Si vemos los reflectores de Silicon Valley, los comentarios de Mark sobre querer resolver el problema de Fake News (y otros) dentro de su plataforma están jalando toda la energía para mantenerse prendidos sobre la voraz red social (plataforma). Sabemos bien que es una empresa pública, tenemos muy presente que las ganancias a corto plazo han sido su enfoque, además de destruir a su competencia (o comprarlos para usar, o no, su tecnología).  Pero los esfuerzos de los medios de comunicación han sido claros, en especial para moverlos hacia el análisis de si además de una plataforma, son un medio de comunicación.

Uno de los puntos a los que más teme Facebook es caer ante la cláusula 230 del Acto de Decencia en la Comunicación de Estados Unidos. Esta es la sección de la ley de EU que protege a los intermediarios de Internet de la responsabilidad por el contenido que publican sus usuarios. Si Facebook diera inicio a la creación o edición del contenido en su plataforma, correría el riesgo de perder esa inmunidad, y es difícil imaginar cómo podría existir Facebook si fuera responsable de los miles de millones de publicaciones que sus usuarios publican al día en sus propiedades (Facebook, Instagram, incluso WhatsApp).Es por eso que antes querían dar énfasis a medios de comunicación en el muro, sin crear o modificar nada, pero obvio eso se vio lastimado por el algoritmo que busca la viralidad más que la interacción.

Si llega a más ojos, o se publica más veces, quiere decir que imprime más anuncios, típico camino del dinero online. Ahora que Mark decidió quitarlos del muro entonces tienen que encontrar nuevas formas de volver a ser de valor para los medios de comunicación. Aunque seamos honestos, las noticias representan alrededor del 5% del contenido total que las personas ven en Facebook, a nivel mundial. Así que las noticias falsas, rumores, chismes que no necesariamente representan información o noticias; es lo que genera espacio para colocar anuncios.

El último esfuerzo, detallado por Facebook en la conferencia Recode’s Code Media el lunes, es una sección de noticias dentro del componente de video “Watch” de la compañía. “Necesitamos un destino para las noticias en la plataforma … Pero el hecho de que no tengamos un destino para las noticias de último minuto es una locura“, le comentó Cambpell Brown (una ex conductora de noticias, ahora encargada de la relación con medios de comunicación) durante un evento de Recode.

PUBLICIDAD

Para agregarle un poco de sabor al tema, Susan Wojcicki, directora ejecutiva de YouTube, mencionó más tarde que los de Facebook: “…deberían volver a las imágenes de bebés“. Pero con el tema del YouTuber que cometió su primera infracción grave al caminar entre cadáveres, esto parece más bien un tema de caminar dentro de casas de cristal que de estar pensando en compañías que hacen dinero con el contenido de terceros y se resguardan detrás de un término: “plataforma”, en vez del término “medio de información”.

Todo esto deja más claro lo que muchos ejecutivos que han dejado Facebook, y otras empresas similares de Silicon Valley, han estado pidiendo: regular las plataformas. Mientras tanto el poder lo están teniendo los anunciantes, que tampoco queda muy claro qué lugar juegan ellos; o los grandes sellos de contenido musical o casas productoras de contenido audiovisual. El director de marketing de Unilever, Keith Weed, amenazó el lunes con retirar anuncios de Google y Facebook hasta que puedan controlar el contenido divisivo. “Esto no es algo que pueda ignorarse”, dijo.

Vale mucho leer el extenso artículo de Wired sobre los últimos dos años de problemas en FB (y su impacto en el mundo). Desde la relación con los dueños de medios como el Wall Street Journal y otros, pasando por contratistas cuyo trabajo iba siendo automatizado hasta saber que no se requerirían personas en dicha área, hasta el tema de los anuncios pagados por los rusos, pero en especial, la viralidad de las publicaciones (no anuncios) que estaban relacionados a servidores de nórdico país euroasiático.

Pero me quedo con esta frase de Sara Fischer de Axios: No es que Facebook no priorice su negocio, después de todo, es una empresa que cotiza en bolsa. Por el contrario, Facebook está empezando a ver lo que viene con una buena relación y percepción de sus clientes como una forma a largo plazo de mantener su negocio. Pero falta mucho por ver si es algo que va a permear dentro de la compañía que ha copiado funciones de Snapchat, tras comprar Instagram, de Google+ y que incluso no sabe cómo integrar WhatsApp y Facebook Messenger sin hacer enojar todavía más a los reguladores de países que si tienen interés por la privacidad de su población.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ricardoblanco

G+: ricardoblanco

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La ola del gig-economy en el mercado laboral
Por

Ser tu propio jefe, es la aspiración de muchas personas económicamente activas en el mundo. Se empieza a materializar, g...