Reuters.- La Reserva Federal (Fed) mantuvo estables las tasas de interés este miércoles y sus funcionarios proyectaron que no habrá más alzas este año, porque anticipan una desaceleración de la economía estadounidense.

En un abrupto cambio de sus perspectivas, la Fed ahora espera solo una alza más del costo del crédito hasta 2021, y ya no anticipa la necesidad de prevenir la inflación con una política monetaria restrictiva.

Después de una reunión de dos días, que selló el cambio a una postura menos agresiva, la Fed también dijo que desaceleraría la reducción mensual de su cartera de bonos del Tesoro de 30,000 millones de dólares a 15,000 millones de dólares a partir de mayo.

El banco central de Estados Unidos dijo que terminaría de reducir su balance en septiembre, siempre que las condiciones de la economía y del mercado monetario evolucionen como se espera.

En ese momento, los retornos de valores respaldados por hipotecas se reinvertirían en bonos del Tesoro hasta un máximo de 20,000 millones de dólares por mes, moviendo a la Fed hacia un enfoque solo en activos del Tesoro.

Los anuncios combinados implican que, tras endurecer la política monetaria cuatro veces el año pasado, ahora se está frenando en ambos frentes para ajustarse a un crecimiento mundial más débil y a una perspectiva algo más frágil en Estados Unidos.

Las proyecciones económicas trimestrales actualizadas de la Reserva Federal mostraron un debilitamiento en todos los frentes en comparación con las de diciembre. El banco espera que el desempleo sea un poco más alto este año, que la inflación disminuya y el crecimiento económico también.

“El crecimiento de la actividad económica se ha desacelerado desde la tasa sólida en el cuarto trimestre”, dijo la Fed en su comunicado de política monetaria.

La Fed había subido sus tasas de interés siete veces durante 2017 y 2018 hasta un rango de 2.25 a 2.5%.

 

Siguientes artículos

La economía mexicana crecerá menos de lo anticipado en 2019: Fitch
Por

Esto derivado de la pronunciada desaceleración económica a finales de 2018 y los débiles datos económicos en 2019.