A sus 55 años, el presidente del Grupo M se afianza como un revolucionario en el sector textil de República Dominicana y Haití. Su fórmula lo mantiene en lo más alto como el primer inversionista dominicano que se radica en la República de Haití, donde instaló el parque industrial CODEVI para la operación de empresas manufactureras.

 

Por Xavier Pires

 

PUBLICIDAD

No hay cosa peor que llegar tarde a una primera cita. Y eso fue lo que nos sucedió el día que entrevistamos y fotografiamos al presidente del Grupo M.

Fernando Aníbal Capellán Peralta, nos recibió con una gran sonrisa y un apretón de manos en su imponenteoficina. Este antiguo piloto de aviación e ingeniero industrial entiende que los planes no siempre salen como están previstos. Nos sentamos e iniciamos la entrevista.

El dueño de Grupo M es un revolucionario en el sector textil de República Dominicana y Haití. La compañía caracterizada desde sus inicios como innovadora al implantar avanzadas tecnologías de producción y modernos sistemas de administración de recursos humanos, ha mantenido su liderazgo en la siempre difícil industria textil de nuestro país y la región del Caribe. Sus inquietudes trascienden fronteras, siendo el primer inversionista dominicano que se radica en la República de Haití, instalando el parque industrial CODEVI para la operación de empresas manufactureras. Con el paso de los años también ha incursionado en otros sectores como bienes raíces, además de formar parte del consejo directivo del Hospital Metropolitano de Santiago y del Aeropuerto Internacional del Cibao, entre otras compañías. Asimismo, es miembro del Comité Ejecutivo del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP) y dirige a nivel nacional la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD).

Para Fernando Capellán, 1986 fue muy importante. Ese año fundó Grupo M. “Iniciamos operaciones en nuestra primera empresa el 2 de junio, por lo que recientemente cumplimos 28 años. Casi una vida entera con múltiples experiencias, pensando en relanzarla por los próximos 100 años”, comenta con cara de orgullo y satisfacción.

Evidentemente, en estos casi 30 años su modelo de gestión empresarial ha cambiado mucho: “Comenzamos con fábricas que lo que realizaban, única y exclusivamente, eran ensamblajes. Posteriormente pasamos a los sistemas modulares, para dar paso hoy en día a la tecnología con sistemas de gestión mucho más sofisticados y programas de planeamiento”. Fernando Capellán también destaca la importancia del lean manufacturing, un modelo de producción enfocado a la creación de flujo para poder entregar el máximo valor para los clientes, utilizando para ello los mínimos recursos necesarios.

Grupo M exporta el material producido “principalmente a Estados Unidos, y aunque con algunas marcas ya lo estamos haciendo globalmente, 90% de la producción se coloca en el país norteamericano”, aclara Capellán. De igual manera, existen acercamientos con empresas europeas, “pero detalles como la alta demanda que nos llega de Norteamérica, un mercado muy cercano que lo tenemos a dos días y medio por barco, nos hacen seguir esforzándonos enfocados hacia ese país”. Cabe destacar que todo lo producido en Haití y que se distribuya en Estados Unidos y Europa no carga con impuestos, lo que es una ventaja arancelaria importante.

 

Un ejemplo de cooperación

En 2002 inició operaciones CODEVI (Compañía Industrial de Desarrollo, en francés). Fernando Capellán estaba claro desde que fijó sus ojos en el país vecino. “La empresa se creó al ver las grandes posibilidades que tiene Haití de conseguir tratados especiales como la legislación HELP, donde puede utilizarse materia prima de cualquier parte del mundo y llegar a Estados Unidos sin impuestos”. Además, la pérdida de competitividad que había en República Dominicana, así como la amenaza real con la apertura de China en 2005, tuvieron que ver con ese movimiento.

Las instalaciones de CODEVI en Haití (Ouanaminthe) cuentan con grandes beneficios para sus empleados, como servicio de salud completo con ambulancia incluida, incluso una emisora de radio y una estación de televisión para mantener a la población informada en temas de salud, seguridad, derechos laborales, de actualidad y entretenimiento.

