El director general de la aerolínea, Andrés Conesa, dijo que el impuesto a los combustibles fósiles haría más grande el diferencial entre México y otros países.

 

El impuesto a los combustibles fósiles, entre ellos la turbosina, contemplado en la reforma hacendaria, pondría en desventaja a las aerolíneas mexicana con la competencia, declaró Andrés Conesa, director general de Aeroméxico.

Tras su participación en el Foro Forbes, México Potencia Económica Mundial, el directivo comentó que “el impuesto a los combustibles fósiles, a la turbosina, haría más grande el diferencial entre México y otros países y en eso no estamos de acuerdo, lo hemos planteado”.

PUBLICIDAD

Por otra parte, Conesa indicó que en su plan de negocios sigue vigente la compra de cien aviones Boeing por 11,000 millones de dólares (mdd). “Se necesita tener la infraestructura para que todas esas inversiones lleguen”, agregó.

En el panel “Inversión y promoción en turismo”, el directivo dijo que para incrementar la afluencia de visitantes es necesaria inversión en conectividad. “Sin un buen aeropuerto en el área metropolitana, va a ser difícil”.

Miguel Torruco, secretario de Turismo del DF, recordó que en la década de los noventa, México era el octavo país más importante en turismo, pero ha ido perdiendo lugares con respecto a otros.

Por su parte, Roberto Borge, gobernador de Quintana Roo, dijo que el gobierno federal puede ayudar directamente en el fomento al turismo mediante incentivos fiscales a los estados.

 

Siguientes artículos

Reforma constitucional, necesaria para Pemex
Por

El director corporativo de finanzas de Pemex consideró que la reforma constitucional es necesaria para dar certidumbre a...