El Salón de Alta Relojería de Ginebra (SIHH) ha cerrado un capítulo este año, marcado por el adiós de dos marcas emblemáticas, como son Audemars Piguet y Richard Mille, pero, sobre todo, por el anuncio de un cambio de calendario que reforzará el liderazgo suizo del sector, según explicó Fabienne Lupo, presidenta y directora de la Fundación de Alta Relojería que organiza el salón.

Las dos principales ferias de relojería y joyería del mundo unen esfuerzos y se celebrarán el año que viene, del 26 al 29 de abril en Ginebra (SIHH), y del 30 de abril al 5 de mayo en Basilea (Baselworld). En un principio, el pacto se ha suscrito para los próximos cuatro años. Aunque muchos se han sorprendido por lo que consideran como una decisión histórica, originalmente ambos salones eran consecutivos cuando, a principios de la década de los 90, el grupo Richemont creó el SIHH para que sus marcas pudiesen exponer sus lanzamientos en Ginebra, fuera de la gran cita de la industria en Basilea.

Este movimiento se produce después de que el grupo Swatch anunciase también que deja Baselworld, ya que considera que el modelo de una feria multitudinaria no se ajusta a sus necesidades. “Las ferias tradicionales ya no tienen sentido”, ha asegurado el ceo del grupo Swatch, Nick Hayek. En su despedida del Salón de Alta Relojería, Audemars Piguet ha presentado su más grande lanzamiento en los últimos 20 años: Code 11.59, que Forbes Life pudo conocer en exclusiva dos meses antes de su presentación en Ginebra.

Alta Relojería

Totalmente alejado de la estética y la filosofía del Royal Oak, el best seller de la manufactura de Le Brassus, ha sido el lanzamiento más comentado (y también el más polémico, especialmente en las redes sociales) en un salón que, en términos generales, ha apostado por lo contrario. Es decir, por la revisión de modelos clásicos antes que por la innovación o por modelos que marquen una ruptura con el ADN de las maisons relojeras tradicionales.

Vuelta a las raíces

Las manufacturas históricas han descubierto que la mejor manera de conectar con esa nueva generación de compradores que, desde hace unos años, obsesiona al mercado del lujo, no es a través de diseños rompedores ni, mucho menos, con smart watches de aire futurista, sino con todo lo contrario. Marcas como Cartier, Jaeger-LeCoultre, IWC, Vacheron Constantin, Montblanc, Piaget o Panerai, todas del grupo Richemont, apuestan por la reactualización de algunos de sus modelos más icónicos, o por diseños nuevos pero de aire clásico, inspirados en los archivos históricos de las marcas. Otros grandes nombres de la industria, como Hermès, Ulysse Nardin o la recién incorporada Bovet, fundada en 1822, también han presentado sus lanzamientos con un denominador común: ahondar en los códigos de la casa, sin salir de lo que esperan sus incondicionales.

Alta relojería

Por su parte, las casas independientes pudieron mostrar también sus propuestas en el Carré des Horlogers (Plaza de los Relojeros), una gran sala donde se congregan 17 marcas, como MB&F, RJ, Urwerk, Ressence o Armin Strom, que se ha incorporado este año, con propuestas mucho más arriesgadas. Los precios, eso sí, aunque se trate de manufacturas independientes, no son aptos para todos los bolsillos.

Lo cierto es que, en términos generales, la industria se enfrenta a un cambio de paradigma en su manera de comunicar las novedades y lanzamientos para el año que viene. Mientras marcas como Audemars Piguet apuestan por abrir tiendas monomarca con un concepto totalmente diferente (las conocidas como Audemars Piguet Houses, espacios de encuentro para coleccionistas y amigos de la marca en ciudades como Hong Kong, Milán, Nueva York, Munich y Madrid), los grandes grupos han decidido unir esfuerzos y sincronizar sus agendas para consolidar a Suiza como la gran potencia en materia de alta relojería, ya sea en Ginebra, Basilea o… ahora, también en Zurich.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

príncipe Harry Meghan Markle
Nace el hijo del príncipe Harry y Meghan Markle
Por

Aún no se ha decidido el nombre que llevará el nuevo 'bebé real', pero se sabe que ocupará el séptimo lugar en la línea...