En la película ‘Spectre’, el actor Ralph Fiennes personifica a M, quien le da la impresión de que es un chico de escuela pública que ha estado en el ejército y tiene valores muy tradicionales. “Esos hombres existen todavía.”

 

Ralph Fiennes ha sido nominado dos veces al premio de la Academia: la primera por La lista de Schindler y la segunda por El paciente inglés. Su filmografía cuenta con delicias como Grandes esperanzas, El Gran Hotel Budapest, y por supuesto también dio vida a Lord Voldemort en la saga de películas de Harry Potter, pero fue gracias al lanzamiento de la última cinta de la saga de James Bond, en formatos caseros, que Fiennes compartió conmigo sus impresiones al haber interpretado al personaje de “M” en Spectre.

María José Musi: ¿En algún momento fue intimidante interpretar un personaje que fue tan memorablemente ejecutado por nombres como Judi Dench o Bernard Lee?
Ralph Fiennes: Siempre –estuve al tanto de este legado, crecí viendo las películas de Bond con Bernard Lee y después Judi Dench fue increíble. Sabía que seguir sus pasos iba a ser complicado, pero también me encantó que me pidieran sumarme al proyecto. Quise sostener su legado, pero también darle un toque distinto al personaje.

MJM: En la película, cuando nos presentan a M en su oficina, vemos que se regresa al estilo de la vieja oficina de Whitehall que vimos con Bernard Lee…
RF: Es correcto. Creo que el personaje tiene un estilo de “vieja escuela”. Lo puedes ver desde la decoración de su oficina, las fotografías colocadas en su pared. Da la impresión de que M es un chico de escuela pública que ha estado en el ejército, fue un oficial y ha participado en operaciones secretas… Tiene fuertes valores patriotas y militares, pero muy tradicionales. Esos hombres existen todavía, aunque parezcan seres de otra era.

Daniel Craig como James Bond.

Daniel Craig como James Bond.

MJM: M se enfrenta a muchos conflictos y turbulencias al inicio de Spectre, ¿qué tan retadores fueron estos conflictos para ti como actor?
RF: La cinta arranca con la conciencia de que hay un trastorno en los servicios de seguridad y que tienen que ser enfrentados por M como jefe del M16. Está bajo amenaza debido a un nuevo cambio de imagen, un nuevo replanteamiento de cómo gestionar los servicios de seguridad, así que M está bajo una presión constante, y Bond es parte de este caos. Además, en ese momento James Bond está en una actitud rebelde y la “novatez” de M en el puesto lo convierten en un hombre que está constantemente lidiando con una gran presión.

MJM: En la película se hace alusión a temas de seguridad que son reales y contemporáneos…
RF: La intención de Sam Mendes fue que los temas de Spectre fueran actuales. Construyó la historia con base en lo que hemos aprendido de las revelaciones de Snowden y la forma en que los servicios de seguridad operan. No es ningún secreto que estas agencias estaban muy comprometidas por las revelaciones de Snowden, y esta situación real definitivamente influyó en la historia.

MJM: ¿Crees que Spectre es la película más relevante de James Bond en los últimos años?
RF: Sam hizo un gran trabajo aterrizando a Bond en un mundo más real y menos fantasioso. Sí es la película que tiene más relación con lo tangible, pero aún hay escenas de peleas espectaculares. Mendes logró que la manufactura de esta película fuera mucho más real que las demás.

MJM: ¿Cuál crees que ha sido la principal aportación de Daniel Craig a la serie en la última década?
RF: Daniel le dio una nueva personalidad a Bond. Todos los actores que lo han interpretado han mostrado grandes cualidades, pero Craig ha sabido inyectarle al personaje una extraordinaria presencia física y psicológica. Es un Bond de alta definición. Desde que lo vi en Casino Royale creí definitivamente en él como abanderado del personaje.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @mariagiuseppina

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Un mezcal que rompe paradigmas
Por

Juntar dos mentes brillantes y radicalmente distintas podría ser la nueva clave del éxito. El mejor ejemplo es OAX-BCN,...