Desafortunadamente, el escenario electoral del 2018 en México se está jugando desde ahorita, y es desafortunado porque, para como está la situación geopolítica, la transición de la humanidad, la transformación de los energéticos, de la economía, de la comunicación y, para acabarla de amolar, las muy cercanas elecciones en Estados Unidos, el escenario se complica de una manera terrible. Pero así es la política.

Las elecciones en los estados son todo un tema, pero son una pequeña pieza más dentro del complejo mapa político nacional, donde tendremos que analizar con mucho detalle tres pistas, como en los viejos circos, pero sin perdernos en las minucias.

― Una primera pista a nivel nacional y estados son las elecciones de julio. Se juegan piezas importantes en el diseño del mapa electoral del 18, se prueban alianzas, se hacen negociaciones a nivel terreno y se prueban estrategias para dejar alineado el control de la gobernabilidad desde la óptica de los congresos, municipios y estados. Recordemos que hablamos de más de la mitad de los municipios y una tercera parte de los congresos. Parte de los golpes políticos que se dan ahí, o de las vencidas que se juegan entre aliados, rebotan a la segunda pista.

― La segunda pista es la nacional, donde los grandes grupos de poder y de presión juegan en las grandes ligas y donde ese juego es el que tiene que ver con intereses en el Congreso. Las leyes pendientes y la aplicación de las reformas secundarias causan estragos o grandes beneficios económicos. Ahí es donde se juegan las grandes luchas en los medios de comunicación y se lanzan torpedos que son directos o se pueden lanzar a la tercera pista.

PUBLICIDAD

― La tercer pista es el nivel internacional, donde la clase en el poder juega en el nivel mayor, y donde esos torpedos se potencian en medios extranjeros para que regresen de manera anónima pegando debajo de las líneas de flotación de poderosos, políticos o empresas privadas. Ahí está el golpe a Televisa desde un anónimo publicado en The Wall Street Journal, o lo que salió y puede seguir saliendo desde Washington para el mundo con el tema de los Panama Papers.

El eje motor es la política nacional, donde pareciera que se está preparando un escenario futuro de alternancia política. Es curioso que a estas alturas de la lucha electoral no existan líderes políticos bien posicionados, siendo solamente Margarita Zavala la que –sin el verdadero apoyo de su partido– vaya a la cabeza de las encuestas, además del robot de AMLO, que se prende y se apaga, como siempre, en lugares y momentos estratégicos, para beneficio de los que tanto se queja.

Nadie más se mueve o tiene mayores números de reconocimiento de imagen para el 18. La larga lista después de ellos se difumina entre los que más aparecen en los medios y, por supuesto, la ya famosa guerra de independientes, que también aparecen como robotitos jugando entre las tres pistas del circo.

Cada día es más evidente el descrédito de la clase política, y después  de las elecciones de junio, el saldo es de preocupación entre políticos y partidos; a ninguno les va a alcanzar para poder gobernar.

De ahí las declaraciones del líder del PRI, Manlio Fabio Beltrones, de que las alianzas son para gobernar, no para asuntos electorales, lo que quiere decir que unos piensan en el futuro y otros sólo en llegar al poder, y después viriguan, como dijera el general Villa cuando mandaba a fusilar a los rijosos, o como lo que pasó en Tamaulipas hace unos días con tres candidatos expulsados y puede pasar en Quintana Roo, Veracruz o Oaxaca.

Es por eso que el juego de los independientes ya salió de la simple estrategia del petate del muerto, donde asustan con llevarse a los electores para dividir el voto.

Ahora, ante las circunstancias, todo se convierte en el juego de la contrainteligencia, en que todos engañan a todos y nadie sabe con quién está jugando, o a nombre de quién, o a favor o en contra de qué grupo. Ya todos son topos de todos. Van a empezar a moverse en un juego de espejos en contra o a favor de todos los jugadores, partidos y grupos políticos, y como en los mejores tiempos de la Guerra Fría, los veremos moverse, saludarse, querer aliarse o simplemente destrozarse entre ellos.

El juego de espías está abierto de capa, con un complicado escenario para esas tres pistas del circo de la democracia mexicana con miras al 2018.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: Marco V. Herrera / El Marco del Poder

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

contingencia
Activan doble Hoy no circula para el domingo 15 de mayo
Por

Este domingo no circulará ningún vehículo con engomado rojo o terminación de placa 3 y 4.