Reuters.- Estados Unidos impuso sanciones a 19 personas y cinco entidades de Rusia, incluidos los servicios de inteligencia de Moscú, por su intromisión en las elecciones estadounidenses de 2016 y ciberataques, dijo el Departamento del Tesoro el jueves.

El secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, indicó que habrá sanciones adicionales contra funcionarios del gobierno ruso y oligarcas “por sus actividades de desestabilización”. Mnuchin no aportó un marco temporal para estas sanciones, que según explicó impedirán el acceso de estos individuos al sistema financiero estadounidense.

“El gobierno está confrontando y contrarrestando la actividad informática maliciosa rusa, incluido su intento de interferencia en las elecciones de Estados Unidos, ciberataques destructivos e intromisiones en infraestructura crítica”, señaló Mnuchin en un comunicado.

Las agencias de inteligencia estadounidenses concluyeron que Rusia interfirió en la campaña presidencial de 2016 por medio del “hacking” y la propaganda, una práctica que incluyó un intento de inclinar los comicios en favor del presidente Donald Trump. Rusia niega haber interferido en los comicios.

PUBLICIDAD

El fiscal especial Robert Mueller presentó cargos el 16 de febrero contra 13 individuos y tres compañías rusas, acusándolas de participar en una conspiración criminal y de espionaje para incidir en la campaña electoral de 2016.

La demanda asegura que los rusos adoptaron identidades falsas en internet para publicar mensajes divisivos, viajaron a Estados Unidos para recolectar datos de inteligencia y celebraron mítines políticos haciéndose pasar por estadounidenses.

Algunos de los objetivos de las nuevas sanciones son ciudadanos y firmas rusa ya acusadas por Mueller.

Las nuevas sanciones incluyen también a los servicios de inteligencia rusos, el Servicio de Seguridad Federal (FSB) y el Directorio Principal de Inteligencia (GRU), y a seis personas que trabajan en nombre del GRU.

 

Siguientes artículos

ONU advierte tortura al menos a 34 detenidos por caso Ayotzinapa
Por

El organismo urgió a excluir cualquier prueba o declaración en el caso que haya sido obtenida bajo tortura.