Con el nombramiento de Mark Brashear como CEO de John Varvatos, la firma de moda masculina se alista para arrancar su tour mundial con México como puerta de entrada al mercado latinoamericano. Su objetivo: «duplicar el negocio para hacerlo más rentable».

La marca homónima del diseñador John Varvatos es reconocida por su propuesta que se inspira en la irreverente imagen de los músicos de las décadas pasadas y, gracias al nombramiento de Mark Brashear como su CEO en 2016, avanza hacia una nueva era en su modelo de negocio, que apuesta por la consolidación de México como el país pionero para su expansión en Latinoamérica. «Mi objetivo es que John Varvatos sea vista como una marca exitosa, por eso quiero fortalecer el negocio hasta duplicarlo para que alcance la magnitud de la reputación que posee, hacerlo más rentable y crear una cultura en su interior», apuntó.

El background de Brashear en Michael Kors, Façonnable, Hugo Boss y la departamental Nordstrom le permite plantearse una plan de acción a medida para que una empresa independiente, fundada hace 17 años por un emprendedor que trabajó al lado de Ralph Lauren y Calvin Klein, sea competitiva en una industria dominada por los grandes conglomerados del lujo y el fast fashion. «Debemos organizarnos y obtener un mejor desempeño para que, cuando mi tiempo termine, tengamos una marca más valiosa con un gran equipo integrado por gente capaz que dé grandes resultados. Eso para mí no es algo difícil, es mi pasión», aseveró.

En medio de un panorama internacional con divisas que están en permanente fluctuación, Brashear expresó que prefiere mantenerse concentrado en las metas que se planteó al aceptar esta posición. «No seremos exitosos si no nos concentramos en las cosas que podemos controlar y dejar ir aquellas con las que no podemos hacer nada. Estoy muy enfocado en tomar este negocio para llevarlo a su máximo potencial; si observamos con detenimiento el tipo de cambio, la política y la macroeconomía, confío en que es posible ser exitoso».

PUBLICIDAD

La ruta de acción que Brashear se planteó consiste en un plan de negocios para cinco años, que no escatima en la calidad de sus prendas para volverse competitivo, pues de esta característica depende que sus compradores permanezcan fieles. «Incluso en estas dificultades económicas, el cliente busca y le gusta lo que tenemos que ofrecerle. Ese es nuestro compromiso, brindarle lo que necesita y darle lo que espera de nosotros, por eso es momento de volvernos más fuertes».

Brashear sabe que a esta estrategia hay que sumarle la experiencia de compra, área en la que es experto. «Provengo de una larga trayectoria en retail, trabajé por años en una departamental por lo que entiendo lo que quiere el cliente de las tiendas, que son mi pasión».

En su visita, Brashear reveló que para noviembre de este año inaugurarán su segunda free standing store en la Ciudad de México, que se sumará a la flagship store de la Avenida Presidente Masaryk, ambas operadas por la empresa mexicana Sportmex, y la store in store que tienen en El Palacio de Hierro Polanco. «Estoy muy emocionado al respecto y también he estado en pláticas con nuestros socios clave, como son El Palacio de Hierro, donde tenemos un gran negocio que crece. Estamos trabajando juntos para hacer aumentar mucho más las oportunidades en México».

Para Brashear el potencial del país es fundamental, aún cuando su proporción de ventas es menor, pues es una pieza clave en su expansión hacia el sur del continente. «México es nuestra puerta de entrada a Latinoamérica. En tres años y medio años hemos ganado confianza y la respuesta ha sido buena. Por ello, estamos buscando otros países para desarrollar la marca, por ejemplo Colombia, Argentina y Chile, donde tenemos potencial».

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Estos son los modelos de relojes clásicos que siguen vigentes
Por

La historia y el tiempo son factores que dependen el uno del otro y es que en el mundo de la relojería esto es más tangi...