Navegar por el mar Caribe de México ahora tiene una nueva connotación de lujo. Imagina un trayecto altamente personalizado donde puedas disfrutar de los escenarios del litoral y recibir gratas sorpresas en un entorno marino de tonalidades turquesa. Así son las travesías a bordo del sofisticado yate de Mayakoba.

Con el ánimo de brindar a los huéspedes y residentes de las propiedades inmersas en Mayakoba y a todos aquellos visitantes en busca de vivencias eminentes, el destino adquirió un moderno yate con exquisitos acabados. El Van Dutch 55′ cuenta con todo lo necesario para que pases horas memorables o un día excepcional completo.

Mayakoba estrena yate de lujo

Foto. Mayakoba.

Para amplificar tu experiencia entre las aguas que bañan la Riviera Maya contarás con la atención personalizada de un concierge. A bordo del yate también podrás disfrutar de bebidas premium y de exquisitas propuestas culinarias elaboradas por el equipo encabezado por la chef mexicana Karla Enciso. Aunque sí lo deseas, puedes solicitar alguna especialidad de los restaurantes de Mayakoba.

También te puede interesar: Mayakoba, el destino de lujo que despunta en el Caribe mexicano

Para tu elección, el destino ha diseñado tres opciones diferentes con capacidad máxima para ocho personas, pensadas en descubrir a través del hedonismo las virtudes de las costas del Caribe mexicano.

Mayakoba estrena yate de lujo

Foto. Mayakoba

Con duración de cuatro horas, The Mayakoba Escape propone un recorrido por la costa de Playa del Carmen y sus alrededores, así como practicar snorkel en el segundo arrecife de coral más grande del mundo. Perfect Timing se prolonga a seis horas e incluye una visita especial a la Isla de Cozumel, donde podrás nadar y observar la vida marina. Mientras que con la experiencia A day at the sea podrás admirar los matices del atardecer.

Es muy importante que verifiques la disposición del yate y lo reserves con al menos 24 horas de anticipación. La impronta de nuestro viaje con burbujas de Champagne permanece en la memoria, en particular, la visita de una tortuga que parecía coquetear alrededor del yate; el acercamiento de algunas nubes y las gotas de lluvia que de pronto penetraron con singular alegría la superficie del mar.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Le Richemond, una leyenda de hospitalidad en Ginebra
Por

Situado a orillas del lago Lemán, ofrece una vista impresionante del emblemático Jet d’Eau y de la Mont Blanc.