Donald Trump, presidente de los Estados Unidos; y Robert Lighthizer, representante de Comercio de los Estados Unidos; hicieron público su beneplácito por la ratificación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) a pocas horas después de que los integrantes del Senado de la República voto a favor de este dictamen. 

Aunque las demostraciones de buena voluntad de las autoridades estadounidenses o la posible ratificación del acuerdo por parte del congreso estadounidenses, no dan certeza de que la relación bilateral mejore, e incluso, no aseguran que desde Washington no vuelvan las amenazas para establecer aranceles a las exportaciones mexicanas. 

Te puede interesar: Ratificación del T-MEC generará certidumbre para invertir: CCE

“Al final del día hay tres cosas: el problema de relación que tiene México con Estados Unidos es que es una relación asimétrica y de dependencia, lo ponen de alguna manera en situaciones en donde a pesar de que las condiciones no son las más favorables pues se tiene que seguir con la aprobación del T-MEC  para evitar consecuencias más dañinas para la economía mexicana. Hoy la relación entre México y Estados Unidos está en sus momentos más bajos”, apuntó José Luis de la Cruz Gallegos, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC). 

México es el primero de los tres países que rectifica el acuerdo comercial, firmado en noviembre del año pasado, a través del Senado de la República. Esto, de acuerdo con el director del IDIC, es una acción para enviar señales a Estados Unidos y Canadá para acelerar el aprobación. 

Los congresistas de Estados Unidos aún analizan el contenido del T-MEC y no descartan negociar cambios con el presidente Donald Trump. En tanto que, los canadienses estudian ratificar en fast-track Ley C-100 “Acta de Implementación del Acuerdo Canadá,México y Estados Unidos”, toda vez que está programado un receso en el parlamento hasta el 21 de octubre, luego de que concluyan las elecciones federales en ese país.

“Las discrepancias que hay entre el partido demócrata y el presidente Trump son los mayores desafíos políticos que va a enfrentar el acuerdo. El parlamento canadiense, de alguna forma hay interés en que el proceso culmine pero en Estados Unidos hay mayores riesgos porque se puede ver como moneda de cambio respecto a las elecciones del próximo año”, señaló el especialista. 

Aún cuando los tres países ratifiquen el acuerdo, esto no garantiza que el gobierno de Trump deje de amenazar e México con imposición de aranceles. 

“En condiciones normales se debería de dar esa certeza, pero si Donald Trump considera que otros temas son relevantes, él pone estas decisiones por arriba de acuerdos firmados. El T-MEC no da 100% de certeza a la relación bilateral”, señaló. 

Lee también: Entre reproches y dudas, así fue la ratificación del T-MEC en el Senado

 

Siguientes artículos

TLCAN
Confiamos en una pronta ratificación del T-MEC por parte de EU y Canadá: AmCham
Por

Confiamos en la pronta ratificación por parte de Estados Unidos y Canadá, y en la implementación de medidas paralelas qu...