“La compañía, a través de los años, ha estado llevando al pie de la letra la responsabilidad social en la comunidad donde se desempeña. Aquí en Santiago hemos realizado buenos ejemplos como los que tenemos en Haití. En el caso de CODEVI tenemos que tratarlo de forma diferente por el tipo de empresa que es, ya que cuenta con mucho más personal y una serie de condiciones que no existen en la ciudad corazón”, afirma Capellán.

El empresario hace énfasis en que su meta es la formación de personal y la creación de empleos, algo que considera una necesidad urgente del país para invertir la relación informalidad-formalidad. De ahí que se encuentre en proceso de construcción un miniparque en el área donde están los comedores y el centro de cuidado infantil, entre otras instalaciones, además de la ampliación del Politécnico donde se capacita al personal.

La mitad de los 350,000 metros cuadrados que pertenecen al grupo en Ouanaminthe están edificados. Fernando Capellán destaca que “el nivel de integración de CODEVI con esa ciudad es muy importante, porque nosotros impactamos en 35% de la población. Eso crea una sinergia y una dinámica a la gente de la zona, que pueden beneficiarse de pequeños talleres, comercios, bancos, compañías de teléfono… Todo lo que genera el hecho de tener a 7,000 personas cobrando semanalmente un salario”. Para realizar este modelo de trabajo, Grupo M realiza diferentes visitas a otros países para aprender de sus competidores, así como ellos visitan sus instalaciones. “Nosotros tomamos ideas y las adaptamos a nuestra realidad”, resalta Capellán.

Actualmente sus empresas ofrecen empleo a 3,600 trabajadores en República Dominicana y 7,000 de Haití. En los dos años próximos CODEVI proyecta incrementar el número de empleos en Haití, “lo que aumentará en República Dominicana otros 1,300, porque de cada tres empleados en CODEVI se genera uno en nuestro país”, confirma el líder del Grupo M.

 

Preparando el camino al relevo

El visionario fundador del Grupo M se ha dejado acompañar durante toda esta “travesía” laboral de compañeros universitarios que apostaron por el proyecto, así como de su familia, sobre todo de su hermana Mercedes Carmen Capellán, quien ha sido pilar en diversas áreas del negocio y comienza a dar soporte a la segunda generación, que ya se integra de manera activa a laborar en la empresa.

Los hijos de Fernando iniciaron, después de varios años de inducción y entrenamiento, en áreas como Compras y Gerencia del Hotel Villas CODEVI a cargo de Mónica; mientras Alexandra se inclina por el área de finanzas, asumiendo el manejo de la Tesorería, y Aníbal desarrollando el departamento de Sostenibilidad. Precisamente esta última división es una de las más importantes para la empresa, ya que durante muchos años los conceptos moda y sostenibilidad no han sido una combinación atractiva. El uso de tintes que dañan el ecosistema, así como el impacto ambiental que genera la industria textil, son losas que pesan en cuanto a la responsabilidad social.

“Desde hace dos años tenemos el departamento de Sostenibilidad con un personal dedicado a contribuir y mejorar el medio ambiente. Este aspecto nos hace ser más rentables ya que muchos de esos proyectos mejoran nuestra eficiencia energética, entre otras cosas. El departamento es sumamente importante, no solo por sostenibilidad sino que me gustaría agregar transparencia de cara a nuestros clientes”.

Junto a todos ellos, Fernando Capellán busca solidificar más la empresa, ofrecer una mayor diversidad de productos, mantener la vanguardia en cuanto a la confección de prendas específicas (como pantalones jeans) y seguir con el impulso de tendencias. “Grupo M tiene un laboratorio de diseño propio en el que desarrollamos diferentes modelos en cuanto a pantalones”, asegura Capellán. “Por otro lado, a medida que la tecnología vaya avanzando, tendremos que irnos adaptando a esos modelos y hacer cosas que nunca se nos habrían pasado por la mente. Por ejemplo, hasta hace poco las cantidades que podíamos producir eran corridas largas, que cada vez se hacen más cortas. Igualmente se hacen más repeticiones de las órdenes. Antes nos encargaban pedidos con seis meses de antelación, ahora no sabemos qué vamos a producir en los próximos tres meses”.

grafico_grupo_m

 

Siguientes artículos

Los pioneros de los e-books en México
Por

La tecnología impone hoy a la industria editorial el reto de dejar atrás el papel.       Ellos han sido t...