Aunque México registra sus cifras más bajas de desempleo, la informalidad repuntó 1.1%  al cierre de diciembre de 2017.

“La informalidad es un problema estructural de la economía mexicana. Nunca en la historia moderna del país hemos tenido una economía donde el mercado laboral sea formal. La informalidad ha sido la parte dominante”, José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) en entrevista con Forbes México.

Los 30.1 millones de trabajadores informales mexicanos representan 57% de la Población Económicamente Activa (PEA).  El gobierno mexicano y las empresas, aunque públicamente hablan sobre el combate a la informalidad, cerraron el año pasado con 2.5% más de empleos informales.

Entre octubre y diciembre, las personas sin seguridad social ni contrato que trabajan en el sector público y privado contabilizaron 7.3 millones, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

PUBLICIDAD

El Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) comenta que las soluciones de política pública están muy orientadas a formalizar trabajadores, pero necesitan un cambio de foco.

“Primero necesitamos formalizar empresarios. La decisión de ser informal es muy anterior a la decisión del trabajado de entrar a trabajar a una empresa informal. La decisión del trabajado es de tipo residual; lo ahce porque le conviene, pero también porque no le queda de otra”, dice el director general adjunto del instituto, Manuel J. Molano, en un análisis.

La población ocupada en el sector informal, (micronegocios no registrados) repuntó 0.4% a 14.2 millones, en el ámbito agropecuario aumentó 2% a 6.2 millones. La única variable con descensos (1.8%) fue el trabajo doméstico remunerado a 2.2 millones.

¿Qué significa laborar en la informalidad? El grado de precarización laboral en nuestro país: representa la falta de seguridad social, ausencia de un contrato por escrito, de prestaciones sociales distintas a la seguridad social, de carencia de acceso a  un sistema de pensiones y de tributación fiscal, según el IDIC.

“En resumen, la informalidad agrupa a ese México que vive en las sombras, que no espera mucho de las instituciones porque en el extremo le estorban en su actividad diaria”, detalla el director del instituto.

En el cuarto trimestre de 2017, los estados con mayor informalidad fueron Oaxaca, Guerrero y Chiapas. En el extremo opuesto está Nuevo León, Coahuila y Chihuahua.

Si bien la mayoría de la población ocupada es informal, el sector formal aporta 76 pesos por cada 100 del Producto Interno Bruto (PIB) de nuestro país, mientras que casi 24 pesos los genera la economía informal.

“El elemento es generar un entorno propicio para que las empresa paguen impuestos, seguridad social, cumplan con el pago de salarios adecuados”

Parte del problema es cuatro de cada 10 Pymes sobreviven durante sus primeros cinco años de vida, y en 20 años, solo una de cada 10 sigue viva.

“La probabilidad de no tener éxito es muy alta y no hay un entorno de competitividad adecuado”.

Lee también: ¿Cómo es la vida sin derechos laborales?

 

 

Siguientes artículos

Seguros para la infraestructura del país podrían dispararse este año
Por

El aumento de las polizas a seguros de instalaciones gubernamentales este 2018, se daría por el elevado costo de los de...