Los últimos dos años, los lanzamientos de los nuevos teléfonos de LG han conseguido atraer mucha atención durante el Mobile World Congress de Barcelona gracias, pero por razones distintas.

En 2016, todos buscaban echar un vistazo al G5, el primer smartphone modular en ver la luz y con el que la compañía coreana prometía un mundo de flexibilidad en la que el usuario tendría la última palabra. Ese concepto no prosperó y LG decidió no continuar con él para su flagship de este año.

Este 2017, LG presentó algo distinto, pero familiar. “Con el G6 retomamos lo mejor de versiones anteriores, más simples, más orientadas a diseño, que permitían al usuario tener un acceso más rápido a funciones como apps y al mismo teléfono”, reconoce en entrevista Ricardo Moreno, VP Mobile Communications LG Electronics México.

El concepto modular, añade, “fue un experimento que quisimos llevar al mercado para buscar una diferenciación, que si no genera demanda y si no tiene respuesta de los consumidores simplemente no tiene ningún sentido y sólo encarece los costos de investigación y desarrollo y de lanzamiento de los productos”.

PUBLICIDAD

Lee también: LG apuesta por lo seguro con el G6, su nuevo flagship

Ahora, con el G6, Moreno dice que LG quiere “hacer un statement de que LG tiene, además de una excelente tecnología un gran diseño que se acoplará a las necesidades de los clientes, seguimos siendo una empresa líder en tecnología muy cercana a los intereses de los consumidores”.

Aún no llega a las tiendas, pero al menos entre los analistas y la prensa, fue muy bien recibido. Durante su presentación en el pasado Mobile World Congress, la feria de tecnología móvil más importante del mundo, el G6 ganó 31 premios de las revistas de tecnología más reconocidas, incluyendo a Wired, Digital Trends, PCMag y T3.

Las razones son simples, afirma Moreno: “Abandonamos otros conceptos más futuristas que probablemente lleguen al mercado en unos años y nos orientamos más a las necesidades de los clientes y ofrecemos protección contra agua, salpicaduras, polvo, y lo mejor, una gran pantalla en un cuerpo compacto que puede manejarse con una sola mano.”

El VP adelanta que el G6 llegará a México de la mano de Telcel a finales de abril o principios de mayo, a un precio que está por definirse pero que podría rondar los 17,000 pesos.

Moreno reconoce además que LG se ha visto beneficiada por la retirada del mercado del Note 7 de Galaxy, una phablet que compite directamente con el LG V20: “Para nosotros ha sido muy benéfico, no hay tantas phablets renonocidas en el mercado, ni con el gran rendimiento de batería, con el V20 nos ha ido bien, es importante atender las necesidades de los clientes en materia de energía.”

El ejecutivo asegura que su G6, que tiene una batería de 3,300 mAh, tiene un gran rendimiento “gracias al trabajo tan cercano que hemos hecho con Google para integrarnos con Nougat, hacemos mucha investigación y desarrollo, tenemos tecnología propietaria en lo que a baterías se refiere”.

Al final, afirma, todo se trata de encontrar un balance: “En el área comercial siempre queremos la mayor densidad en las baterías, pero los ingenieros son un buen contrapeso que entrega la mayor densidad, pero 100% segura, ése es el equilibrio perfecto.”

 

Siguientes artículos

Los 10 empleos más satisfactorios en EU en 2017
Por

Aunque a veces es difícil de encontrar, tener un trabajo que te hace sentir bien hace que todo sea más fácil, y éstos so...