueda dio un gran paso hacia adelante, pero tenemos que reconocer que lo que está pasando ahora no es que no se compare con esto, sino que son áreas de actividades humanas diferentes, ahora son habilidades públicas de inteligencia. Si tratamos de entender cómo funciona este proceso es lo mismo que sucedió con la agricultura, cuando la gente se tuvo que mover a las ciudades en busca de trabajo.

Y ahora vemos que las máquinas están tomando gradualmente los empleos de los trabajadores de cuello blanco o profesionales asalariados. No obstante, considero que los trabajos no desaparecen, sino que evolucionan, vemos un desarrollo del campo laboral. Podríamos ser radicales, porque es la primera vez que las máquinas se hacen cargo de algunos trabajos intelectuales, pero esto puede ser tan repetitivo y sencillo como los trabajos físicos.

El informe del mercado laboral estadounidense muestra que sólo el 4% de las actividades laborales requieren creatividad humana de mediana edad. Tenemos que admitir que casi todos los trabajos actuales pueden ser realizados fácilmente por computadoras o máquinas y veo estas novedades como una especie de presagio de desastres, malas noticias llamados progreso, pero nos ayuda a entender que los nuevos trabajos necesitan creatividad e intuición humana, cualidades humanas únicas que serán una demanda, y creo que es hora de que empecemos a analizar el panorama general, porque no nos enfocamos a México o Norteamérica, sino a todo el mundo, necesitamos el acercamiento correcto, porque la globalización significa que no debemos seguir apartando asuntos políticos, sociales, finanzas, negocios y los lugares de trabajo de la tecnología, pero es importante entender cómo esta nueva revolución tecnológica afectará a la sociedad.

Porque la tecnología en sí misma no trae beneficios automáticos, puede utilizarse para bien o para mal, es algo escéptico y una herramienta con la que puedes hacer buenas cosas como las transacciones financieras, construir una red social con tus amigos o para tu negocio, pero utilizarla no significa que automáticamente vamos a mejorar nuestras vidas.

El gobierno sigue estando detrás entendiendo la crisis social que estamos enfrentando, incluso política, que es el resultado de cómo ajustamos la democracia a la realidad del siglo XXI.

La tecnología ha logrado avances en muchos aspectos, ¿cuál es el más relevante?

La tecnología básicamente nos está enseñando que tenemos que continuar con la exploración, nos está empujando a un estado de ánimo de aventura que hemos abandonado por ser demasiado arriesgado.

Sin embargo, en cualquier sistema cerrado que se pueda clasificar como el ajedrez Gold, Texas Holdem Poker, Starcraft, etc., las máquinas siempre tendrán un mayor éxito que los humanos y prevalecerán. En lugar de competir con las máquinas con sistema cerrado, debemos dirigirlas hacia un sistema con final abierto donde no haya pérdidas en tareas especiales y se puedan dar las especificaciones para poderlas resolver.

Todo esto tiene que ver con cómo reorganizamos la relación que tenemos con las máquinas porque es una nueva forma de colaboración, y pienso que es tiempo de entender que debemos dejar de exigir máquinas para obtener ganancias, no podemos perfeccionar el universo. Las máquinas pueden hacer mejores trabajos, pero pueden cometer algunos errores también, pero no pueden manejar el 100% del rendimiento. Por ejemplo, los accidentes de carros que se manejan automáticamente, son una tragedia, pero debemos recordar que los daños colaterales son incomparables con los números de víctimas cuando los humanos conducen.

Tenemos que ver estos procesos como una buena oportunidad para mejorar el futuro, pero considerar que las máquinas no resolverán todos nuestros problemas.

En esta realidad, ¿cuál es el riesgo principal en la sociedad con el uso de la tecnología?

El principal riesgo son los malentendidos, como decía, las personas esperan que las máquinas se utilicen para perfeccionar o si no, son inútiles; sin embargo, las máquinas simplemente mejoran las formas en las que hacemos las cosas. Creo que esto tiene que ver con el miedo descontrolado, basado en la inconformidad general sobre el futuro, con años de factores determinantes, por ejemplo, la gente compra porque piensan que el futuro podría traer algunos cambios en el pago, pero podría ser al revés, así que depende de nosotros cómo lo abordemos y cómo trabajemos con las máquinas, porque este proceso ya está sucediendo. Simplemente no reconocemos que estamos perdiendo el tiempo dividiéndonos, por lo que cada día nos retrasamos en aceptar este hecho, y se vuelve contra nosotros. Además, las personas no reconocen que la tecnología ha traído algunos cambios positivos, vivimos más, entre 78 o 80 años, o incluso más, debido a la tecnología, ya que tenemos mejores alimentos, mejores medicamentos, todo por la tecnología. Por ello, es muy importante reconocer que la tecnología no es un milagro sino una herramienta. Pero al final del día, los humanos son los que toman las decisiones sobre cómo utilizar estas ventajas potenciales, porque pueden ser utilizadas para creación, pero también para destrucción. Y desafortunadamente, la destrucción es más fácil.

