Reuters.- El gobierno de Donald Trump impuso nuevas sanciones y otras medidas punitivas a los gobiernos de Cuba y Venezuela, buscando incrementar la presión de Estados Unidos sobre La Habana para que deje de apoyar al presidente venezolano, Nicolás Maduro.

En un evento ante un grupo de exiliados cubanos en Miami, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, dijo que Washington estaba apuntando a los servicios militares y de inteligencia de Cuba, incluyendo una aerolínea de propiedad militar, para aplicar sanciones adicionales y restringir los viajes y el comercio con la isla.

El discurso de Bolton se dio luego de que el Departamento de Estado anunció que eliminará una prohibición de más de dos décadas que impedía que ciudadanos estadounidenses presentaran demandas contra empresas que usan propiedades incautadas por el gobierno cubano desde la revolución de 1959.

Reclamos en ciernes

El departamento de Estado dijo que la medida podría dar paso a reclamaciones legales por miles de millones de dólares y ha motivado críticas de aliados europeos y canadienses, cuyas compañías tienen intereses en Cuba. La decisión de Trump entrará en vigor el 2 de mayo.

El gobierno cubano, que podría ver obstaculizados sus esfuerzos por atraer nueva inversión extranjera, la criticó como un “ataque al derecho internacional”.

Bolton dijo que Estados Unidos también anunció sanciones al banco central de Venezuela, restringiendo las transacciones estadounidenses y prohibiendo el acceso a dólares por parte de una institución que calificó de crucial para mantener a Maduro en el poder, y a Nicaragua.

Advertencia

Además de acusar a Cuba de apoyar a Maduro, Bolton aprovechó la oportunidad para emitir una advertencia a “todos los actores externos, incluida Rusia” contra el despliegue de activos militares como soporte al líder venezolano.

“Estados Unidos considerará tales acciones provocativas como una amenaza para la paz y la seguridad internacionales en la región”, dijo Bolton, al señalar que Moscú envió recientemente dos aviones con 35 toneladas de carga desconocida y 100 militares.

Sin embargo, parece poco probable que Cuba ceda a las demandas del gobierno de Trump para que dé la espalda a Maduro, un fuerte aliado de La Habana desde hace tiempo. El presidente venezolano también cuenta con la lealtad de los militares de su país, pese a duras sanciones estadounidenses.

“Nadie va a arrebatarnos, ni por la seducción ni por la fuerza, ‘la Patria que los padres nos ganaron de pie'”, escribió el presidente Miguel Díaz-Canel en Twitter. “Los cubanos no nos rendimos”, agregó.

Lee también: Trump da una lección de negocios a Boeing para salvar a sus aviones

Bolton fue interrumpido frecuentemente por aplausos durante su discurso ante una organización de veteranos de la fracasada invasión de Bahía de Cochinos en 1961, apoyada por Washington para derrocar al gobierno comunista de Fidel Castro.

Su discurso fue una continuación de uno que hizo el año pasado en el que calificó a Cuba, Venezuela y Nicaragua como “la troika de la tiranía”.

La apertura del gobierno de administración de Obama, sostuvo, “proporcionó al régimen cubano la cobertura política necesaria para expandir su influencia maligna y el imperialismo ideológico en toda la región”.

Entre las medidas anunciadas están el límite a envíos de remesas que ciudadanos estadounidenses mandan a Cuba a 1.000 por persona en un trimestre.

Además, Estados Unidos restringía aún más los viajes “no familiares” de estadounidenses a Cuba, aunque no ofreció detalles y mencionó a la aerolínea cubana Aerogaviota, operada por militares, entre los cinco nombres que se agregaron a la lista de sanciones de Washington contra La Habana.

 

Siguientes artículos

Notre Dame marcas de lujo
¿Se debe reconstruir Notre Dame como era o darle un toque de modernidad?
Por

"La competencia internacional nos permitirá plantear la duda sobre si deberíamos recrear la aguja tal y como fue concebi...