PORTADA FORBES CENTROAMÉRICA: El hombre que ideó exportar el modelo de Pollo Campero a otros países vislumbra una nueva oportunidad de negocio en la incursión en el sector energético guatemalteco.

 

Por Leonel Díaz Zeceña y Uriel Naum Ávila 

 

PUBLICIDAD

“El sueño”. Así fue como Felipe Bosch, su hermano Juan Luis y sus primos Juan José y Dionisio Gutiérrez se referían hasta hace algunos años al plan que permitió a Corporación Multi-Inversiones (CMI) exportar desde Guatemala el concepto de Pollo Campero a más de 16 países alrededor del mundo.

Hasta la fecha el menor de los primos recuerda a “El sueño” como uno de sus proyectos más grandes y transformadores, pues además de convertirse en un dinamo de crecimiento para la corporación, apuntaló la profesionalización de la cultura empresarial familiar, lo cual unió aún más a las cuatro primos, de los cuales dos son copresidentes del holding: Juan Luis Bosch y Juan José Gutiérrez.

La clave del éxito fue vender una pieza de pollo frito a precios entre 8 y 9 quetzales (1 dólar y 1.16 dólares). Esto, para los pobladores de la modesta zona de la capital guatemalteca, quienes 10 años atrás no tenían restaurantes a menos de cinco kilómetros, fue una ganga.

En una década el grupo empresarial guatemalteco cumplirá 100 años. Felipe considera que lo menos que pueden hacer en esta etapa es confiarse de la competencia y creer que han ganado todo lo que se han propuesto los “4 Fantásticos”. También considera que hay mucho camino por recorrer en Latinoamérica, incluso en el mismo istmo, donde se ve expandiendo nuevos negocios en la nueva era de Multi-Inversiones.

 

Conoce la historia completa de Pollo Campero en la nueva edición de la revista Forbes Centroamérica.

 

Siguientes artículos

Las startups más atractivas de 2014
Por

Éstos no son necesariamente los emprendimientos de mayor éxito o los que gozan de mayor popularidad, pero sí son en los...