Creo que ese es el riesgo principal, que las personas malentendemos la relación humana con las máquinas, en lugar de estar pensando en “terminators” malvados, debemos recordar que esto todavía es un monopolio humano. Las personas están preocupadas por la pérdida de empleo que estarán destinados para las máquinas, pero los trabajos no desaparecerán porque la evolución significa que habrá otros trabajos nuevos, lo que me hace pensar en nuevos trabajadores potenciales que entrarán al mercado, como la gente discapacitada que aún no ha tenido la oportunidad de trabajar pero que es talentosa, ahora podrán hacerlo gracias a las máquinas que ofrecen ver, oír o caminar, con lo cual habrá muchas oportunidades que la tecnología traerá a todos los miembros de la sociedad.

Así que mi mensaje es que debemos tratar a la intervención de las máquinas desde un punto de vista de balance, algunas personas tendrán problemas y otras, beneficios, así que el balance de introducir tecnología en la sociedad siempre será positivo. Por ejemplo, algunos trabajos bien pagados o de gran prestigio en América o Canadá podrían perderse en el campo de la medicina, por ejemplo, cuando las máquinas ingresan en la radiología, pero al otro lado de la moneda se encuentra el efecto inmediato donde se disminuye el costo del tratamiento y más personas pueden acceder a él, y por cada uno de los puestos de trabajo perdidos se pueden salvar más vidas. No es un juego de blanco o negro como en el ajedrez, ni es tan complicado, más bien lo veo como una tendencia muy positiva, sólo el mayor problema actual es cómo las personas pueden realmente superar estos temores irracionales.

Hemos visto los mismos problemas en los últimos años: guerras, guerras comerciales, desempleo, ¿cómo la tecnología está cambiando estos problemas?

Las guerras comerciales inician por las personas, no por las computadoras. Así que la tecnología es un amplificador, puede hacer procesos más poderosos o, de hecho, más caóticos, pero no las comienza.

La tecnología cambia, pero la naturaleza humana no. Siempre hay actores que quieren beneficiarse de otros, por supuesto, ellos utilizan tecnología. Así que significa que tienes que encontrar una manera de bloquearlos, con lo que se origina una peligrosa manera de responder porque hay malos actores, organizaciones o individuos que tienen acceso a un tremendo poder tecnológico para destruir nuestras vidas.

Esto requiere de una respuesta poderosa, hasta ahora el público no está listo para aceptar el hecho de que estamos en algún lugar en medio de la guerra cibernética, a la gente no le gusta la guerra, pero lo digo porque esto está sucediendo.

¿Escuchamos que los datos son el nuevo dinero, en diez años qué pasará con esta idea?

Esta idea crecerá, porque el dinero es el reflejo del proceso económico y también brinda confianza, es por ello que cuando los sistemas políticos crearon instituciones confiables en Inglaterra, Francia, en Estados Unidos, etcétera, tuvimos el dinero en papel.

La gente está utilizando esta confianza porque ven las cifras de deuda mundiales, algo descabellado, y está buscando otros reemplazos en los que puedan confiar. Los datos crean confort, es por ello que tenemos el bitcoin, por lo tanto, la difusión de la tecnología Blockchain es una especie de revuelta de la República contra el abuso de la confianza del gobierno o de los bancos centrales.

¿Con las redes sociales, los chats, el comercio electrónico, la sociedad está tomando un buen manejo de su información?

No, ese es el problema porque tenemos muchas herramientas poderosas y muchos datos disponibles, pero no sabemos cómo trabajar con esto.

Entonces, ¿qué errores estamos cometiendo?

Empecemos desde el principio con las redes sociales, el internet se construyó originalmente como una red social, pero no hubo un protocolo porque a nadie le importó. Sin embargo, nos perdimos el momento de la transición de una red social a los medios sociales. Una red social es sobre nosotros, como estar en el asiento de conducir, por su parte, los medios sociales son para construir públicos objetivos para publicidad. Las personas que se refieren al social media no visualizan este origen.

Vivimos en un mundo donde ya no podemos controlar los datos, pero las grandes corporaciones si lo hacen. No estoy feliz con esta recolección de datos, pero entiendo la diferencia entre la recolección de datos de Google y los de la KGB, sin embargo, vivimos en un mundo libre y podemos quejarnos del mal uso que se les da a nuestros datos, pero el problema es que para estas grandes corporaciones el mal uso de la información es parte de su estrategia de negocio.

