Para Europa, Donald Trump es igual de peligroso que la anarquía en Medio Oriente y el Islam radical. Al menos así lo expresa una carta enviada por Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, a los 27 países miembros del bloque (da por sentada la salida de Reino Unido), quienes se reunirán en Malta el próximo 3 de febrero.

Desde su llegada al poder, hace apenas 11 días, Donald Trump se ha dedicado a repetir un discurso nacionalista que anuncia una búsqueda de liderar el mundo libre desde una postura más de fuerza de que de razón.

La Unión Europea, que hasta el momento había guardado un silencio cauto, se ha expresado:

“Los desafíos que enfrenta actualmente la Unión Europea son los más peligrosos desde la firma del Tratado de Roma. Hoy nos enfrentamos a tres amenazas, que antes no habían ocurrido, al menos no en tal escala”, escribió Tusk.

PUBLICIDAD

Lee también: De ahora en adelante, Estados Unidos siempre será primero: Trump

El político polaco, que intenta abordar algunos de los retos que el bloque enfrentará a futuro, explica que, “La primera amenaza, externa, está relacionada con la nueva situación geopolítica en el mundo y Europa. Una China cada vez más asertiva, especialmente sobre los mares; la política agresiva de Rusia hacia Ucrania y sus vecinos; las guerras, el terror y la anarquía en Oriente Medio y en África, con el Islam radical desempeñando un papel importante y preocupante; así como las declaraciones de la nueva administración estadounidense hacen que nuestro futuro sea altamente impredecible.”

“Por primera vez en nuestra historia, en un mundo externo cada vez más multipolar, muchos se están volviendo abiertamente antieuropeos o euroescépticos en el mejor de los casos. En particular, el cambio en Washington pone a la Unión Europea en una situación difícil con una nueva administración que parece poner en duda los últimos 70 años de política exterior estadounidense”, abunda Tusk.

Lee también: México y la UE acelerarán las negociaciones de su TLC

Para el presidente de la Comisión Europea, la segunda amenaza la representa el “aumento del sentimiento anti UE, nacionalista, cada vez más xenófobo en la propia UE. El egoísmo nacional también se está convirtiendo en una alternativa atractiva frente a la integración”.

En tanto, la tercera amenaza es “el estado de ánimo de las élites proeuropeas. La declinación de la fe en la integración política, la sumisión a los argumentos populistas y la duda de los valores fundamentales de la democracia liberal son cada vez más visibles”.

Tusk enfatiza además que: “En un mundo lleno de tensión y confrontación, lo que se necesita es coraje, determinación y solidaridad política de los europeos. Sin ellos no sobreviviremos.”

 

Siguientes artículos

UE México
México y la UE acelerarán las negociaciones de su TLC
Por

Las dos próximas rondas de negociación se realizarán del 3 al 7 abril en Bruselas, y del 26 al 29 de junio en México....