El Comité de Instrucción de Rusia (CIR) informó que encontró las cajas negras del avión privado Embraer del jefe del Grupo Wagner, Yevgueni Prigozhin, que se estrelló el miércoles en el centro del país.

“La investigación ha recuperado las cajas negras. Continúa el estudio pormenorizado del lugar del siniestro”, informó el CIR a las agencias locales.

Añadió que también se están recuperando diferentes objetos y documentos que son fundamentales “para esclarecer las circunstancias de la catástrofe aérea”.

La prensa local había especulado que alguien había robado las cajas negras con el fin de impedir que se aclarara si se trató de un asesinato, como considera unánimemente la prensa independiente rusa.

A su vez, el CIR explicó que para identificar a los ocupantes del aparato, se tendrán que realizar “exámenes genéticos moleculares” (de ADN). “En el lugar del accidente se encontraron diez cadáveres”, agregó.

Debido al impacto del avión de Prigozhin contra tierra, en la región central de Tver, entre Moscú y San Petersburgo, los tres tripulantes y los siete pasajeros resultaron carbonizados.

Según informó la agencia de aviación civil, Rosaviatsia, en el Embraer-135 viajaban tres tripulantes y siete pasajeros, entre ellos Prigozhin y su “mano derecha”, Dmitri Utkin, antiguo oficial de la inteligencia militar rusa.

Lee: Fuentes estadounidenses aseguran al WSJ que Prigozhin fue asesinado y pudo ser una bomba

La catástrofe aérea tuvo lugar en la región central de Tver cuando el avión que había despegado de Moscú se dirigía a San Petersburgo.

El jueves fuentes oficiales estadounidenses declararon al Wall Street Journal que la muerte de Yevgheni Prigozhin y la cúpula del Grupo Wagner fue un asesinato.

Esas fuentes añadieron que el avión no fue derribado con un misil tierra-aire, sino que pudo tratarse más bien de una bomba que explotó dentro del avión , o pudo ser “alguna otra forma de sabotaje”.

Kremlin rechaza que Putin esté detrás de la tragedia

El Kremlin negó hoy rotundamente las “especulaciones” de que el presidente ruso, Vladímir Putin, esté detrás de la tragedia.

“Es todo mentira”, dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, en su primera rueda de prensa telemática tras un paréntesis de casi tres semanas.

“Al abordar ese tema hay que basarse en hechos”, indicó al tiempo de reconocer que por el momento “no son muchos”, porque hay una investigación en marcha.

Putin rompió ayer su silencio sobre el siniestro del avión de Prigozhin, al que dijo conocer desde hacía 30 años y cuya figura alabó, y destacó que los exámenes técnicos y genéticos que realizarán los especialistas requerirán “algún tiempo”.

El líder ruso le acusó de traición cuando el jefe de Wagner se sublevó hace dos meses y llegó con sus tropas a unos 200 kilómetros de Moscú, pero después lo recibió en el Kremlin y acordó que trasladaría a sus mercenarios a Bielorrusia.

Al respecto, el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko aseguró hoy que para las autoridades rusas “no tenía ningún sentido” liquidar a Prigozhin y también descartó la implicación del jefe del Kremlin.

“Para un jefe de Estado, eso es una locura. Y él no es un loco”, aseveró y tachó de “inadmisible” si se confirma que fue un asesinato. 

Con información de EFE

 

Siguientes artículos

Trump-juicio
El resto de los aliados de Trump se entrega en prisión de Georgia
Por

Todos formaron parte de una trama liderada por Trump para revertir el resultado de las elecciones presidenciales de 2020...