En un mundo libre tenemos que reconocer que necesitamos presionar a los gobiernos para que las organizaciones sean responsables con nuestra información. La legislación se está quedando atrás porque no hay una demanda pública, nos quejamos, pero pequeñas cosas que están pasando en nuestras vidas en cuanto a ciberseguridad son por negligencia.

Nos lavamos las manos, los dientes, pero cuando se trata de nuestro dispositivo no nos importa, pero el 99% de los problemas se pueden detener si seguimos reglas elementales, por ejemplo, proteger a nuestros dispositivos de virus y así eliminar pequeños problemas. Esto es el resultado de no prestar atención, nos tenemos que concentrar y pedir al gobierno que haga más por defender nuestros datos y las quejas de los consumidores.

¿Cómo ayudó la brecha digital a traer beneficios a los que no tienen acceso a la tecnología?

El enfoque incorrecto es asumir que la tecnología resolverá los problemas de la sociedad. La tecnología actúa como un amplificador, si tienes un problema lo ampliará, una crisis social la reflejará, o si tienes una tensión económica va a jugar un rol dependiendo tu plan.

Por ejemplo, una situación actual es cuando decimos que la brecha digital está creciendo y es verdad, pero al mismo tiempo, vemos que cualquier persona en la calle tiene un dispositivo. El acceso a la tecnología es casi universal ahora. La tecnología es parte del cambio global, la diferencia es que muchas personas que no quieren cambiar, votan por los mismos políticos, así que estos políticos se centran en ellos y no les importa la gente inconforme, por lo que la tecnología destruye viejos empleos porque estos políticos no presionan nuevas agendas, nuevas exploraciones, no generan empleos con la velocidad necesaria, así que tenemos que entender que, al mismo tiempo que tenemos acceso a la información, de igual forma estamos más expuestos. A pesar de que no todos nuestros datos son públicos, la privacidad es algo difícil de preservar estos días.

Vale la pena mencionar a los Estados Unidos, donde Lyndon Johnson trajo su idea de la Gran Sociedad y el país introdujo nuevos sistemas como el seguro médico del estado o redes sociales, así que desde finales de los sesenta, los Estados Unidos tuvieron más necesidades pero el país fue en la dirección contraria, ya que con todas estas redes sociales para proteger a la gente, la brecha entre ricos y pobres siguió creciendo.

Tal vez esto esté conectado con el hecho de que, en 1971, los Estados Unidos abandonaron el estándar del oro y fue el comienzo del abuso del dinero, se pudo ver más dinero acumulado como deuda y esto hoy no está facilitando la economía.

Podríamos ver este cambio en la economía, como un poder económico y un abuso financiero, y esto es una de las cosas que tenemos que arreglar utilizando la tecnología, es un gran reto, pero la gente debe admitir que tenemos que exigir nuestro rol en este proceso, y esto no sucede si sólo hablo contigo o con alguien más, debería convertirse en una preocupación pública. Hasta ahora, creo que la gente no está feliz, pero aún no está lista para resolver y unirse sólo para defenderse.

¿Cómo ve el mundo en 20 años?

No creo ver robots en las calles porque el progreso en el movimiento de los robots ha sido muy lento en los últimos 20 años. Podemos ver los de Boston Dynamics, pero es más para espectáculo, no para la vida real. Las máquinas son buenas para pensar, pero en la parte móvil son terribles.

Tampoco veo carros voladores, pero sí carros con manejo automático, es algo que está sucediendo y se volvió una realidad. Soy muy malo prediciendo el futuro, he leído libros sobre grandes mentes que han hecho predicciones y muy a menudo han estado equivocados porque el futuro es incierto.

Considero que es imprescindible regresar a la exploración del espacio y del océano, tenemos que recuperar el espíritu que nos ha movido a explorar alrededor del mundo, de otra manera las máquinas son un desperdicio, tenemos mucho poder ahora y tenemos que ir hacia delante. La idea de la exploración no tiene que ver con que volemos a Marte, según mi visión, es para romper récords y sobre que la tecnología tiene que desarrollarse y traer nuevas cosas. Creo que en el proceso de investigación hemos hecho muchas cosas que ahora en el planeta están olvidadas, ya sea por complicadas restricciones legales o por requisitos para los negocios, así que como humanos tenemos que tomar más riesgos y la tecnología nos ayudará.

 

Siguientes artículos

Telecom: desregular o regular de forma efectiva
Por

Proponer la desregulación del Agente Económico Preponderante no es la solución y mucho menos bajo la premisa de que la m...