Formula 1 es la joya del automovilismo mundial. Más allá de ser un deporte, es un estilo de vida en el cual las emociones viajan a más de 360 km/h. El regreso de la máxima categoría a México se trata de un proyecto país que además es una oportunidad única para poner en alto el nombre de nuestra nación ante los ojos del mundo. A través de la visibilidad e impacto de la máxima categoría se busca llevar a México al mundo, pero al mismo tiempo traer el mundo a México.

Grand Prix México, 2016.

Desde su regreso a nuestro país en 2015, el Gran Premio se ha convertido en una plataforma para proyectar a México como un país moderno, dinámico y en transformación. En los dos años anteriores se han logrado superar todas las expectativas, posicionando a la carrera  como un espectáculo al nivel de los más importantes eventos de entretenimiento del mundo, no sólo demostrando que México tiene lo que se necesita para organizar eventos con calidad de primer nivel sino que los mexicanos somos más que capaces de producir eventos de esta magnitud.

Además, la carrera sirve para impulsar el turismo y proyectar una imagen positiva de nuestro país hacia el exterior, ya que se transmite en 185 países por medio de 110 televisoras a nivel mundial. De esta manera, es una oportunidad para mostrar globalmente que México también es cultura, gastronomía, música y calidez humana.

 

Prueba adicional del éxito de la carrera es que tanto en 2015 como en 2016, el Gran Premio de México fue premiado como la mejor sede de ambas temporadas  a nivel mundial. Este reconocimiento, uno de los más importantes otorgados en la categoría de Formula 1, toma en cuenta la calidad de la pista, la planeación, ejecución y logística del evento, además de reconocer el entusiasmo por parte de los asistentes.

Gracias a la energía de la afición, el Gran Premio de México se ha convertido en una incomparable celebración favorita para pilotos, miembros de las escuderías, medios internacionales, directivos de Formula 1 y aficionados internacionales. Todos ellos se han volcado en elogios hacia México debido a que el país le regresó al deporte una pasión que no se encuentra en ninguna otra sede, tanto así que el propio Lewis Hamilton, tres veces campeón de la categoría, dijo tras su primera visita que “esta es honestamente la mejor afición de cualquier sede. Los mexicanos tienen una pasión increíble. ¡Me encanta este lugar!”.

Trofeos con sombrero Formula One World Championship, Grand Prix, México, 2016.

Así, por medio de Formula 1 podemos demostrarle al mundo de qué está hecho México. Sigamos presumiendo nuestro país y demos a conocer las maravillas que tenemos los mexicanos.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

El Nueva York eno-gastronómico que no te puedes perder
Por

Nueva York es sin duda una de las capitales mundiales del buen comer y beber. Su amplia oferta, en continua reinvención...